Re­co­men­da­cio­nes

Productor Agropecuario - - MAQUINARIA Y EQUIPO -

pre­sas que son par­te de una or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal. En los Es­ta­dos Uni­dos, cer­ca del 60% de las plan­tas cum­plen con es­tos li­nea­mien­tos”, sos­tu­vo Tru­ji­llo.

El ex­per­to agre­gó que los pro­vee­do­res de lu­bri­can­tes no es­tán obli­ga­dos a re­gis­trar sus pro­duc­tos en la NSF, ya que no hay una ley que los obli­gue. Sin em­bar­go, al­gu­nos fa­bri­can­tes pue­den ape­gar­se vo­lun­ta­ria­men­te a la nor­ma ISO 21469:2006 y cer­ti­fi­car no so­lo que sus lu­bri­can­tes cum­plen con los re­que­ri­mien­tos de H1, sino que ade­más tie­nen con­tro­la­do to­do el pro­ce­so de la fa­bri­ca­ción, em­pa­que y dis­tri­bu­ción pa­ra ase­gu­rar que el lubricante no pier­da sus ca­rac­te­rís­ti­cas has­ta lle­gar a la plan­ta de pro­ce­sa­mien­to de ali­men­tos.

Las re­glas del uso de es­tos in­su­mos son muy claras, pe­ro siem­pre es acon­se­ja­ble que un es­pe­cia­lis­ta acom­pa­ñe el pro­ce­so. La re­gla bá­si­ca in­di­ca que se de­be apli­car un lubricante de ca­te­go­ría H1 a las má­qui­nas que por su po­si­ción se en­cuen­tran por en­ci­ma de la lí­nea de pro­duc­ción y que por cual­quier ra­zón pu­die­ran fu­gar acei­te o gra­sa que en­tra­ría en con­tac­to con los ali­men­tos.

“Al ser pro­duc­tos con ca­rac­te­rís­ti­cas muy es­pe­cia­les en cuan­to a sus in­gre­dien­tes y com­pues­tos, es im­por­tan­te que sean ma­ne­ja­dos cui­da­do­sa­men­te, evi­tan­do el con­tac­to con el me­dio am­bien­te y con otros lu­bri­can­tes. Es re­co­men­da­ble que se de­di­quen im­ple­men­tos es­pe­cia­les a ca­da ti­po de lubricante y no mez­clar­los con los otros ti­pos uti­li­za­dos en la plan­ta. La pro­ble­má­ti­ca es­tri­ba prin­ci­pal­men­te en la fal­ta de edu­ca­ción que, por lo ge­ne­ral, tie­ne el per­so­nal de lu­bri­ca­ción en la in­dus­tria”, su­gi­rió el re­pre­sen­tan­te de No­ria.

Tam­bién es re­co­men­da­ble que el per­so­nal que ma­ne­ja y apli­ca lu­bri­can­tes es­té for­ma­do y cer­ti­fi­ca­do en la ca­te­go­ría co­rres­pon­dien­te. Los al­ma­ce­nes y las sa­las de lu­bri­ca­ción de­ben con­tar con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes que les per­mi­tan cum­plir con los es­tán­da­res de la in­dus­tria. So­bre es­tas ba­ses se de­ben se­lec­cio­nar las má­qui­nas que uti­li­za­rán lu­bri­can­tes H-1.

En tan­to Urru­tia, de STLE, ins­tó a los agroin­dus­tria­les a so­li­ci­tar y exi­gir a su pro­vee­dor, an­tes de con­tra­tar o ad­qui­rir el ser­vi­cio, que pro­por­cio­ne una co­pia del re­gis­tro del lubricante an­te NSF y ve­ri­fi­car que di­cho pro­duc­to es­tá re­gis­tra­do en el Li­bro Blan­co. Otra su­ge­ren­cia del ex­per­to es res­pe­tar el tiem­po de vi­gen­cia de los acei­tes, que al es­tar li­mi­ta­dos por los adi­ti­vos que se uti­li­zan, tie­nen una vi­da más cor­ta.

Es­tas re­co­men­da­cio­nes, ade­más de sal­va­guar­dar la inocui­dad de los ali­men­tos, in­cre­men­tan de la vi­da útil de la ma­qui­na­ria pues ga­ran­ti­zan su buen fun­cio­na­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.