La apues­ta de US$100 mil mi­llo­nes, el significado del Fon­do Vi­sión

TRIUN­FE O FRA­CA­SE, MA­SA­YOS­HI SON ES­TÁ CAM­BIAN­DO EL MUN­DO DE LA IN­VER­SIÓN TEC­NO­LÓ­GI­CA.

Summa - - Créditos - POR The Economist

Triun­fe o fra­ca­se, Ma­sa­yos­hi Son es­tá cam­bian­do el mun­do de la in­ver­sión tec­no­ló­gi­ca.

HA­CE dos años, si us­ted le hu­bie­ra pre­gun­ta­do a los ex­per­tos que iden­ti­fi­ca­ran a la per­so­na más in­flu­yen­te en tec­no­lo­gía, ha­bría es­cu­cha­do al­gu­nos nom­bres co­no­ci­dos: Jeff Be­zos de Ama­zon, Jack Ma de Ali­ba­ba o Mark Zuc­ker­berg de Fa­ce­book. Hoy día, hay un nue­vo con­ten­dien­te: Ma­sa­yos­hi Son, el fun­da­dor de Sof­tBank, una em­pre­sa ja­po­ne­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes e in­ter­net, quien ha crea­do un enor­me fon­do de in­ver­sión que es­tá de­vo­ran­do par­ti­ci­pa­cio­nes en las em­pre­sas jó­ve­nes más emo­cio­nan­tes del mun­do. El Fon­do Vi­sión es­tá atur­dien­do tan­to a las in­dus­trias en las que in­vier­te co­mo a otros pro­vee­do­res de ca­pi­tal.

El fon­do es el pro­duc­to de una pe­cu­liar alian­za for­ja­da, en 2016, en­tre el Sr. Son y Muham­mad bin Sal­man, el prín­ci­pe he­re­de­ro de la co­ro­na de Ara­bia Sau­di­ta, quien le en­tre­gó US$45 mil mi­llo­nes al Sr. Son co­mo par­te de su in­ten­to de di­ver­si­fi­car la eco­no­mía del reino. Esa gran can­ti­dad de ca­pi­tal atra­jo a más in­ver­sio­nis­tas, des­de Abu Dha­bi, Ap­ple y otros. Su­me los US$28 mil mi­llo­nes de ca­pi­tal pro­pio de Sof­tBank, y el Sr. Son go­za de un fon­do de US$100 mil mi­llo­nes. Eso su­pera con cre­ces los US$64 mil mi­llo­nes que to­dos los fon­dos de ca­pi­tal de ries­go (ven­tu­re ca­pi­tal) re­cau­da­ron a ni­vel mun­dial en 2016; es cua­tro ve­ces el ta­ma­ño del fon­do de ca­pi­tal pri­va­do más gran­de que ja­más se ha­ya re­cau­da­do. Un notable de un fon­do de ca­pi­tal de ries­go se re­fie­re al Fon­do Vi­sión co­mo "el in­ver­sio­nis­ta más po­de­ro­so de nues­tro mun­do".

El gol­pe Ma­sa...

El po­der no ne­ce­sa­ria­men­te trae con­si­go el éxi­to. Los es­cép­ti­cos del Fon­do Vi­sión se ar­ma­ron de mu­cha mu­ni­ción. Lue­go de un lar­go mer­ca­do al­cis­ta, las va­lo­ra­cio­nes de las em­pre­sas de tec­no­lo­gía lu­cen un tan­to ele­va­das. Per­so­nal­men­te, el Sr. Son to­ma la ma­yo­ría de las de­ci­sio­nes de in­ver­sión. Ha lo­gra­do al­gu­nos triun­fos en su ca­rre­ra, in­clui­da una apues­ta tem­pra­na en Ali­ba­ba. Sin em­bar­go, sus in­ver­sio­nes en la era de los pun­to­com de­mues­tran que tam­bién es quien ha per­di­do más di­ne­ro que cual­quier otra per­so­na en la his­to­ria. Su bús­que­da de la "sin­gu­la­ri­dad", ese pun­to en el cual la in­te­li­gen­cia in­for­má­ti­ca ex­ce­de al ser hu­mano, po­dría con­ver­tir­lo en un vi­sio­na­rio o sim­ple­men­te en un ex­cén­tri­co. El di­ne­ro se es­tá re­ti­ran­do ca­si tan rá­pi­do co­mo fue re­ci­bi­do. El fon­do ya ha gas­ta­do US$30 mil mi­llo­nes, ca­si un tan­to co­mo los US$33 mil mi­llo­nes re­cau­da­dos por to­da la in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se de ca­pi­tal de ries­go en 2017. Asi­mis­mo, da­do que apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de su ca­pi­tal se com­po­ne de deu­da, el fon­do es­tá pre­sio­na­do pa­ra rea­li­zar pa­gos de in­tere­ses. Es­ta com­bi­na­ción de mons­truo­si­dad, gran­de­za y des­em­bol­sos ga­ran­ti­za­dos pue­de re­sul­tar en un desas­tre fi­nan­cie­ro. De he­cho, el Fon­do Vi­sión po­dría re­pre­sen­tar la ver­ti­gi­no­sa cima del boom tec­no­ló­gi­co, pe­ro in­clu­so si ter­mi­na fra­ca­san­do, que­da­rán va­rias se­cue­las du­ra­de­ras en la in­ver­sión tec­no­ló­gi­ca. La pri­me­ra es que la mo­vi­li­za­ción de tan­to efec­ti­vo ac­tual­men­te ayu­da­rá a dar

for­ma a las in­dus­trias del fu­tu­ro. Son es­tá in­yec­tan­do di­ne­ro en "tec­no­lo­gías de van­guar­dia" des­de la ro­bó­ti­ca has­ta la In­ter­net de las cosas. Él ya po­see par­ti­ci­pa­cio­nes en fir­mas que brindan ser­vi­cios co­mo Uber; en WeWork, una em­pre­sa de co­tra­ba­jo; y en Flip­kart, una fir­ma in­dia de co­mer­cio electrónico que es­ta se­ma­na fue ven­di­da a Wal­mart. Den­tro de cin­co años, el fon­do pro­yec­ta ha­ber in­ver­ti­do en 70-100 uni­cor­nios tec­no­ló­gi­cos, es de­cir, en em­pre­sas emer­gen­tes de ca­pi­tal pri­va­do va­lo­ra­das en US$1.000 mi­llo­nes o más. Su di­ne­ro, a me­nu­do en­tre­ga­do a em­pre­sa­rios en múl­ti­plos de las can­ti­da­des que ini­cial­men­te so­li­ci­tan y au­na­do por la ame­na­za de que la pla­ta va­ya a la com­pe­ten­cia si se re­sis­ten, les brin­da a las com­pa­ñías in­ci­pien­tes los me­dios pa­ra ven­cer a sus ri­va­les fi­nan­cia­dos en me­nor cuan­tía. Las apues­tas de Son no tie­nen que dar re­sul­ta­dos pa­ra in­fluir en la tra­yec­to­ria.

La se­gun­da se­cue­la del Sr. Son se­rá en la in­dus­tria del ca­pi­tal de ries­go. Pa­ra com­pe­tir con los di­ne­ra­les del Fon­do Vi­sión y con las in­cur­sio­nes de otros in­ver­sio­nis­tas no con­ven­cio­na­les, los ti­tu­la­res es­tán te­nien­do que cre­cer. Se­quoia Ca­pi­tal, uno de los nom­bres más fa­mo­sos de Si­li­con Va­lley, es­tá re­cau­dan­do el ma­yor fon­do de su his­to­ria en res­pues­ta. Ma­sa­yos­hi Son tam­bién es­tá tra­yen­do ca­pi­tal a lu­ga­res don­de to­da­vía hay es­ca­sez: a In­dia, al sud­es­te de Asia y a va­rios paí­ses eu­ro­peos. Cuan­do el Fon­do Vi­sión in­vir­tió cer­ca de US$500 mi­llo­nes en Im­pro­ba­ble, una fir­ma bri­tá­ni­ca de reali­dad vir­tual, rom­pió un ré­cord de fi­nan­cia­mien­to, me­jor y su in­ver­sión de US$565 mi­llo­nes en Au­to1, un con­ce­sio­na­rio ale­mán de au­tos en lí­nea, fue una de las in­ver­sio­nes más gran­des del país en va­rios años. Más que es­pe­rar a que los em­pre­sa­rios emer­gen­tes ha­gan el via­je a California, los in­ver­sio­nis­tas es­tán ba­jo una gran pre­sión pa­ra ir en bus­que de ellos. El re­co­rri­do sin pre­ce­den­tes del Fon­do Vi­sión, en to­dos los paí­ses e in­dus­trias, lle­va a la ter­ce­ra se­cue­la. Ma­sa­yos­hi Son in­di­ca que quie­re crear un "Si­li­con Va­lley vir­tual en Sof­tBank", lo que sig­ni­fi­ca que quie­re una pla­ta­for­ma en la que los uni­cor­nios pue­den ofre­cer­se con­tac­tos y ase­so­rías, com­prar bie­nes y ser­vi­cios en­tre sí e in­clu­so unir fuer­zas. El con­cep­to de una co­la­bo­ra­ción de las com­pa­ñías de por­ta­fo­lio es­tá fa­mi­lia­ri­za­do con el ca­pi­tal pri­va­do, pe­ro la am­pli­tud del fon­do lo de­li­mi­ta. Son es­tá, por ejem­plo, tra­tan­do de or­ques­tar sus di­ver­sas in­ver­sio­nes pa­ra que no gas­ten tan­to efec­ti­vo al com­pe­tir en­tre sí. A prin­ci­pios de es­te año, in­ci­tó a Uber a ven­der su ne­go­cio del sud­es­te asiá­ti­co a Grab y lo es­tá ur­gien­do pa­ra que ha­ga un tra­to en In­dia con Ola. Se po­dría de­du­cir que el mo­de­lo de Fon­do Vi­sión es dis­rup­ti­vo. Sin em­bar­go, ¿se­rá bueno pa­ra la in­no­va­ción y los con­su­mi­do­res? Cier­ta­men­te el pro­yec­to de Ma­sa­yos­hi Son tie­ne sus atrac­ti­vos. Es­tá sa­cu­dien­do el con­sen­ti­do mun­do del ca­pi­tal de ries­go de Si­li­con Va­lley. Asi­mis­mo, po­dría fo­men­tar la com­pe­ten­cia con­tra los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos. El fon­do ofre­ce a los crea­do­res de em­pre­sas emer­gen­tes una al­ter­na­ti­va pa­ra re­cau­dar di­ne­ro an­te Goo­gle, Fa­ce­book y Ama­zon; su che­que­ra ma­si­va tam­bién les pro­por­cio­na a esos em­pre­sa­rios una me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra com­pe­tir con los ti­ta­nes. El fon­do po­dría rea­li­zar una fun­ción si­mi­lar en Chi­na, don­de ca­si la mi­tad de to­dos los uni­cor­nios es­tán res­pal­da­dos por uno de los cua­tro gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos del país: Bai­du, Ali­ba­ba, Ten­cent o JD.com.

...¿o “Ma­sa­quis­mo”?

No obs­tan­te, sus des­ven­ta­jas se extienden más allá del ries­go de pér­di­das. Su gran ta­ma­ño arries­ga in­cre­men­tar el cos­to de eje­cu­tar una com­pa­ñía emer­gen­te pa­ra to­dos. Las em­pre­sas jó­ve­nes que re­ci­ben di­ne­ro en efec­ti­vo a me­nu­do lo gas­tan en ventas y mer­ca­deo, lo que ejer­ce pre­sión so­bre to­das las de­más em­pre­sas de la in­dus­tria pa­ra que gas­ten lo mis­mo pa­ra con­se­guir clien­tes. Las em­pre­sas que re­ci­ben cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res de ca­pi­tal, de una sola vez, se pro­yec­tan muy por en­ci­ma de sus com­pe­ti­do­res. Eso le pro­vee su­per­po­de­res a uno so­lo, mien­tras man­tie­ne a las em­pre­sas jó­ve­nes fue­ra de los mer­ca­dos pú­bli­cos por más tiem­po. Los in­ten­tos de di­vi­dir los mer­ca­dos en­tre las em­pre­sas de por­ta­fo­lio pue­den a su vez plan­tear un con­jun­to di­fe­ren­te de pro­ble­mas de com­pe­ten­cia.

Un ve­re­dic­to opor­tuno so­bre el Fon­do Vi­sión no se­rá po­si­ble por años. Pe­ro el des­tino de mu­chas em­pre­sas emer­gen­tes y las pre­fe­ren­cias de los con­su­mi­do­res en el fu­tu­ro se re­gi­rán por las apues­tas que es­tá ha­cien­do hoy Ma­sa­yos­hi Son. La rue­da más gran­de de For­tu­ne es­tá gi­ran­do.

El Sr. Son cuen­ta con par­ti­ci­pa­cio­nes en fir­mas que brindan ser­vi­cios co­mo Uber; WeWork (co-tra­ba­jo) y Flip­kart (co­mer­cio electrónico).

Ma­sa­yos­hi Son, fun­da­dor de Sof­tbank.

El mo­de­lo de Fon­do Vi­sión es­tá sa­cu­dien­do el mun­do del ca­pi­tal de ries­go de Si­li­con Va­lley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.