Los nue­vos me­dios de Amé­ri­ca La­ti­na es­tán cre­cien­do

A ME­DI­DA QUE MA­DU­RAN LAS NUE­VAS EM­PRE­SAS O START-UPS DE NO­TI­CIAS, LOS ME­DIOS ES­TA­BLE­CI­DOS A LOS QUE DESAFÍAN SE ES­TÁN VOL­VIEN­DO MÁS CO­MO ELLAS.

Summa - - Contenido - POR The Economist

A me­di­da que ma­du­ran las em­pre­sas in­ci­pien­tes de no­ti­cias, és­tas desafían a los me­dios ins­ti­tui­dos que, a su vez, es­tán bus­can­do pa­re­cer­se más co­mo ellas.

Du­ran­te los dis­tur­bios re­cien­tes de Ni­ca­ra­gua, el pre­si­den­te, Da­niel Ortega, pu­so a prue­ba una tác­ti­ca que ha­bía fun­cio­na­do an­te­rior­men­te. En León, un ba­luar­te de apo­yo del go­bierno, ma­to­nes lea­les al ré­gi­men san­di­nis­ta in­ten­ta­ron po­ner a es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios en au­to­bu­ses que se di­ri­gían a Ma­na­gua pa­ra que ayu­da­ran a re­pri­mir las pro­tes­tas en la ca­pi­tal. Los es­tu­dian­tes se ne­ga­ron. Ha­bían vis­to vi­deos de po­li­cías gol­pean­do a ma­ni­fes­tan­tes y no que­rían ser par­te de eso. Su re­sis­ten­cia, re­por­ta­da en si­tios web in­de­pen­dien­tes de no­ti­cias, in­ci­tó más pro­tes­tas.

Des­pués de que Ortega fue­ra elec­to en 2006, ven­dió la mi­tad de los ca­na­les de trans­mi­sión es­ta­ta­les, pu­so a sus hi­jos a car­go de la otra mi­tad y de­jó que su es­po­sa (quien tam­bién es su vi­ce­pre­si­den­te) di­va­ga­ra du­ran­te 20 mi­nu­tos al día en la te­le­vi­sión na­cio­nal. Sin em­bar­go, ac­tual­men­te una pro­li­fe­ra­ción de pá­gi­nas de re­des so­cia­les es­tá cu­brien­do las pro­tes­tas, mien­tras que los me­dios más tra­di­cio­na­les, co­mo 100% No­ti­cias, un ca­nal de no­ti­cias de te­le­vi­sión, han de­ja­do de cen­su­rar­se a sí mis­mos. "La gen­te ya no es­tá in­tere­sa­da en las no­ti­cias pro­vis­tas por el ré­gi­men", in­di­có Carlos Fer­nan­do Cha­mo­rro, el due­ño del Con­fi­den­cial, un pe­rió­di­co in­de­pen­dien­te.

En mu­chos paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, los me­dios de ma­yor tra­yec­to­ria han he­cho un tra­ba­jo ra­zo­na­ble al ha­cer ren­dir cuen­tas a los go­bier­nos. Los pe­rió­di­cos de Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Pe­rú y Gua­te­ma­la han in­ves­ti­ga­do ca­sos de co­rrup­ción y han ayu­da­do a de­rro­car pre­si­den­tes o mi­nis­tros. En Co­lom­bia, Se­ma­na, una re­vis­ta de no­ti­cias, tie­ne un lar­go his­to­rial de de­nun­ciar abu­sos por par­te de la fuer­za pú­bli­ca. Mu­chos pe­rio­dis­tas de pren­sa y de ra­dio, es­pe­cial­men­te en pro­vin­cias le­ja­nas, han si­do ase­si­na­dos a cau­sa de su tra­ba­jo, a me­nu­do por nar­co­tra­fi­can­tes u otros po­ten­ta­dos lo­ca­les.

Sin em­bar­go, los mer­ca­dos de me­dios la­ti­noa­me­ri­ca­nos tien­den a ser pe­que­ños y do­mi­na­dos por mag­na­tes con otras em­pre­sas, que va­lo­ran las re­la­cio­nes afa­bles con los go­bier­nos y que, a la vez, es­tán sien­do sa­cu­di­dos por los me­dios di­gi­ta­les. Las edi­to­ria­les di­gi­ta­les, sin la ne­ce­si­dad de com­prar o al­qui­lar im­pre­so­ras, los me­dios edi­to­ria­les di­gi­ta­les pue­den co­men­zar con tan so­lo el "su­dor de su tra­ba­jo" se­ña­la Ja­ni­ne War­ner de Sem­braMe­dia, una ONG que ayu­da a los pe­rio­dis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos a con­ver­tir­se en em­pre­sa­rios. Su di­rec­to­rio cuen­ta con más de 770 si­tios en 19 paí­ses que "sir­ven al in­te­rés pú­bli­co" y no de­pen­den de una so­la cor­po­ra­ción o par­ti­do po­lí­ti­co pa­ra ob­te­ner in­gre­sos. En las dic­ta­du­ras, las edi­to­ria­les di­gi­ta­les son las úni­cas vo­ces de los me­dios in­de­pen­dien­tes. Efec­to Co­cu­yo de

LAS EM­PRE­SAS EMER­GEN­TES ES­TÁN PRO­VO­CAN­DO CAM­BIOS.

Ve­ne­zue­la de­nun­cia he­chos que el ré­gi­men tra­ta de ocul­tar, in­clu­yen­do los re­cuen­tos de ase­si­na­tos y el ti­po de cam­bio en el mer­ca­do ne­gro. En Cu­ba, las em­pre­sas emer­gen­tes co­mo El Es­tor­nu­do y Pe­rio­dis­mo de Ba­rrio, aun­que cau­te­lo­sas al desafiar la le­gi­ti­mi­dad del ré­gi­men, es­tán in­for­man­do crí­ti­ca­men­te sobre el es­ta­do del país.

En lu­ga­res más li­bres, las em­pre­sas in­ci­pien­tes es­tán desafian­do el oli­go­po­lio tan­to co­mo el ofi­cia­lis­mo. Se­gún un in­for­me de la UNES­CO, en la ma­yo­ría de Amé­ri­ca La­ti­na, una em­pre­sa con­tro­la al­re­de­dor de la mi­tad del mer­ca­do en ca­da ca­te­go­ría de me­dios. En Chi­le, dos em­pre­sas de pe­rió­di­cos, El Mer­cu­rio y Co­pe­sa, tie­nen más del 90% de los lec­to­res. En Co­lom­bia, tres con­glo­me­ra­dos tie­nen ca­si el 60% de la au­dien­cia en pren­sa, ra­dio e In­ter­net. En Mé­xi­co, el go­bierno de En­ri­que Pe­ña Nie­to, cu­yo man­da­to ter­mi­na en di­ciem­bre, ha man­te­ni­do a los pe­rió­di­cos y las es­ta­cio­nes de te­le­vi­sión en si­len­cio al com­prar mu­cha pu­bli­ci­dad. La con­cen­tra­ción y el pre­jui­cio pro­vo­can la des­con­fian­za. So­la­men­te un cuar­to de los la­ti­noa­me­ri­ca­nos pien­sa que los me­dios son in­de­pen­dien­tes de los in­tere­ses po­de­ro­sos, se­gún las en­cues­tas de La­ti­no­ba­ró­me­tro.

CHE­QUEA­DO FUE EL PRI­MER ME­DIO DE CO­MU­NI­CA­CIÓN EN AMÉ­RI­CA LA­TI­NA EN COM­PRO­BAR DA­TOS DU­RAN­TE UN DE­BA­TE SOBRE LAS ELEC­CIO­NES

PRE­SI­DEN­CIA­LES.

La nue­va ge­ne­ra­ción de pe­rio­dis­tas ha pro­vo­ca­do al­gu­nas primicias im­pre­sio­nan­tes. Re­por­te­ros de Aris­te­gui No­ti­cias, un si­tio web, des­cu­brie­ron al­gu­nos de los ma­yo­res es­cán­da­los del go­bierno de Pe­ña, in­clu­yen­do la com­pra de una man­sión, por par­te de su es­po­sa, con la ayu­da de un con­tra­tis­ta del go­bierno. En abril de 2015, el si­tio in­for­mó que la po­li­cía fe­de­ral ha­bía ma­ta­do a 16 ci­vi­les a ini­cios de ese año en Apat­zin­gán, una ciu­dad en el cen­tro de Mé­xi­co. Se­gún se di­ce, El Uni­ver­sal, un pe­rió­di­co no­ta­ble, se ha­bría ne­ga­do a pu­bli­car el re­por­ta­je. Che­quea­do, el pri­mer si­tio de ve­ri­fi­ca­ción de da­tos de La­ti­noa­mé­ri­ca, aver­güen­za tan­to a la iz­quier­da co­mo a la de­re­cha. Ha de­nun­cia­do que la cam­pa­ña elec­to­ral de Mauricio Macri, aho­ra pre­si­den­te de cen­tro­de­re­cha de Ar­gen­ti­na, re­ci­bió con­tri­bu­cio­nes de em­pre­sas que ha­bían ga­na­do con­tra­tos con el go­bierno en Bue­nos Ai­res cuan­do era al­cal­de. Tam­bién re­ve­ló que las com­pa­ñías cons­truc­to­ras en el cen­tro de la in­ves­ti­ga­ción de co­rrup­ción La­va Ja­to en Bra­sil ha­bían ga­na­do al menos US$9.600 mi­llo­nes en con­tra­tos so­bre­va­lo­ra­dos en Ar­gen­ti­na du­ran­te los an­te­rio­res go­bier­nos iz­quier­dis­tas de Cris­ti­na

Fernández de Kirch­ner y de su es­po­so, Nés­tor

Kirch­ner. En 2015,

Che­quea­do fue el pri­mer me­dio de co­mu­ni­ca­ción en Amé­ri­ca La­ti­na en com­pro­bar da­tos du­ran­te un de­ba­te sobre las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les mien­tras ocu­rría. "Nues­tro ob­je­ti­vo es au­men­tar el cos­to de la men­ti­ra", in­di­ca su fun­da­do­ra, Laura Zom­mer. En Bra­sil, la ma­yo­ría de las de­nun­cias de La­va Ja­to han si­do pre­sen­ta­das a los prin­ci­pa­les pe­rió­di­cos por los fis­ca­les. Los nue­vos me­dios se en­fo­can en te­mas re­le­ga­dos. Jo­ta ana­li­za mi­nu­cio­sa­men­te el po­der ju­di­cial; Ne­xo se es­pe­cia­li­za en pe­rio­dis­mo acla­ra­to­rio con mu­chos grá­fi­cos y cro­no­gra­mas. Agên­cia Pú­bli­ca, que se cen­tra en los de­re­chos hu­ma­nos, ha re­ve­la­do el abu­so de jó­ve­nes ne­gros en las fa­ve­las por par­te de la po­li­cía y un acuer­do se­cre­to en­tre el go­bierno y las com­pa­ñías mi­ne­ras pa­ra re­te­ner las in­dem­ni­za­cio­nes a las fa­mi­lias de 17 personas que mu­rie­ron des­pués de que una re­pre­sa co­lap­sa­ra en 2015.

Las em­pre­sas emer­gen­tes es­tán pro­vo­can­do cam­bios. Cuan­do Ani­mal Po­lí­ti­co, un si­tio web, acu­só al ex gobernador de Veracruz de des­viar mi­llo­nes de dó­la­res a com­pa­ñías fan­tas­mas, és­te hu­yó de Mé­xi­co. Des­pués de una per­se­cu­ción de seis me­ses en al menos tres con­ti­nen­tes, fue cap­tu­ra­do en Gua­te­ma­la y se en­fren­ta a un jui­cio. Las pu­bli­ca­cio­nes di­gi­ta­les tam­bién in­ter­vi­nie­ron en una gran re­for­ma en Ar­gen­ti­na. Fue en par­te gra­cias a sus es­fuer­zos que el pro­yec­to de ley pa­ra des­pe­na­li­zar el abor­to fue apro­ba­do el mes pa­sa­do por la Cá­ma­ra Ba­ja.

Las primicias han traí­do elo­gios, in­clu­yen­do una par­ti­ci­pa­ción en un pre­mio Pu­lit­zer pa­ra Aris­te­gui No­ti­cias y Con­nec­tas de Co­lom­bia por su pa­pel en las de­nun­cias sobre los Panama Pa­pers, que re­ve­ló la eva­sión fis­cal de personas po­de­ro­sas de to­do el mun­do. No obs­tan­te, tam­bién han traí­do re­pre­sa­lias. De los 14 pe­rio­dis­tas ase­si­na­dos en Mé­xi­co el año pa­sa­do, ca­si to­dos tra­ba­ja­ban pa­ra me­dios in­de­pen­dien­tes. Ca­si la mi­tad de los 100 edi­to­res en­cues­ta­dos por Sem­braMe­dia di­jo que miem­bros de su per­so­nal ha­bían si­do ame­na­za­dos o chan­ta­jea­dos, y más de la mi­tad de esos me­dios ha­bía per­di­do pau­tas pu­bli­ci­ta­rias.

LA NUE­VA GE­NE­RA­CIÓN DE PE­RIO­DIS­TAS HA PRO­VO­CA­DO AL­GU­NAS PRIMICIAS IM­PRE­SIO­NAN­TES.

Lu­char con­tra las no­ti­cias fal­sas es una con­sig­na de los nue­vos me­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.