¿Có­MO UNIR­SE A ACO­TEA­MA?

Perfil (Costa Rica) - - Estilo De Vida -

Los pri­me­ros beneficiados por Aco­tea­ma fue­ron los re­si­den­tes del ho­gar de an­cia­nos Car­los Ma­ría Ulloa. Gret­tel y su es­po­so co­men­za­ron a lle­var a sus pe­rros de vi­si­ta y vie­ron gran­des cam­bios.

Con la mo­ti­va­ción a cues­tas, los fun­da­do­res de­ci­die­ron ca­pa­ci­tar­se y cer­ti­fi­car­se co­mo téc­ni­cos ex­per­tos en el Cen­tro de Te­ra­pia Aso­cia­da con Ca­nes, de Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña.

Cuan­do com­pren­die­ron el po­ten­cial cu­ra­dor de las mas­co­tas, co­men­za­ron a vi­si­tar es­cue­las de es­ca­sos re­cur­sos y cen­tros co­mo la Centeno Güell. In­clu­so, tie­nen un pro­gra­ma es­pe­cial en la Uni­dad de Cui­da­do Pa­lia­ti­vo del Hos­pi­tal Na­cio­nal de Ni­ños.

Seis años des­pués de su fun­da­ción, cuen­tan con más de 60 vo­lun­ta­rios y unos 35 pe­rros adies­tra­dos. Se fi­nan­cian por me­dio de do­na­cio­nes y so­bre­vi­ven gra­cias a los vo­lun­ta­rios, que tra­ba­jan ad ho­no­rem.

LA TE­RA­PIA

La emo­ción de com­par­tir con un pe­rro ha­ce que ni­ños y adul­tos ma­yo­res de­jen atrás sus do­len­cias y preo­cu­pa­cio­nes y fa­ci­li­ta la te­ra­pia.

Ac­ti­vi­da­des con pe­rros al ai­re li­bre en los que se jue­ga con aros y pe­lo­tas o aca­ri­ciar su pe­la­je son par­te de las téc­ni­cas que apli­ca el per­so­nal ca­pa­ci­ta­do de Aco­tea­ma.

En ca­da te­ra­pia de­ben es­tar pre­sen­tes cua­tro ac­to­res: el ex­per­to, el téc­ni­co, el pa­cien­te y el pe­rro. El ex­per­to siem­pre es un pro­fe­sio­nal de sa­lud o de edu­ca­ción y es quien di­ri­ge la se­sión, plan­tea los ob­je­ti­vos y ha­ce la eva­lua­ción de lo que ocu­rrió en la te­ra­pia. El téc­ni­co es quien es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra ma­ne­jar al pe­rro.

El pe­rro es un es­tí­mu­lo y un fa­ci­li­ta­dor que crea un víncu­lo emo­cio­nal con el pa­cien­te, que ge­ne­ral­men­te es un ni­ño, una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad o un adul­to ma­yor.

Si, por ejem­plo, hay do­lor en una se­sión de reha­bi­li­ta­ción, el in­vo­lu­crar al pe­rro fa­ci­li­ta la evo­lu­ción de la te­ra­pia y dis­trae del do­lor. Si le in­tere­sa ser par­te de es­ta aso­cia­ción sin fi­nes de lu­cro pa­ra fun­gir co­mo vo­lun­ta­rio, ofre­cer a su pe­rro co­mo vo­lun­ta­rio o pa­ra rea­li­zar do­na­cio­nes, pue­de con­tac­tar­los al co­rreo elec­tró­ni­co aco­tea­[email protected] com con sus da­tos per­so­na­les. Tam­bién pue­de bus­car­los en Fa­ce­book co­mo ACO­TEA­MA.

CíRCU­LO DE AYU­DA

Aco­tea­ma trae be­ne­fi­cio pa­ra to­dos. Los pa­cien­tes y sus fa­mi­lias ven avan­ces en sus te­ra­pias fí­si­cas, si­co­ló­gi­cas y de len­gua­je.

Los vo­lun­ta­rios se ro­dean de ac­tos de bon­dad y se ca­pa­ci­tan. Hay in­clu­so quie­nes ha­cen el Tra­ba­jo Co­mu­nal Universitario o prác­ti­ca pro­fe­sio­nal con la Aso­cia­ción.

Es­cue­las de en­se­ñan­za es­pe­cial, ho­ga­res de an­cia­nos, al­ber­gues y salas de hos­pi­tal se en­ri­que­cen con la in­clu­sión de es­tos programas.

Los pe­rros y sus amos tam­bién pue­den ser vo­lun­ta­rios.

“Yo le di­go a to­dos los que tie­nen pe­rros: el día que us­ted lo vea con un chi­qui­to tra­ba­jan­do, nun­ca más lo va a vol­ver a ver con los mis­mos ojos”, con­fe­só la fun­da­do­ra.

AMOR SIN FRON­TE­RAS

De­bi­do a la gran de­man­da que tie­ne Aco­tea­ma, Gret­tel y Jor­ge de­ci­die­ron de­di­car una par­te de sus re­cur­sos al pro­yec­to “Amor sin fron­te­ras".

“Ha­ce­mos vi­si­tas a ins­ti­tu­cio­nes to­das las se­ma­nas, pe­ro siem­pre que­dan per­so­nas que re­quie­ren ayu­da. De­ci­di­mos aten­der a la po­bla­ción con dis­ca­pa­ci­dad y de ba­jos re­cur­sos que no se en­cuen­tran den­tro de los programas que brin­da Aco­tea­ma”, ex­pli­có Sán­chez.

To­dos los sá­ba­dos, la Centeno Güell se lle­na de pa­cien­tes de to­do el país, que re­ci­ben te­ra­pia con pe­rros de si­có­lo­gos, tra­ba­ja­do­res sociales, te­ra­peu­tas fí­si­cos, pro­fe­sio­na­les en edu­ca­ción es­pe­cial y otros. Es­te ser­vi­cio es to­tal­men­te gra­tui­to y se ex­tien­de de 8 a. m. a 3 p. m.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.