El co­pi­lo­to cau­san­te de ac­ci­den­tes

Motores Elite - - MOTORES -

Un mal co­pi­lo­to es aquel que nos dis­trae en ca­rre­te­ra y pro­pi­cia que co­me­ta­mos un error en ca­rre­te­ra. Los ac­ci­den­tes por des­cui­do son los más co­mu­nes. El ce­lu­lar es el prin­ci­pal dis­trac­tor den­tro de nues­tros au­tos, pues ca­si nin­gún con­duc­tor lo ig­no­ra mien­tras ma­ne­ja. Du­ran­te el pri­mer se­mes­tre, la Po­li­cía de Trán­si­to mul­tó a 1.139 con­duc­to­res por con­du­cir y ha­blar por te­lé­fono a la vez. Es un he­cho que es­ta ci­fra es ape­nas re­pre­sen­ta­ti­va res­pec­to a la can­ti­dad to­tal de per­so­nas que tie­nen es­ta prác­ti­ca co­mo par­te de su ru­ti­na. Lo in­con­ce­bi­ble es que es­to su­ce­da cuan­do la tec­no­lo­gía ofre­ce un sin­nú­me­ro de in­no­va­cio­nes pa­ra que los con­duc­to­res po­da­mos ha­cer uso del ce­lu­lar, sin que dis­trai­ga­mos nues­tra mi­ra­da de la ca­rre­te­ra y las ma­nos del vo­lan­te. La co­ne­xión vía Blue­tooth hi­zo sen­ci­llo ha­blar sin ne­ce­si­dad de lle­var el apa­ra­to a la ore­ja. Lo ideal es es­tar con­cen­tra­do to­tal­men­te en el ma­ne­jo, pe­ro es una so­lu­ción pa­ra aten­der lla­ma­das mien­tras lo ha­ce­mos. El gran re­to es qué ha­cer con las in­nu­me­ra­bles no­ti­fi­ca­cio­nes que re­ci­bi­mos por par­te de las apli­ca­cio­nes so­cia­les, co­mo What­sapp y Fa­ce­book. Ya mu­chos vehícu­los han in­cor­po­ra­do un “es­pe­jo” en las pan­ta­llas tác­ti­les de los vehícu­los, pa­ra re­pli­car la información que lle­ga a nues­tro te­lé­fono. Tam­bién, el uso de co­man­dos de voz en es­pañol ha me­jo­ra­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, por lo que son aho­ra más con­fia­bles y pre­ci­sos. De es­ta ma­ne­ra, es po­si­ble que el sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción de los vehícu­los pue­dan leer los men­sa­jes que nos lle­gan, y pro­ce­sar nues­tra voz pa­ra res­pon­der a és­tos. Por es­tas ra­zo­nes, es pri­mor­dial que es­te sea un te­ma de con­si­de­ra­ción al com­prar un vehícu­lo. No se tra­ta de te­ner la me­jor tec­no­lo­gía, sino un es­cu­do con­tra la pro­ba­bi­li­dad de su­frir un ac­ci­den­te de trán­si­to que nos per­ju­di­que, o peor aún, afec­te a otros.

Da­niel Cha­cón dcha­con@la­re­pu­bli­ca.net Edi­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.