IN­TE­LI­GEN­CIA AR­TI­FI­CIAL: ASOM­BRO Y TE­MOR

Summa - - Escala Corporativa -

Las no­ti­cias sobre el avan­ce de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) asom­bran y ate­mo­ri­zan ca­si por igual. So­lo hay que re­vi­sar los pe­rió­di­cos y por­ta­les de in­ter­net pa­ra ve­ri­fi­car el cre­cien­te im­pac­to de sus apli­ca­cio­nes y la cas­ca­da de reacciones que ge­ne­ra ca­da ade­lan­to. La se­ma­na pa­sa­da, el pro­yec­to Ope­nAI Fi­ve, ba­sa­do en IA, ven­ció por primera vez a ju­ga­do­res ex­per­tos del fa­mo­so vi­deo­jue­go Do­ta 2. En Reino Uni­do, una com­pa­ñía lo­gró que la AI apren­die­ra a ma­ne­jar un au­to­mó­vil en vein­te mi­nu­tos, tras las en­se­ñan­zas de un pro­fe­sor. Mien­tras tan­to, en Es­pa­ña, la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Va­len­cia re­ve­la­ba un sis­te­ma ca­paz de es­ti­mar el "ni­vel de cu­rio­si­dad" de los tu­ris­tas y pro­po­ner "re­co­men­da­cio­nes per­so­na­li­za­das" de nue­vos des­ti­nos. Es­te úl­ti­mo apor­te, sin du­da, se­ría de gran uti­li­dad pa­ra nues­tros even­tos en los lu­ga­res más exó­ti­cos e ins­pi­ra­do­res del mun­do, con la vista pues­ta en Ba­li, Egip­to y Ma­rrue­cos co­mo pró­xi­mos pa­sos.

Sin em­bar­go, no to­dos son elo­gios en el imparable desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. In­clu­so el ge­nial pro­fe­sor Step­hen Haw­king di­jo hace unos años que su per­fec­cio­na­mien­to po­dría sig­ni­fi­car "el fin de la ra­za hu­ma­na". En el mis­mo sen­ti­do, hoy mi­llo­nes de personas creen que los ro­bots le qui­ta­rán sus em­pleos, lo que su­pues­ta­men­te les con­de­na­ría a vi­vir peor.

Las nue­vas tec­no­lo­gías, co­mo ya se sa­be, no son ni bue­nas ni ma­las. En­ten­der el mun­do en el que nos mo­ve­mos y ga­ran­ti­zar unas nor­mas éti­cas bá­si­cas re­sul­tan ta­reas fun­da­men­ta­les pa­ra con­ju­rar cual­quier des­via­ción que aten­te con­tra el pro­pio ser hu­mano. Pe­ro, mien­tras nos pre­pa­ra­mos, no ca­ben di­la­cio­nes pa­ra un fu­tu­ro que ya es­tá aquí.

Fren­te a la pér­di­da in­de­te­ni­ble de em­pleos, no hay es­pa­cio pa­ra el pá­ni­co, sino pa­ra la an­ti­ci­pa­ción. Hay cien­tos de nue­vos per­fi­les y pro­fe­sio­nes, sur­gi­dos al ca­lor del avan­ce tec­no­ló­gi­co, que es­pe­ran por su in­cor­po­ra­ción a los pla­nes uni­ver­si­ta­rios. ¿Va­mos bien en ese camino?

An­te la pro­ba­bi­li­dad de que nues­tra jor­na­da la­bo­ral se re­duz­ca a la mi­tad, em­pre­sas, go­bier­nos, or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les y to­dos no­so­tros de­be­mos en­fo­car­nos en re­con­du­cir los drás­ti­cos cam­bios que vie­nen. Edu­ca­ción, se­gu­ri­dad so­cial, ocio y tu­ris­mo, en­tre mu­chos otros sec­to­res, ten­drán que adap­tar­se a nue­vas for­mas de or­ga­ni­za­ción si pre­ten­de­mos que la im­pron­ta tec­no­ló­gi­ca ge­ne­re pro­gre­so y no caos. Jack Welch, el em­pre­sa­rio que rein­ven­tó la com­pa­ñía Ge­ne­ral Elec­tric, sen­ten­ció una gran ver­dad sobre el im­pac­to tec­no­ló­gi­co: "Cam­bia antes de que ten­gas que ha­cer­lo". ¿Có­mo va­mos en ello?

AU­TO­MA­TI­ZA­CIÓN E IN­TE­LI­GEN­CIA AR­TI­FI­CIAL SON DOS RE­TOS, PE­RO TAM­BIÉN DOS OPOR­TU­NI­DA­DES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.