Ha­cia una re­gión más eco­ami­ga­ble y res­pon­sa­ble

Summa - - Contenido - POR Ca­ro­li­na Ba­rran­tes, Luis Ba­tis­ta, Jenny Lo­zano y Loi­da Mar­tí­nez

Ca­da uno de los paí­ses en Amé­ri­ca Cen­tral su­ma es­fuer­zos en di­fe­ren­tes cam­pos pa­ra con­ver­tir a la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial en un pilar de sus so­cie­da­des.

CA­DA PAÍS DE AMÉ­RI­CA CEN­TRAL SU­MA ES­FUER­ZOS EN DI­FE­REN­TES CAM­POS PA­RA CON­VER­TIR A LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD SO­CIAL EM­PRE­SA­RIAL EN UN PILAR DE SUS SO­CIE­DA­DES.

Co­men­zó con es­fuer­zos ais­la­dos de com­pa­ñías que pre­ten­dían com­pen­sar el im­pac­to de sus ope­ra­cio­nes. Hoy la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial tie­ne to­do un mar­co de pla­nea­ción y eje­cu­ción sos­te­ni­ble. Las po­lí­ti­cas del sec­tor se es­tán orien­tan­do a ayu­dar a cum­plir con los 17 ob­je­ti­vos de desa­rro­llo sos­te­ni­ble, asu­mi­do por la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das en 2015 pa­ra la re­duc­ción de la po­bre­za, la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te y la igual­dad de gé­ne­ro, en­tre otros as­pec­tos. Es­to den­tro de una es­truc­tu­ra que com­pe­te a to­dos los ac­to­res de la so­cie­dad, no so­lo a sec­to­res es­pe­cí­fi­cos. In­clu­so, se pro­mue­ve que, po­co a po­co, se in­vo­lu­cren las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, me­dian­te las lla­ma­das ca­de­nas de va­lor, se­gún co­men­ta Mar­tin Wal­ter, coor­di­na­dor téc­ni­co de la Red In­te­graR­SE, alian­za de or­ga­ni­za­cio­nes pri­va­das que apo­yan la RSE en la re­gión.

La va­rie­dad de ac­cio­nes res­pon­sa­bles que se apli­can es am­plia, pe­ro vi­sua­li­za­re­mos las nue­vas ten­den­cias pre­do­mi­nan­tes en ca­da na­ción.

Ha­cia la trans­pa­ren­cia y ca­li­dad

La RSE en Gua­te­ma­la es en­ten­di­da co­mo una fi­lo­so­fía con vi­sión de lar­go pla­zo en una ges­tión de tri­ple uti­li­dad, con im­pac­to en tres gran­des áreas: la so­cie­dad, el me­dioam­bien­te y la eco­no­mía.

A par­tir de esos ejes se desa­rro­llan di­ver­sas ac­cio­nes, una de ellas es­tá vin­cu­la­da con prác­ti­cas an­ti­co­rrup­ción y otra a la ca­de­na de va­lor, es­ta­ble­cien­do ni­ve­les de cum­pli­mien­to pa­ra los pro­vee­do­res.

“La prin­ci­pal de­man­da de la so­cie­dad gua­te­mal­te­ca es que las em­pre­sas si­gan prin­ci­pios éti­cos, de trans­pa­ren­cia y an­ti­co­rrup­ción. En es­te sen­ti­do, más de 40 se han ve­ni­do pre­pa­ran­do en la nor­ma ISO 37001 que es la an­ti­so­borno”, ase­gu­ra Juan Pa­blo Mo­ra­ta­ya, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Cen­traR­SE, con más de 100 afi­lia­dos. En ma­te­ria am­bien­tal, las ac­cio­nes es­tán en­ca­mi­na­das a la pre­ven­ción de desas­tres y

5% AU­MEN­TA CA­DA AÑO LA IN­VER­SIÓN DE LAS EM­PRE­SAS A LOS PRO­GRA­MAS

DE RSE, DE ACUER­DO CON CEN­TRAR­SE.

el cam­bio cli­má­ti­co. En ese ám­bi­to se in­clu­yen to­dos los pro­yec­tos del uso efi­cien­te de los re­cur­sos que es­tán im­ple­men­tan­do las em­pre­sas.

Con la pa­sa­da erup­ción del vol­cán de Fue­go, Cen­traR­SE fue la en­ti­dad en­car­ga­da de ar­ti­cu­lar y ca­na­li­zar ayu­das pri­va­das da­das pa­ra la emer­gen­cia. Esa or­ga­ni­za­ción, con el apo­yo de BAC Cre­do­ma­tic, creó un me­ca­nis­mo pa­ra re­co­lec­ción de fon­dos y has­ta la fe­cha han al­can­za­do más de un mi­llón de quet­za­les que se des­ti­na­rán a ac­cio­nes de re­cons­truc­ción en las zo­nas afec­ta­das por la

erup­ción, con mu­cho én­fa­sis en in­fra­es­truc­tu­ra es­co­lar.

La di­men­sión so­cial tam­bién tie­ne su es­pa­cio. Se es­tán ha­cien­do gran­des es­fuer­zos en el te­ma de de­re­chos hu­ma­nos y, por ejem­plo, las em­pre­sas es­tán tra­ba­jan­do pa­ra ga­ran­ti­zar el cum­pli­mien­to de las ga­ran­tías de su equi­po de tra­ba­jo. El go- bierno gua­te­mal­te­co in­clu­so da­rá un re- co­no­ci­mien­to a to­das las que con­tra­ten a personas de gru­pos vul­ne­ra­bles.

Apues­ta por la sos­te­ni­bi­li­dad

En Hon­du­ras tam­bién es in­cre­men­tal la to­ma de con­cien­cia sobre el im­pac­to po­si­ti­vo de la RSE. Ca­da vez son más las or­ga­ni­za­cio­nes que apli­can prác­ti­cas sos­te­ni­bles en los al­re­de­do­res de sus ins­ta­la­cio­nes y a ni­vel in­terno, co­mo un ins­tru­men­to de desa­rro­llo.

Cien em­pre­sas es­tán aso­cia­das a la Fun­da­ción Hon­du­re­ña de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial (FUNDAHRSE), nú­me­ro que au­men­ta año tras año por lí­de­res que desean fo­men­tar el cre­ci­mien­to de sus co­la­bo­ra­do­res y de las co­mu­ni­da­des be­ne­fi­cia­das con sus pro­yec­tos.

Un eje cen­tral de las cam­pa­ñas im­pul­sa­das es la eje­cu­ción de pro­gra­mas de pre­ven­ción de desas­tres, de­bi­do a la al­ta vul­ne­ra­bi­li­dad que tie­ne el te­rri­to­rio por los hu­ra­ca­nes o erup­cio­nes de vol­ca­nes. Tam­bién se abor­da el cui­da­do del me­dio am­bien­te y apo­yo a pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (Py­me) pa­ra que se en­la­cen y tra­ba­jen de la mano con las gran­des in­dus­trias.

Pe­se a los avan­ces, se re­co­no­ce que que­da mu­cho mar­gen de me­jo­ra. La red In­te­graR­SE ha iden­ti­fi­ca­do que el resguardo

de la pri­va­ci­dad de los da­tos, la in­no­va­ción y la mo­vi­li­dad en las ciu­da­des hon­du­re­ñas más im­por­tan­tes, ba­jo el con­cep­to “eco­ami­ga­bles”, si­guen sien­do re­tos en la ma­te­ria. Pa­na­má y Cos­ta Ri­ca ya tra­ba­jan en esas áreas por lo que pue­den ser­vir de mo­de­lo sobre ac­cio­nes a im­ple­men­tar.

MÁS DE US$633 MI­LLO­NES ANUA­LES IN­VIER­TE EL SEC­TOR PRI­VA­DO DE EL SAL­VA­DOR EN PRO­YEC­TOS CO­MU­NI­TA­RIOS, SE­GÚN DA­TOS DE 2013.

Por un cre­ci­mien­to so­cial

En El Sal­va­dor, se han in­ten­si­fi­ca­do ac­cio­nes con la in­ten­ción de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de la fuer­za la­bo­ral y de los ha­bi­tan­tes de co­mu­ni­da­des ale­da­ñas a las com­pa­ñías.

En la ac­tua­li­dad, se eje­cu­tan 12 cam­pa­ñas con ac­cio­nes es­tra­té­gi­cas pa­ra ha­cer sos­te­ni­ble esa ini­cia­ti­va, de acuer­do con da­tos de la Fun­da­ción Em­pre­sa­rial pa­ra la Ac­ción So­cial (FUNDEMAS).

En­tre las ac­ti­vi­da­des que rea­li­zan des­ta­can la me­sa de in­clu­sión la­bo­ral pa­ra personas con dis­ca­pa­ci­dad, el desa­rro­llo de la ca­pa­ci­dad em­pren­de­do­ra, re­des de jó­ve­nes pa­ra la crea­ción de una cul­tu­ra de paz y jor­na­das de pro­tec­ción al me­dio am­bien­te. Tam­bién se desa­rro­llan he­rra­mien­tas pa­ra me­dir los es­fuer­zos he­cho y se tra­ba­ja en la crea­ción de ma­nua­les y guías es­pe­cia­li­za­das. La par­ti­ci­pa­ción en es­tos es­pa­cios va­ría de acuer­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas de la or­ga­ni­za­ción y de los te­mas de su in­te­rés es­tra­té­gi­co.

Ca­be des­ta­car, que las Py­me es­tán in­cor­po­ran­do ac­cio­nes de RSE y sos­te­ni­bi­li­dad tras ser tes­ti­gos en primera fi­la del be­ne­fi­cio de la con­tri­bu­ción de las gran­des al desa­rro­llo y pro­gre­so de la pro­duc­ti­vi­dad.

Da­da sus ca­rac­te­rís­ti­cas, sus ejes cen­tra­les son la ecoe­fi­cien­cia, la me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da de los co­la­bo­ra­do­res y el pro­gre­so co­mu­nal, en­tre otros te­mas.

Es­pe­ran­za en me­dio de la cri­sis

La cri­sis so­cial que en­fren­ta Ni­ca­ra­gua des­de hace me­ses ha afec­ta­do a

em­pre­sas de to­dos los ta­ma­ños y cam­pos, co­mo las de tu­ris­mo y las MIPYME. Siem­pre han si­do vul­ne­ra­bles y aho­ra al­gu­nas de ellas has­ta se han vis­to obli­ga­das a sus­pen­der ope­ra­cio­nes. Eso es muy gra­ve si se to­ma en cuen­ta que son las que más tra­ba­jo ofre­cen, más o menos el 80%. No obs­tan­te, a pe­sar de la si­tua­ción, el gre­mio em­pre­sa­rial se ha uni­do pa­ra man­te­ner sus po­lí­ti­cas de RSE. Se han pro­nun­cia­do a fa­vor de la bús­que­da de so­lu­cio­nes in­clu­yen­tes y pa­cí­fi­cas, a la vez que apo­yan to­das las ini­cia­ti­vas pa­ra desa­rro­llar un diá­lo­go na­cio­nal, pe­ri sin asu­mir un rol de ac­tor po­lí­ti­co. Las ca­si 100 aso­cia­das a la Unión Ni­ca­ra­güen­se pa­ra la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial (UniR­SE), li­de­ran el ejem­plo.

“Las em­pre­sas es­tán lu­chan­do pa­ra po­der se­guir apor­tan­do al desa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co del país, pe­ro pa­ra su buen fun­cio­na­mien­to y el de la so­cie­dad en ge­ne­ral, tie­nen que exis­tir con­di­cio­nes mí­ni­mas que les per­mi­ta ju­gar su rol. Esas con­di­cio­nes son ga­ran­tías le­ga­les y de­mo­crá­ti­cas co­mo ba­se pa­ra el desa­rro­llo sos­te­ni­ble, jun­to con el cum­pli­mien­to de los de­re­chos hu­ma­nos”, afir­man en UniR­SE.

Em­pre­sa­rios ni­ca­ra­güen­ses con­si­de­ran que apli­car la RSE en tiem­pos de cri­sis pue­de dar gran­des re­sul­ta­dos, al lo­grar te­ner co­la­bo­ra­do­res, pro­vee­do­res y clien­tes más fie­les e in­clu­so co­mu­ni­da­des que se unen pa­ra de­fen­der sus ne­go­cios. Es­to que­dó ma­ni­fies­to du­ran­te re­cien­tes ata­ques con­tra co­mer­cios y su­per­mer­ca­dos don­de los clien­tes salieron en su de­fen­sa y has­ta les re­gre­sa­ron ar­tícu­los que les ha­bían ro­ba­do. “To­do eso de­mues­tra de que la RSE, hoy por hoy, ya es par­te de la vi­da de una em­pre­sa y de sus re­la­cio­nes con la so­cie­dad”, aco­ta el vo­ce­ro de UniR­SE.

Di­ver­si­dad e in­clu­sión co­mo opor­tu­ni­dad

Cos­ta Ri­ca es muy ac­ti­vo en la apli­ca­ción de po­lí­ti­cas de RSE en di­fe­ren­tes cam­pos. Es­to ha per­mi­ti­do que el te­ma de la in­clu­sión y di­ver­si­dad es­té ya en mar­cha, ga­ne te­rreno y for­me par­te de la agen­da em­pre­sa­rial. Los lí­de­res es­tán ca­da vez más “cons­cien­tes y com­pro­me­ti­dos” con la apli­ca­ción de po­lí­ti­cas in­clu­si­vas y han ido im­ple­men­tan­do ac­cio­nes de ma­ne­ra pau­la­ti­na, co­men­zan­do por abor­dar la igual­dad de gé­ne­ro, la con­tra­ta­ción de personas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad y el fo­men­to de am­bien­tes li­bres de dis­cri­mi­na­ción por orien­ta­ción se­xual, di­fe­ren­cias re­li­gio­sas o de con­di­ción eco­nó­mi­ca. Tam­bién abo­gan por la con­tra­ta­ción de personas re­fu­gia­das y brin­dan ca­pa­ci­ta­ción y tra­ba­jo a jó­ve­nes en con­di­ción vul­ne­ra­ble o con po­ca ex­pe­rien­cia, en­tre otras me­di­das. Vi­sua­li­zan el te­ma des­de el res­pe­to por los de­re­chos hu­ma­nos y el com­pro­mi­so con el país. Tam­bién lo ven co­mo una opor­tu­ni­dad, ya que te­ner una cul­tu­ra in­clu­si­va ge­ne­ra be­ne­fi­cios en su pro­duc­ti­vi­dad. “El cam­po es am­plio e in­vo­lu­cra una di­men­sión éti­ca de los re­cur­sos hu­ma­nos, res­pal­do al desafío eco­nó­mi­co del país y el la­do de los ne­go­cios por­que es­tá de­mos­tra­do que las em­pre­sas que ges­tio­nan la di­ver­si­dad co­mo un va­lor en su per­so­nal y tie­nen pro­gra­mas de in­clu­sión son más pro­duc­ti­vas, crea­ti­vas, ge­ne­ran más in­no­va­ción y tie­nen menos ro­ta­ción y au­sen­tis­mo de per­so­nal. Es una cues­tión de dig­ni­dad hu­ma­na, pe­ro tam­bién de éxi­to en los ne­go­cios”, ex­pli­ca Eri­ka Li­na­res, di­rec­to­ra de la Di­men­sión So­cial de la Alian­za Em­pre­sa­rial pa­ra el Desa­rro­llo (AED). “En Cos­ta Ri­ca hay mu­chos desafíos por com­pren­der. Hay mu­chas y bue­nas prác­ti­cas, com­pa­ñías que com­ba­ten la po­bre­za y apo­yan a los mi­gran­tes y múl­ti­ples vías de en­tra­da. Es­ta­mos en la ru­ta co­rrec­ta, hay ma­yor con­cien­cia y com­pro­mi­so, lo

100 EM­PRE­SAS ES­TÁN ASO­CIA­DAS A LA FUN­DA­CIÓN HON­DU­RE­ÑA DE RES­PON­SA­BI­LI­DAD SO­CIAL EM­PRE­SA­RIAL (FUNDAHRSE).

úni­co es que es­tas ac­cio­nes se ven más en em­pre­sas gran­des y en trans­na­cio­na­les”, aco­ta Li­na­res.

No obs­tan­te, ne­go­cios pe­que­ños y me­dia­nos es­tán in­cre­men­tan­do es­fuer­zos pa­ra vin­cu­lar­se a la RSE vía en­ca­de­na­mien­tos de va­lor que es­tán for­man­do com­pa­ñías gran­des y que pro­mue­ven mejoras en sus pro­vee­do­res, por ejem­plo.

Com­pro­mi­so con el mun­do

Pa­na­má re­con­fir­mó su com­pro­mi­so de sen­si­bi­li­zar a su po­bla­ción y al sec­tor pri­va­do sobre la ne­ce­si­dad de im­pul­sar ac­cio­nes res­pon­sa­bles de ín­do­le so­cial, eco­nó­mi­ca y am­bien­tal en su te­rri­to­rio. Ofi­cial­men­te, se es­ta­ble­ció el mes de ju­lio co­mo el de­di­ca­do a los ci­ta­dos 17 Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, in­sis­tien­do en que to­dos los ac­to­res de­ben in­vo­lu­crar­se pa­ra al­can­zar las me­tas. “El cum­pli­mien­to de la Agen­da 2030 no es un asun­to de go­bierno, es un asun­to del país. En es­te sen­ti­do, los em­pre­sa­rios desem­pe­ñan un pa­pel fun­da­men­tal a tra­vés de ac­cio­nes relacionadas a los pro­ce­sos y po­lí­ti­cas in­ter­nas de sus or­ga­ni­za­cio­nes, los pro­pios modelos de ne­go­cio o ac­cio­nes de RSE”, afir­ma Al­ci­bía­des Vás­quez, mi­nis­tro de Desa­rro­llo So­cial.

Los ob­je­ti­vos de la ONU brin­dan una nue­va pers­pec­ti­va pa­ra tra­du­cir las ne­ce­si­da­des y am­bi­cio­nes del mun­do en so­lu­cio­nes co­mer­cia­les que per­mi­ti­rán a las em­pre­sas ad­mi­nis­trar me­jor sus ries­gos, an­ti­ci­par la de­man­da de los con­su­mi­do­res y ac­ce­der de for­ma se­gu­ra a los re­cur­sos ne­ce­sa­rios, en­tre otros be­ne­fi­cios, mien­tras se pro­cu­ra un desa­rro­llo per­du­ra­ble e in­clu­si­vo.

“To­do es­tá plan­tea­do des­de el pun­to de vista de la sos­te­ni­bi­li­dad, de la im­por­tan­cia de pre­ser­var los re­cur­sos pa­ra que el pla­ne­ta y de me­jo­res modelos eco­nó­mi­cos. Si eso fa­lla, las em­pre­sas no van a ser via­bles, en­ton­ces les in­tere­sa in­tro­du­cir –des­de el prin­ci­pio– me­ca­nis­mos que ga­ran­ti­cen su res­pon­sa­bi­li­dad con el en­torno y ese pa­ra­dig­ma di­fe­ren­te de desa­rro­llo que les ase­gu­ra via­bi­li­dad de ca­ra al fu­tu­ro”, co­men­ta Fer­nan­do Hi­ral­do del Castillo, re­pre­sen­tan­te re­si­den­te ad­jun­to del Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo en Pa­na­má.

144 EM­PRE­SAS FOR­MAN PAR­TE DE LA ALIAN­ZA EM­PRE­SA­RIAL PA­RA EL DESA­RRO­LLO EN COS­TA RI­CA.

En El Sal­va­dor se eje­cu­tan en la ac­tua­li­dad 12 cam­pa­ñas de ín­do­le so­cial, de acuer­do con da­tos de la Fun­da­ción Em­pre­sa­rial pa­ra la Ac­ción So­cial (FUNDEMAS).

La re­gión im­pul­sa po­lí­ti­cas de in­clu­sión y di­ver­si­dad, las cua­les ya for­man par­te de la agen­da em­pre­sa­rial.

FUEN­TE: ES­TU­DIO DE OPI­NIÓN PÚ­BLI­CA DEL INS­TI­TU­TO DE REPU­TACIÓN EN BOS­TON:SON RE­SUL­TA­DOS DE UNA EN­CUES­TA APLI­CA­DA EN 15 PAÍ­SES QUE VA­LO­RA AS­PEC­TOS CO­MO OFER­TA DE PRO­DUC­TOS Y SER­VI­CIOS, IN­NO­VA­CIÓN, EN­TORNO DE TRA­BA­JO, IN­TE­GRI­DAD Y LI­DE­RAZ­GO. Los 17 ob­je­ti­vos de desa­rro­llo sos­te­ni­ble que asu­mió la ONU en 2015, bus­can la re­duc­ción de la po­bre­za, la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te y la igual­dad de gé­ne­ro, en­tre otros.

Las nue­vas ten­den­cias RSE se vi­sua­li­zan el im­pac­to en tres gran­des áreas: la so­cie­dad, el me­dioam­bien­te y la eco­no­mía.

La igual­dad de gé­ne­ro es uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos que im­pul­sa la ONU.

Las em­pre­sas han dan­do im­por­tan­tes pa­sos en te­mas co­mo la igual­dad de gé­ne­ro y la con­tra­ta­ción de personas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad.

Cen­traR­SE or­ga­ni­zó y ca­na­li­zó re­cur­sos otor­ga­dos por las em­pre­sas pa­ra la emer­gen­cia de la pa­sa­da erup­ción del Vol­cán de Fue­go en Gua­te­ma­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.