El “za­pa­te­ro” de John­nie Wal­ker

Sabores - - Entre Sartenes -

Mien­tras ob­ser­va­ba, a tra­vés de la ven­ta­na, uno de los agua­ce­ros más fuer­tes del ini­cio de la épo­ca de in­vierno, me re­con­for­ta­ba es­cu­char a Ar­tu­ro Sa­va­ge San­ta­na, em­ba­ja­dor de las Amé­ri­cas y el Ca­ri­be, de la re­co­no­ci­da mar­ca pla­ne­ta­ria de whisky Jon­nie Wal­ker.

Lle­gó al país pa­ra pro­mo­cio­nar la lí­nea de whisky pre­mium, en­tre ellos los de eti­que­ta do­ra­da, pla­tino, azul y ver­de; por eso apro­ve­cha­mos pa­ra ro­bar­le unos mi­nu­tos de la apre­ta­da agen­da que de­be cum­plir en una gi­ra de es­te ti­po y en un car­go de mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad.

Es un per­so­na­je po­li­fa­cé­ti­co y da gus­to es­cu­char­lo, tie­ne una gran elo­cuen­cia. Na­ció en Ve­ne­zue­la y des­de pe­que­ño, por in­fluen­cia fa­mi­liar, fue atraí­do por la co­ci­na; más tar­de se ma­tri­cu­ló en la Aca­de­mia Cu­li­na­ria de Ca­ra­cas, don­de se gra­duó co­mo chef. No obs­tan­te, tam­bién es­tu­dió in­ge­nie­ría in­dus­trial, pro­fe­sión que lo lle­vó a Tai­wán a tra­ba­jar co­mo di­se­ña­dor de za­pa­tos de­por­ti­vos de las re­co­no­ci­das mar­cas Adidas, Puma, Ni­ke, y L.A. Gear. Es­te tra­ba­jo lo hi­zo en su na­tal Ve­ne­zue­la, en Los Ángeles, Ca­li­for­nia, y en Tai­wán.

En es­ta área tra­ba­jó sie­te años, los cua­les fue­ron, al prin­ci­pio, muy in­tere­san­tes, pe­ro lue­go, des­gas­tan­tes, ya que los ho­ra­rios eran muy pro­lon­ga­dos, so­bre to­do en Tai­wán, por lo que pre­fi­rió re­nun­ciar y de­di­car­se a lo que lo apa­sio­na: la co­ci­na. Co­mo ingeniero, desa­rro­lló sue­las es­pe­cia­les pa­ra tenis y otras pie­zas cla­ve. De la co­ci­na a em­ba­ja­dor

Tras ter­mi­nar sus es­tu­dios de gas­tro­no­mía, tra­ba­jó en va­rios y muy im­por­tan­tes res­tau­ran­tes, en­tre ellos el Aven­tino, el me­jor de la Ca­ra­cas de aque­llos años de bo­nan­za de Ve­ne­zue­la.

Por es­te res­tau­ran­te, que hoy es so­lo es his­to­ria, pa­sa­ron ar­tis­tas mun­dia­les, po­lí­ti­cos y chefs con es­tre­lla Mi­che­lin. Mar­có, sin du­da, to­do un hi­to en el mun­do gastronómico, ele­gan­te y au­tén­ti­co.

Allí tra­ba­jó co­mo ayu­dan­te del chef y co­mo bar­ten­der, y al re­nun­ciar su je­fe, que­dó al fren­te de la co­ci­na; pron­to los al­tos fun­cio­na­rios de Jon­nie Wal­ker lo des­cu­brie­ron y de in­me­dia­to lo nom­bra­ron co­mo el em­ba­ja­dor de es­ta mar­ca a ni­vel de las Amé­ri­cas.

Le apa­sio­na el tra­ba­jo, lo vi­ve con pa­sión, aun­que so­lo pue­de dis­fru­tar con su fa­mi­lia, que vi­ve en San­to Do­min­go, ca­pi­tal de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, dos se­ma­nas al mes, pues su vi­da dis­cu­rre en­tre ae­ro­puer­tos, avio­nes, ho­te­les, char­las, reunio­nes de ne­go­cios y en­tre­vis­tas. Ape­nas lle­ga a San­to Do­min­go o a la ori­lla del mar, se em­bar­ca, ya que otra de sus gran­des pa­sio­nes es la pes­ca.

En cuan­to a Cos­ta Ri­ca, le gus­ta mu­cho, pe­se a que co­no­ce muy po­co, pues so­lo ha es­ta­do en la ca­pi­tal, pe­ro le gus­ta­ría co­no­cer las fa­mo­sas pla­yas del Pa­cí­fi­co y del Ca­ri­be. Y aun­que us­ted no lo crea, cuan­do con­sul­té a es­te ex­per­to en gas­tro­no­mía so­bre nues­tra co­ci­na, co­men­tó que dis­fru­ta aquí la for­ma en que pre­pa­ra­mos los fri­jo­les mo­li­dos. Y no aban­do­na El Sal­va­dor sin pro­bar las tra­di­cio­na­les pu­pu­sas. Ar­tu­ro Sa­va­ge San­ta­na es em­ba­ja­dor de la re­co­no­ci­da mar­ca de whisky Jon­nie Wal­ker. Su pa­sión por la co­ci­na, lo mo­ti­vó a de­jar su pro­fe­sión ingeniero in­dus­trial, que le per­mi­tiío di­se­ñar za­pa­tos pa­ra gran­des mar­cas a ni­vel mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.