LÍ­DER DEL CAM­BIO

DES­DE 2015, LA SUPERINTENDENTE DEL MER­CA­DO DE VA­LO­RES DE PA­NA­MÁ ABANDERA MO­DI­FI­CA­CIO­NES AL MAR­CO RE­GU­LA­TO­RIO DE ESA IM­POR­TAN­TE INS­TI­TU­CIÓN.

Summa - - En La Mira -

SOY UNA LÍ­DER INCLUSIVA QUE RE­CO­NO­CE EL BUEN TRA­BA­JO DE LOS DE­MÁS, IN­COR­PO­RA AL EQUI­PO Y ES­CU­CHA AN­TES DE TO­MAR DE­CI­SIO­NES, PE­RO TAM­BIÉN UNA QUE EXI­GE CUEN­TAS. TO­DOS NOS DE­BE­MOS A ROLES Y FUN­CIO­NES EX­PRE­SAS QUE DE­BE­MOS CUM­PLIR EN EL DÍA A DÍA

Ma­re­lis­sa Quintero de Stan­zio­la es la pri­me­ra mu­jer al fren­te de la Su­pe­rin­ten­den­cia del Mer­ca­do de Va­lo­res en Pa­na­má (SMV). Asu­mió ese gran re­to con de­ter­mi­na­ción y pro­fe­sio­na­lis­mo. Una de sus prin­ci­pa­les ac­cio­nes co­mo ca­be­za de la ins­ti­tu­ción fue sus­ten­tar en 2015, an­te los 71 dipu­tados de su país las mo­di­fi­ca­cio­nes a la Ley del Mer­ca­do de Va­lo­res pa­ra ade­cuar la pla­ta­for­ma fi­nan­cie­ra pa­na­me­ña y cum­plir con es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les.

Es li­cen­cia­da en De­re­cho y Cien­cias Po­lí­ti­cas, con un Más­ter en Le­gis­la­ción In­ter­na­cio­nal y Ne- go­cios de Stet­son Uni­ver­sity. Ba­jo su ges­tión, lo­gró que la SMV avan­za­ra ha­cia la in­cor­po­ra­ción de fa­cul­ta­des pa­ra in­ter­cam­biar in­for­ma­ción con­fi­den­cial con sus ho­mó­lo­gos en el ex­tran­je­ro. Eso per­mi­tió fir­mar en ma­yo del año pa­sa­do el Me­mo­ran­do de Asis­ten­cia de Coo­pe­ra­ción con la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal que agru­pa a to­dos los re­gu­la­do­res del mun­do, sa­lir de una lis­ta de ob­ser­va­ción y re­co­brar los de­re­chos de vo­to y par­ti­ci­pa­ción.

En su em­pe­ño por la ex­ce­len­cia, Quintero de Stan­zio­la, eva­lúa, per­so­nal­men­te, el re­cur­so hu­mano que in­gre­sa a es­te or­ga­nis­mo au­tó­no­mo pa­ra se­lec­cio­nar al me­jor ta­len­to y pro­fe­sio­na­les idó­neos pa­ra las la­bo­res téc­ni­cas, con al­tos es­tán­da­res de va­lo­res éti­cos y mo­ra­les.

“Ello ha im­pli­ca­do una trans­for­ma­ción en la cul­tu­ra la­bo­ral, má­xi­me que el com­pro­mi­so país es asu­mir nor­ma­ti­vas co­mo las re­la­cio­na­das con la pre­ven­ción del blan­queo de ca­pi­ta­les y fi­nan­cia­mien­to del te­rro­ris­mo. Esas po­lí­ti­cas nos exi­gen, co­mo or­ga­nis­mo de su­per­vi­sión y con­trol, ve­lar por el cum­pli­mien­to y con­tar con el per­so­nal acor­de pa­ra el mo­ni­to­reo ne­ce­sa­rio”, des­ta­ca la eje­cu­ti­va.

Es­ta pro­fe­sio­nal ha sa­bi­do con­ju­gar las exi­gen­cias de su car­go con su vi­da fa­mi­liar, con el apo­yo de su es­po­so, sus pa­dres y su her­ma­na.

“Siem­pre he pro­cu­ra­do sa­car el es­pa­cio pa­ra pa­sar tiem­po con la fa­mi­lia. De­di­co los fi­nes de se­ma­na a es­tar con ellos al 100%. No to­do pue­de ser per­fec­to, pe­ro lo cier­to es que tra­to de dar lo me­jor pa­ra que mis hi­jos sien­tan el amor de su ma­dre”, afir­ma.

Las cla­ves de su éxi­to se ba­san en sa­ber apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des, siem­pre dis­pues­ta a ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos y a asu­mir nue­vos re­tos, pe­ro con in­te­li­gen­cia emo­cio­nal pa­ra en­fren­tar­los de la me­jor for­ma.

“Pa­ra ello, es im­por­tan­te que creas en ti mis­ma. Eso no sig­ni­fi­ca, ba­jo nin­gún con­cep­to, ser arro­gan­te, por el con­tra­rio, es cla­ve man­te­ner la hu­mil­dad en to­do mo­men­to. Fi­nal­men­te, hay que com­pren­der que pa­ra al­can­zar el éxi­to ne­ce­si­tas po­der tra­ba­jar en equi­po, sien­do cons­cien­te de las li­mi­ta­cio­nes pro­pias y de las cua­li­da­des de los de­más. Ade­más, creo que el éxi­to no es­tá so­la­men­te en lo pro­fe­sio­nal; más im­por­tan­te y un com­ple­men­to esen­cial es cui­dar de tu fa­mi­lia, sa­car tiem­po pa­ra ellos, pa­ra ami­gos y se­res que­ri­dos. No hay que bus­car la per­fec­ción, so­lo tra­tar de dar lo me­jor de ti y ac­tuar bien en cual­quier rol en el que te en­cuen­tres en la vi­da”, re­su­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.