ADIÓS AL NE­GO­CIO DEL ORO NE­GRO

Motores Elite - - EDITORIAL - WAL­TER HE­RRE­RA whe­rre­ra@la­re­pu­bli­ca.net

El mo­tor de la ener­gía mun­dial es­tá a pocas dé­ca­das de per­der su en­can­to. La era en que el pe­tró­leo mo­vía al mun­do es­tá cer­ca de su fin. Mien­tras el pre­cio del cru­do cae, la ener­gía al­ter­na­ti­va se vuel­ve me­nos cos­to­sa y más prác­ti­ca. Ni las gran­des pe­tro­le­ras mun­dia­les ig­no­ran es­to. El oro ne­gro co­mo co­mún­men­te se le co­no­ce, sos­tie­ne la economía de paí­ses co­mo Ve­ne­zue­la o Bra­sil y les da el chan­ce de des­pil­fa­rrar el di­ne­ro a otros co­mo Ara­bia Sau­di­ta y los Emi­ra­tos Ára­bes. Shell por ejem­plo, in­vir­tió más de $100 mil mi­llo­nes en pro­du­cir ener­gía al­ter­na­ti­va en­tre 2011 y 2014. ¿Por qué? Por dos ra­zo­nes. Pri­me­ro, el mun­do su­fre de un cán­cer ma­ligno que hi­zo me­tás­ta­sis y afec­ta el sue­lo, agua, ai­re y la na­tu­ra­le­za. Se­gun­do, y más im­por­tan­te pa­ra la bi­lle­te­ra de las mons­truo­sas com­pa­ñías pe­tro­le­ras, en los pró­xi­mos años la ge­ne­ra­ción de ener­gía a tra­vés de cel­das so­la­res se­rá más ba­ra­ta que uti­li­zar com­bus­ti­bles fó­si­les. La ten­den­cia apun­ta a que el pe­tró­leo de­ja­rá de ser el rey del sec­tor ener­gé­ti­co en me­nos tiem­po del que se ima­gi­na­ba. Es­ta re­vo­lu­ción es for­mi­da­ble; sin em­bar­go, lo que me tie­ne la piel eri­za­da es la de­ci­sión que to­mó el Go­bierno no­rue­go que le da ja­que ma­te al pe­tró­leo. ¡No­rue­ga prohi­bi­rá ca­rros de ga­so­li­na y dié­sel en 2025! Así es, to­dos los vehícu­los de­ben uti­li­zar ener­gías re­no­va­bles. Ac­tual­men­te, el 24% de los ca­rros que se ven­den en el país es­can­di­na­vo es eléc­tri­co y es­pe­ran lle­var ese por­cen­ta­je al 100% pa­ra la fe­cha es­ta­ble­ci­da. La me­di­da es ri­gu­ro­sa, pues el pe­tró­leo y el gas re­pre­sen­tan el 45% de sus ex­por­ta­cio­nes y aun así po­nen por de­lan­te la con­cien­cia am­bien­tal y el aho­rro ener­gé­ti­co. Cos­ta Ri­ca no le lle­ga ni a las ro­di­llas a uno de los paí­ses más desa­rro­lla­dos del pla­ne­ta, pe­ro es­tá to­man­do de­ci­sio­nes co­rrec­tas. Nues­tra na­ción po­co a po­co ha rea­li­za­do un es­fuer­zo por cam­biar las fuen­tes ener­gé­ti­cas y las com­pa­ñías de au­tos ya com­pren­die­ron que el fu­tu­ro de los vehícu­los po­ten­cia­dos con hi­dro­car­bu­ros es­tá mu­rien­do len­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.