TE­MOR, SINÓNIMO DE CRE­CI­MIEN­TO

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Mercados - Joao Muc­cio­lo, so­cio y agen­te de Ke­ller Wi­lliams

Cuan­do te­nía ape­nas 23 años, aun­que tra­ba­ja­ba en una mul­ti­na­cio­nal en los Es­ta­dos Uni­dos, siem­pre es­ta­ba en mi men­te la idea de re­gre­sar a Ni­ca­ra­gua, por­que sa­bía que el país ne­ce­si­ta­ba de jó­ve­nes va­lien­tes y dis­pues­tos a em­pren­der, con el ideal de sa­car ade­lan­te el país.

Nun­ca me sen­tí iden­ti­fi­ca­do con el mun­do de las gran­des cor­po­ra­cio­nes; por lo cual, vien­do que ha­bía muy po­cos res­tau­ran­tes de sus­hi, de­ci­dí abrir uno. Co­men­cé con dos res­tau­ran­tes y des­pués me ex­ten­día otros ti­pos de co­mi­da: la piz­za y la pas­ta. Nun­ca tu­ve un plan de cuan­tos res­tau­ran­tes abrir o cuan­tas mar­cas te­ner, me de­ja­ba guiar por lo que me iba dic­tan­do la vi­da y fue así co­mo la em­pre­sa, Gru­po Much, lle­gó a ad­mi­nis­trar 6 res­tau­ran­tes. Mien­tras es­tu­ve al fren­te de la em­pre­sa el ma­yor re­to que tu­ve que en­fren­tar fue el de en­con­trar a la gen­te ca­li­fi­ca­da pa­ra el tra­ba­jo. Ha­bía un gran dé­fi­cit en su ca­pa­ci­ta­ción, por lo que co­mo lí­der de­bía for­mar al per­so­nal; no obs­tan­te, a ve­ces la in­ver­sión se per­día cuan­do de­ci­dían de­jar el pues­to.

Fue en esa épo­ca que mi vi­da co­men­zó a dar otro gi­ro. Una par­te de mí desea­ba cam­biar de ru­bro, una aven­tu­ra nue­va. Ca­sual­men­te un com­pa­ñe­ro es­ta­ba tra­yen­do la fran­qui­cia Ke­ller Wi­lliams a Ni­ca­ra­gua. De­ci­dí arries­gar­me y aso­ciar­me a es­ta com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se de bie­nes raí­ces, la más gran­de del mun­do, que cuen­ta con 180 mil agen­tes y cer­ca de 100 agen­tes en el país.

En Ni­ca­ra­gua hay tres su­cur­sa­les, de las cua­les soy ac­cio­nis­ta en dos: una ubi­ca­da en Ma­na­gua y de otra en San Juan del Sur. Lo que me en­can­ta de es­ta nue­va ac­ti­vi­dad es que la em­pre­sa se en­fo­ca en el apren­di­za­je y el en­tre­na­mien­to de ca­da uno de sus agen­tes, en otras pa­la­bras, nun­ca de­jo de ca­pa­ci­tar­me.

La em­pre­sa es­tá en­fo­ca­da en la ven­ta y com­pra de bie­nes in­mue­bles en to­da Ni­ca­ra­gua, tan­to te­rre­nos co­mo es­pa­cios co­mer­cia­les, re­si­den­cias y apar­ta­men­tos; y en re­clu­tar a agen­tes con o sin ex­pe­rien­cia pa­ra en­tre­nar­los con su me­to­do­lo­gía. Lo que la di­fe­ren­cia de las otras com­pa­ñías es que bus­ca cons­tan­te­men­te agen­tes in­mo­bi­lia­rios que tie­nen la opor­tu­ni­dad de crear su pro­pia ofi­ci­na de bie­nes raí­ces.

Pa­ra vi­vir es­te sue­ño de­jé to­do en la ca­pi­tal. Siem­pre deseé vi­vir en la pla­ya y al ver que en el país el tu­ris­mo es­tá cre­cien­do lle­gué a con­cluir que los fo­cos es­ta­ban en otras ciu­da­des, en­tre ellas San Juan del Sur. Con mi es­po­sa de­ci­di­mos aven­tu­rar­nos, vi­vir en la pla­ya con nues­tros hi­jos y apro­ve­char la opor­tu­ni­dad ese “boom” in­mo­bi­lia­rio y tu­rís­ti­co. Aun­que par­te de mi fa­mi­lia pen­só en su mo­men­to que era una lo­cu­ra, no fue así. Con­si­de­ro que siem­pre po­de­mos em­pe­zar de nue­vo y que cuan­do al­go nos da mie­do sig­ni­fi­ca que en ese lu­gar ten­dre­mos cre­ci­mien­to y apren­di­za­je. De igual for­ma es muy im­por­tan­te te­ner fe, pen­sar mu­cho con la men­te pe­ro tam­bién con el co­ra­zón y creer que so­lo se vi­ve una vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.