El camino de la factura di­gi­tal en Cos­ta Ri­ca

HACE UN AÑO, EL MI­NIS­TE­RIO DE HA­CIEN­DA CO­MEN­ZÓ A IM­PLE­MEN­TAR EL PRO­CE­SO A NI­VEL NA­CIO­NAL Y YA ARRO­JA RE­SUL­TA­DOS IN­TERE­SAN­TES.

Summa - - Contenido - POR Luis So­lís /@Lui­s_Sum­ma

Hace un año, el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da co­men­zó a im­ple­men­tar el pro­ce­so a ni­vel na­cio­nal y ya arro­ja re­sul­ta­dos in­tere­san­tes.

En un mun­do ca­da vez más di­gi­tal, no es de ex­tra­ñar que la fac­tu­ra­ción tam­bién se em­pie­ce a ha­cer de for­ma elec­tró­ni­ca. Cos­ta Ri­ca ya avanza en ese camino y, al fi­na­li­zar es­te 2018, se­rá una obli­ga­ción pa­ra to­dos los con­tri­bu­yen­tes.

Los com­pro­ban­tes son ar­chi­vos elec­tró­ni­cos que se ge­ne­ran y trans­mi­ten en un for­ma­to uni­ver­sal pa­ra do­cu­men­tos y da­tos estructurados en In­ter­net (XML), con­for­me a los re­qui­si­tos le­ga­les y re­gla­men­ta­rios es­ta­ble­ci­dos por la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Tri­bu­ta­ción pa­ra fac­tu­ras, ti­que­tes, no­tas de cré­di­to y no­tas de dé­bi­to; eso ga­ran­ti­za la au­ten­ti­ci­dad de su ori­gen y la in­te­gri­dad de su con­te­ni­do.

La factura o ti­que­te elec­tró­ni­co que se emi­te y en­tre­ga al clien­te a la ho­ra de vender un bien o ser­vi­cio tie­nen la mis­ma efi­cien­cia ju­rí­di­ca y fuer­za pro­ba­to­ria que han te­ni­do has­ta hoy los com­pro­ban­tes fí­si­cos.

Mi­nor Arias, en­car­ga­do del pro­yec­to en el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da de Cos­ta Ri­ca, se­ña­la que los re­sul­ta­dos han si­do po­si­ti­vos, en es­pe­cial por­que mu­chos con­tri­bu­yen­tes se han sen­ti­do obli­ga­dos a co­no­cer sobre te­mas fis­ca­les. “He­mos te­ni­do que edu­car sobre ma­te­ria tri­bu­ta­ria y he­mos vis­to co­mo se han in-

cre­men­ta­do las de­nun­cias con­tra quie­nes no emi­ten factura, lo que antes no se veía. Ade­más, mu­cha gen­te se han acer­ca­do a las ofi­ci­nas tri­bu­ta­rias pa­ra for­ma­li­zar­se ya que in­cum­plían con sus obli­ga­cio­nes fis­ca­les, no por do­lo, sino por des­co­no­ci­mien­to. Es­te pa­so de la factura elec­tró­ni­ca ha si­do im­por­tan­te pa­ra fa­ci­li­tar que el ma­yor nú­me­ro de personas pon­ga en or­den sus cuen­tas con el fis­co”, de­ta­lla.

A su jui­cio, tam­bién ha ser­vi­do pa­ra te­ner una gran can­ti­dad de da­tos que ayu­da­rá al en­te a fis­ca­li­zar de una me­jor for­ma, con fac­tu­ras en tiem­po real que se tra­du­ce en ar­mas pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción tri­bu­ta­ria cuan­do exis­te al­gu­na du­da sobre las res­pec­ti­vas de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos.

“La he­rra­mien­ta ayu­dar mu­cho a la fis­ca­li­za­ción por­que po­de­mos ha­cer con­tro­les au­to­má­ti­cos y nos per­mi­te co­no­cer al con­tri­bu­yen­te, al mos­trar­nos qué co­sas com­pra y cuán­tos in­gre­sos tie­ne, en­tre otras co­sas. Con esa in­for­ma­ción se ha­cen tam­bién cru­ces au­to­má­ti­cos, lo cual se tra­du­ce en ma­yo­res con­tro­les”, pun­tua­li­za Arias.

Ven­ta­jas em­pre­sa­ria­les

Gui­ller­mo Va­rela, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de GS1 en Cos­ta Ri­ca, des­ta­ca las ven­ta­jas pa­ra el

MU­CHOS CON­TRI­BU­YEN­TES SE HAN SEN­TI­DO

OBLI­GA­DOS A CO­NO­CER SOBRE TE­MAS FIS­CA­LES.

sec­tor em­pre­sa­rial, co­mo op­ti­mi­zar los pro­ce­sos con­ta­bles de fac­tu­ra­ción, cuen­tas por co­brar y cuen­tas por pa­gar; me­jo­rar la ca­li­dad del ser­vi­cio al clien­te y dar ma­yor li­qui­dez (flu­jo de ca­ja). Ade­más, ofre­cen ma­yor se­gu­ri­dad ya que al uti­li­zar una fir­ma elec­tró­ni­ca en las fac­tu­ras se evi­ta cual­quier al­te­ra­ción o fal­si­fi­ca­ción e im­pli­can aho­rros im­por­tan­tes por no uti­li­zar pa­pel en im­pre­sión de do­cu­men­tos.

Sin em­bar­go, es­te ti­po de im­ple­men­ta­cio­nes con­lle­van múl­ti­ples pro­ce­sos, com­ple­jos y de al­ta cri­ti­ci­dad. “¡El fu­tu­ro es­tá en el te­ma elec­tró­ni­co y te­ne­mos que evo­lu­cio­nar! El Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da es­tá tra­ba­jan­do fuer­te­men­te en in­cre­men­tar las opor­tu­ni­da­des fis­ca­les y el te­ma de com­pro­ban­tes elec­tró­ni­cos es un gran ejem­plo país pa­ra avan­zar que, co­mo to­do pro­ce­so, siem­pre ten­drá mar­gen de me­jo­ra”, re­sal­ta Va­rela.

Lo que pu­do ser me­jor

Pa­ra Du­nia Za­mo­ra, fis­cal del Co­le­gio de Con­ta­do­res Pú­bli­cos de Cos­ta Ri­ca, el tiem­po ha si­do ade­cua­do, pe­ro in­su­fi­cien­te pa­ra su­pe­rar la re­sis­ten­cia cul­tu­ral al cam­bio y la ca­rac­te­rís­ti­ca de pos­po­ner o es­pe­rar al úl­ti­mo mi­nu­to.

“El asun­to no es tan­to fal­ta de cla­ri­dad, sino de opor­tu­ni­dad en el ca­len­da­rio de im­ple­men­ta­ción pa­ra plan­tear du­das pre­vio a la en­tra­da en ope­ra­ción del sis­te­ma y ayu­dar en el pro­ce­so de pre­pa­ra­ción. Los con­tri­bu­yen­tes si­guen te­nien­do con­sul­tas e in­quie­tu­des sobre el tiem­po pa­ra res­pon­der­le a la Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria. Es im­por­tan­te te­ner pre­sen­te que to­dos es­ta­mos apren­dien­do en es­te pro­ce­so. Se tu­vo que ha­ber in­vo­lu­cra­do a ac­to­res co­mo no­so­tros, los con­ta­do­res, al es­ta­ble­cer los li­nea­mien­tos y te­ner más coor­di­na­ción en­tre los ca­na­les de in­for­ma­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria”, ar­gu­men­ta Za­mo­ra.

La ma­yor in­cer­ti­dum­bre se ha ge­ne­ra­do en el ré­gi­men sim­pli­fi­ca­do. De he­cho, se tra­mi­ta una con­sul­ta pa­ra sa­ber si su con­di­ción es de “re­cep­tor no emi­sor” o si es­tá exen­to de con­fir­mar las transac­cio­nes, con lo cual se per­de­ría par­te de la in­for­ma­ción y del va­lor de la he­rra­mien­ta en lo co­mer­cial. “El sec­tor ex­por­ta­dor en­fren­ta­rá desafíos ya que la au­sen­cia de un do­cu­men­to im­pre­so pue­de ge­ne­rar atra­sos en la sa­li­da de la mer­ca­de­ría y los tra­mi­tes de for­ma­li­za­ción de la ex­por­ta­ción por las par­ti­cu­la­ri­da­des del pro­ce­so de em­bar­que, que exi­ge co­no­cer de pre­vio el nú­me­ro de factura y los de­ta­lles del en­vío. Sec­to­res co­mo el agrí­co­la y ac­ti­vi­da­des ru­ra­les tam­bién po­drían ex­pe­ri­men­tar di­fi­cul­ta­des por el ac­ce­so a In­ter­net y los cons­tan­tes pro­ble­mas de co­ber­tu­ra, que son ma­yo­res en las zo­nas ale­ja­das de la ca­pi­tal”, en­fa­ti­za Za­mo­ra.

UNA VEN­TA­JA PA­RA EL SEC­TOR EM­PRE­SA­RIAL

ES OP­TI­MI­ZAR LOS PRO­CE­SOS CON­TA­BLES

DE FAC­TU­RA­CIÓN.

Des­de es­te año, a mi­les de con­tri­bu­yen­tes se les exi­gió la emi­sión de la factura elec­tró­ni­ca en Cos­ta Ri­ca.

Las fac­tu­ras de­ben lle­gar in­me­dia­ta­men­te a su co­rreo elec­tró­ni­co. Igual pue­de pe­dir al co­mer­cio, un com­pro­ban­te fí­si­co, si no cuen­ta con di­rec­ción de email.

El Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da de Cos­ta Ri­ca se com­pro­me­tió a rea­li­zar mejoras al pro­gra­ma de factura elec­tró­ni­ca que pue­den ba­jar de for­ma gra­tui­ta los con­tri­bu­yen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.