CLÁ­SI­COS

Motores Elite - - DE LA DIRECTORA -

Ford De­lu­xe 1939

Afi­na­les de la dé­ca­da de los 30 y con la gue­rra mun­dial re­cién fi­na­li­za­da, la in­dus­tria au­to­mo­triz es­ta­ba pa­san­do una gran de­pre­sión, ya que los sol­da­dos vol­vían sin tra­ba­jo y el me­tal fal­ta­ba por­que to­do se ha­bía usa­do en la fa­bri­ca­ción de equi­po mi­li­tar.

An­te es­to, Henry Ford se plan­teó un nue­vo re­to de có­mo ata­car el mer­ca­do y man­te­ner su ne­go­cio, al­go que ya ha­bía he­cho.

La so­lu­ción lle­gó en cor­to pla­zo y pa­ra fi­na­les de los 30 apa­re­ció el Ford De­lu­xe, po­ten­cia­do con un mo­tor de ocho ci­lin­dros en V, pe­ro usan­do una mez­cla de me­tal y ma­de­ra en to­da su cons­truc­ción, al­go que sin du­da al­gu­na re­vo­lu­cio­nó el mer­ca­do de los au­to­mó­vi­les.

Ca­ri­ño­sa­men­te se le co­no­ció co­mo el Woody, y no era más que una ca­mio­ne­ta fa­mi­liar, ca­paz de mo­vi­li­zar ocho per­so­nas y con es­pa­cio pa­ra la car­ga útil, lle­gan­do así al seg­men­to fa­mi­liar, pe­ro tam­bién los que ocu­pa­ban mo­ver mer­ca­de­rías en­tre se­ma­na.

El Woody es­tá ba­sa­do en un cha­sis de me­tal pa­ra dar el so­por­te a to­do el au­to, y los guar­da­ba­rros de­lan­te­ros y tra­se­ros, ade­más de la ta­pa del mo­tor, son los úni­cos ele­men­tos que uti­li­zan hie­rro, ya que el res­to es ma­de­ra y cue­ro en las ta­pi­ce­rías.

Es por es­to que des­de las puer­tas, te­cho, pi­so, ta­ble­ro y cual­quier otro com­po­nen­te, don­de tra­di­cio­nal­men­te se uti­li­za al­gún ti­po de hie­rro o alu­mi­nio, fue rem­pla­za­do por una ma­de­ra que so­lo se

ES­TE FORD DE­LU­XE 1939 FUE EL GRAN GA­NA­DOR DEL CON­CUR­SO AL ME­JOR AU­TO AN­TI­GUO DE ES­TE AÑO, EVEN­TO OR­GA­NI­ZA­DO EN EL MULTIPLAZA DE ESCAZÚ, Y DON­DE UN JU­RA­DO ES­PE­CIA­LI­ZA­DO LO CON­SI­DE­RÓ EL ME­JOR DE LA MUES­TRA

con­se­guía en los gran­des la­gos de Ca­na­dá o en Mi­chi­gan, ciu­dad don­de na­ció Henry Ford, y que bus­ca­ba ayu­dar a los su­yos.

Pa­ra Harold Ma­fio­lli, el pro­pie­ta­rio de es­te Ford, el po­der te­ner un au­to que tie­ne ca­si la mi­tad de su ca­rro­ce­ría en ma­de­ra es un ho­nor, ya que en Cos­ta Ri­ca no exis­te otro ex­po­nen­te, y a ni­vel mun­dial so­lo se hi­cie­ron 6.200 uni­da­des.

Es­te mo­de­lo es el pre­fe­ri­do por mu­chos co­lec­cio­nis­tas por­que lo­gran ver en un so­lo au­to lo me­jor de la tec­no­lo­gía del mo­men­to, así co­mo el in­ge­nio pa­ra po­der com­bi­nar la ma­de­ra.

El mo­tor V8 pro­du­ce la na­da des­pre­cia­ble can­ti­dad de 80 ca­ba­llos de fuer­za, y es­tá pe­ga­do a una ca­ja de tres ve­lo­ci­da­des ma­nual, ca­paz de lle­gar arri­ba de las 100 mi­llas, las me­jo­res exi­gen­cias pa­ra la épo­ca.

Una vez den­tro, es im­po­si­ble no ver pa­ra el te­cho, y se ad­mi­ra co­mo si fue­ra una ca­sa de lu­jo, una bue­na com­bi­na­ción en­tre pie­zas que van de la­do a la­do, pa­ra dar­le ele­gan­cia, re­sis­ten­cia en ca­so de un in­ci­den­te, y lo que es lo prin­ci­pal, evi­tar que el agua in­gre­se en ca­so de llu­via.

Los asien­tos son en cue­ro, en las tres lí­neas y co­mo era tra­di­cio­nal, es­tos iban de la­do a la­do, y no se usa­ban los in­de­pen­dien­te.

Sin du­da al­gu­na, es­te es un vehícu­lo que ha ven­ci­do el pa­so del tiem­po, de­jan­do atrás los pe­li­gros del óxi­do y las ter­mi­tas.

HAROLD MAFIOLI ES­TE ES EL CA­RRO DE LOS PA­SEOS FA­MI­LIA­RES DE FIN DE SE­MA­NA. LO CO­MEN­CÉ CO­MO UN PRO­YEC­TO DE RESTAURACIIÓN, Y LUE­GO NOS ENAMO­RA­DOS DEL CA­RRO, Y SAL­GO CON MI FA­MI­LIA CUAN­DO PO­DE­MOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.