Una bre­ve edad de oro: la ame­na­za pa­ra los fis­ca­les de Cen­troa­mé­ri­ca

LOS FIS­CA­LES GE­NE­RA­LES EN LOS PAÍ­SES DEL TRIÁN­GU­LO NOR­TE HAN DE­CLA­RA­DO LA GUE­RRA CON­TRA LA CO­RRUP­CIÓN, MIEN­TRAS QUE LOS PO­LÍ­TI­COS ES­TÁN DE­SEO­SOS POR DES­HA­CER­SE DE ELLOS.

Summa - - Créditos - POR The Economist

Los fis­ca­les ge­ne­ra­les en los paí­ses del trián­gu­lo nor­te han de­cla­ra­do la gue­rra con­tra la co­rrup­ción, mien­tras que los po­lí­ti­cos es­tán de­seo­sos por des­ha­cer­se de ellos.

El 7 de ma­yo, cien­tos de fun­cio­na­rios se reunie­ron en el sa­lón de bai­le del ho­tel Ca­mino Real, en la ciu­dad de Gua­te­ma­la, pa­ra ren­dir ho­me­na­je a Thel­ma Aldana, quien re­nun­ció al fi­nal de su man­da­to de cua­tro años co­mo fis­cal ge­ne­ral del país. Una pre­sen­ta­ción en Po­wer Point des­ta­ca­ba sus ha­za­ñas fis­ca­les las cua­les in­cluían en­car­ce­lar al pre­si­den­te del país en 2015, Ot­to Pé­rez Mo­li­na, y a la vi­ce­pre­si­den­te, Ro­xa­na Bal­det­ti. El año pa­sa­do, ella ini­ció una in­ves­ti­ga­ción so­bre el ac­tual pre­si­den­te, Jimmy Mo­ra­les, por sos­pe­chas de que ha­bía pa­ga­do ile­gal­men­te su cam­pa­ña. El asien­to en la pri­me­ra fi­la des­ti­na­do pa­ra él es­ta­ba va­cío.

La co­rrup­ción que per­se­guía la Sra. Aldana no es nue­va. En Gua­te­ma­la, al igual que en El Sal­va­dor y Hon­du­ras, los otros paí­ses del "trián­gu­lo nor­te" de Cen­troa­mé­ri­ca, la co­rrup­ción con­ta­gia a los ni­ve­les más al­tos del go­bierno. Los fis­ca­les ge­ne­ra­les han ig­no­ra­do la ma­yo­ría de crí­me­nes de los po­lí­ti­cos que los han nom­bra­do. Es­to con­tri­bu­ye a la anar­quía y la vio­len­cia que im­pul­san a las per­so­nas a huir de la re­gión ha­cia Es­ta­dos Uni­dos.

Sin em­bar­go, en los tres paí­ses, los ti­tu­la­res re­cien­tes de la fis­ca­lía ge­ne­ral han lu­cha­do con­tra la im­pu­ni­dad. Los fis­ca­les en Hon­du­ras des­cu­brie­ron mal­ver­sa­ción de fon­dos en agencias es­ta­ta­les. En El Sal­va­dor, un ex­pre­si­den­te es­tá en la cár­cel, otro hu­yó a Ni­ca­ra­gua y un ter­ce­ro mu­rió an­tes de su jui­cio. Los fis­ca­les de la re­gión se han con­ver­ti­do efec­ti­va­men­te en "una cuar­ta ra­ma del go­bierno", se­gún Char­les Call de Ame­ri­can Uni­ver­sity, en Was­hing­ton, DC. En Gua­te­ma­la y Hon­du­ras, los fis­ca­les han con­ta­do con el apo­yo vi­tal de ór­ga­nos de an­ti­co­rrup­ción res­pal­da­dos por la ONU y otros or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les.

Sus éxi­tos son frá­gi­les. A ini­cios del pró­xi­mo año, los tres paí­ses ten­drán nue­vos fis­ca­les ge­ne­ra­les y El Sal­va­dor re­em­pla­za­rá

cin­co jue­ces de la Cor­te Su­pre­ma. Los po­lí­ti­cos quie­ren nom­brar a su­ce­so­res más dó­ci­les en un mo­men­to en don­de Es­ta­dos Uni­dos, que ha apo­ya­do la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, se es­tá re­ti­ran­do de la ba­ta­lla. To­do es­to ame­na­za el pro­gre­so.

El em­bro­llo nor­te­ño

En Gua­te­ma­la, el blan­co prin­ci­pal es la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal con­tra la Im­pu­ni­dad (CICIG), la agen­cia res­pal­da­da por la ONU que ayu­dó a Thel­ma Aldana a en­ce­rrar al ex­pre­si­den­te. Sus enemi­gos es­tán re­ci­bien­do ayu­da de un co­la­bo­ra­dor ines­pe­ra­do: Mar­co Ru­bio, un se­na­dor de la Flo­ri­da. En el 2006, la CICIG se creó pa­ra ayu­dar a los fis­ca­les a des­man­te­lar "or­ga­ni­za­cio­nes ile­ga­les de se­gu­ri­dad" y re­des in­ter­re­la­cio­na­das de hom­bres de ne­go­cios y po­lí­ti­cos. Tie­ne el res­pal­do de más del 70% de los gua­te­mal­te­cos. Mo­ra­les, un co­me­dian­te que nun­ca ha­bía ocu­pa­do un car­go po­lí­ti­co, fue ele­gi­do en el 2015 con la pro­me­sa de lu­char con­tra la co­rrup­ción que des- cu­brie­ron la CICIG y la Sra. Aldana, pe­ro cuan­do ana­li­za­ron el fi­nan­cia­mien­to de su cam­pa­ña, él de­vol­vió el gol­pe. En agos­to pa­sa­do, in­ten­tó ex­pul­sar del país al je­fe de la CICIG, Iván Ve­lás­quez, pe­ro ce­dió an­te las pro­tes­tas.

El pre­si­den­te Mo­ra­les tie­ne un nue­vo alia­do en el Sr. Ru­bio, un miem­bro del co­mi­té de asig­na­cio­nes del Se­na­do, quien au­to­ri­za la con­tri­bu­ción es­ta­dou­ni­den­se a la CICIG. Esa ayu­da es par­te de la es­tra­te­gia de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra des­alen­tar la mi­gra­ción ile­gal re­for­zan­do el es­ta­do de de­re­cho. El 4 de ma­yo, Mar­co Ru­bio sus­pen­dió la do­na­ción de US$6 mi­llo­nes, ca­si la mi­tad del pre­su­pues­to de la agen­cia, si­guien­do el ejem­plo de Bill Brow­der, un enemi­go de Vla­di­mir Pu­tin que afir­ma que Ru­sia es­tá ma­ni­pu­lan­do a la CICIG. Brow­der fun­da­men­ta ese re­cla­mo en el pa­pel de la CICIG en el en­jui­cia­mien­to de la fa­mi­lia Bit­kov, que se ha ene­mis­ta­do con el pre­si­den­te Pu­tin. A los Bit­kovs se les con­de­nó se­ve­ra­men­te por usar do­cu­men­tos fal­sos pa­ra ob­te­ner re­si­den­cia en Gua­te­ma­la, sin em­bar­go, no ha sur­gi­do nin­gu­na otra evi­den­cia con­vin­cen­te pa­ra res­pal­dar la afir­ma­ción de Brow­der. Una cor­te gua­te­mal­te­ca re­cien­te­men­te or­de­nó el nue­vo jui­cio de los Bit­kovs. Ru­bio sus­pen­dió el di­ne­ro de to­dos mo­dos.

Al­gu­nos gua­te­mal­te­cos creen que él y Brow­der son tí­te­res in­vo­lun­ta­rios de los enemi­gos de la CICIG. "Al­guien as­tu­ta­men­te plan­tó la se­mi­lla", se­ña­la un ca­bil­de­ro de ne­go­cios. El ata­que de Ru­bio con­tra la CICIG pue­de fa­ci­li­tar­le a Mo­ra­les la ex­pul­sión de su di­rec­tor o per­mi­tir que ter­mi­ne su man­da­to el pró­xi­mo año. La lu­cha con­tra la co­rrup­ción de­pen­de­ría en­ton­ces de la su­ce­so­ra de la Sra. Aldana, Ma­ría Con­sue­lo Po­rras.

Ella no es muy co­no­ci­da. Su ca­rre­ra co­mo juez y fis­cal su­gie­re que pue­de ha­cer el tra­ba­jo. "Le es­ta­mos dan­do el be­ne­fi­cio de la du­da", di­ce He­len Mack, una ac­ti­vis­ta de los de­re­chos hu­ma­nos. Po­rras se be­ne­fi­cia­rá del pro­gre­so rea­li­za­do du­ran­te la era de la CICIG, in­clu­yen­do me­jo­res fis­ca­les, pe­ro, al igual que Aldana, ten­drá que ele­gir en­tre la CICIG y un pre­si­den­te co­rrup­to, in­di­ca la Sra. Mack.

En Hon­du­ras, la ba­ta­lla ya po­dría es­tar da­da por per­di­da. El pre­si­den­te, Juan Or­lan­do Her­nán­dez, con­tro­la la ma­yo­ría de las ins­ti­tu­cio­nes del país, in­clui­da la ju­di­cial. El con­trol po­lí­ti­co de la ofi­ci­na del fis­cal ge­ne­ral se de­bi­li­tó por un tiem­po des­pués del des­cu­bri­mien­to, en 2013, de la co­rrup­ción ma­si­va en la agen­cia del se­gu­ro so­cial. Las pro­tes­tas lle­va­ron a la crea­ción, en 2016, de MACCIH, una co­mi­sión si­mi­lar a la CICIG con po­de­res más dé­bi­les, ba­jo la tu­te­la de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos que ha in­ves­ti­ga­do de­nun­cias de co­rrup­ción con­tra con­gre­sis­tas y una ex­pri­me­ra da­ma, en con­jun­to con el fis­cal ge­ne­ral, Ós­car Chin­chi­lla. Las éli­tes po­lí­ti­cas se de­fen­die­ron des­pués de que Her­nán­dez fue­ra re­ele­gia

do en no­viem­bre pa­sa­do. Aun­que se pen­só am­plia­men­te que el vo­to era frau­du­len­to, Es­ta­dos Uni­dos lo res­pal­dó. En enero, el Con­gre­so de Hon­du­ras apro­bó una ley que trans­fie­re las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el uso in­de­bi­do de los fon­dos pú­bli­cos de los fis­ca­les a un or­ga­nis­mo de au­di­to­ría in­flui­do por el pre­si­den­te. El je­fe de MACCIH, Juan Ji­mé­nez Ma­yor, re­nun­ció en fe­bre­ro. Her­nán­dez no lo ha re­em­pla­za­do, pe­ro sí tie­ne mu­cha pri­sa por sus­ti­tuir a Chin­chi­lla, cu­yo man­da­to ter­mi­na en septiembre. La ma­yo­ría de los 26 can­di­da­tos tie­nen víncu­los con el Par­ti­do Na­cio­nal del pre­si­den­te. Se ru­mo­ra que uno es­tá in­vo­lu­cra­do en el cri­men or­ga­ni­za­do. Quien va­ya ser nom­bra­do, ar­gu­men­ta Ed­mun­do Ore­lla­na, un ex­pro­cu­ra­dor ge­ne­ral, pa­ra MACCIH "se aca­bó".

El fis­cal ge­ne­ral de El Sal­va­dor, Dou­glas Me­lén­dez, no cuen­ta con el apo­yo de una agen­cia ex­ter­na. Ob­tu­vo el tra­ba­jo, en el 2016, por­que los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos, el iz­quier­dis­ta FMLN y el de­re­chis­ta Are­na, no pu­die­ron po­ner­se de acuer­do so­bre na­die más. Los sor­pren­dió yen­do tras pre­si­den­tes an­te­rio­res de am­bos par­ti­dos: Tony Sa­ca, de Are­na, que es­tá en la cár­cel es­pe­ran­do jui­cio por los car­gos de ro­bo de cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res en di­ne­ro pú­bli­co; Mau­ri­cio Fu­nes, del FMLN, que hu­yó a Ni­ca­ra­gua en el 2016 cuan­do los fis­ca­les co­men­za­ron a in­ves- ti­gar­lo por en­ri­que­ci­mien­to ile­gal; y Francisco Flo­res (Are­na), quien fue acu­sa­do de mal­ver­sar mi­llo­nes de dó­la­res des­ti­na­dos al so­co­rro del te­rre­mo­to. Des­pués de que Flo­res mu­rió, a prin­ci­pios de 2016, Me­lén­dez pre­sen­tó una de­man­da con­tra su pa­tri­mo­nio. Me­lén­dez ha si­do cri­ti­ca­do por au­to­pro­mo­ción y por en­jui­ciar a más fun­cio­na­rios del FMLN que a los de Are­na, pe­ro él es con­si­de­ra­ble­men­te me­jor que su pre­de­ce­sor, Luis Mar­tí­nez, que es­tá en la cár­cel. La em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos ha res­pal­da­do fuer­te­men­te a Me­lén­dez. Are­na, que ob­tu­vo el con­trol del Con­gre­so en una elec­ción en mar­zo, ha se­ña­la­do que pue­de in­ten­tar vol­ver a nom­brar­lo cuan­do ter­mi­ne su man­da­to en di­ciem­bre.

La gran in­quie­tud es quién re­em­pla­za­rá, en ju­lio, a cin­co jue­ces de la Cor­te Su­pre­ma. Cua­tro de ellos han si­do ex­cep­cio­nal­men­te ac­ti­vos en la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos y en ce­der en la po­lí­ti­ca de los dos gran­des par­ti­dos. Un pa­nel in­ter­na­cio­nal de ex­per­tos ayu­da­rá a in­ves­ti­gar a los can­di­da­tos pa­ra su­ce­der­los, pe­ro el con­gre­so to­ma­rá la de­ci­sión fi­nal. Los par­ti­dos la­men­tan ha­ber nom­bra­do jue­ces de men­ta­li­dad in­de­pen­dien­te en 2009. "No vol­ve­rán a co­me­ter ese error", in­di­ca Abraham Abre­go, de Cris­to­sal, un gru­po de de­re­chos hu­ma­nos. En el trián­gu­lo nor­te, una edad de oro de la in­de­pen­den­cia ju­di­cial po­dría es­tar lle­gan­do a su fin.

Los ca­sos de co­rrup­ción que se in­ves­ti­gan han ge­ne­ra­do múl­ti­ples mar­chas so­cia­les en paí­ses co­mo Gua­te­ma­la y El Sal­va­dor.

Mar­co Ru­bio, Se­na­dor de la Flo­ri­da.

La co­rrup­ción ha­bría al­can­za­do los al­tos ni­ve­les de los go­bier­nos en Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Hon­du­ras.

Se te­me que en el trián­gu­lo nor­te de Amé­ri­ca Cen­tral se pier­da la in­de­pen­den­cia ju­di­cial.

En enero el Con­gre­so de Hon­du­ras apro­bó una ley que trans­fie­re in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre uso de fon­dos pú­bli­cos a un or­ga­nis­mo de au­di­to­ría in­flui­do por el pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.