El prín­ci­pe fas­ti­dio­so

EL CA­PRI­CHO DE MUHAM­MAD BIN SAL­MAN ES­TÁ PER­JU­DI­CAN­DO A ARA­BIA SAU­DI­TA.

Summa - - Contenido - POR The Economist

El ca­pri­cho de Muham­mad Bin Sal­man es­tá per­ju­di­can­do a Ara­bia Sau­di­ta.

Elon Musk, un em­pren­de­dor vo­lu­ble, quie­re pri­va­ti­zar a Tes­la, su fir­ma de au­tos eléc­tri­cos. Eso le cos­ta­rá mi­les de mi­llo­nes. ¿En dón­de en­con­tra­rá el di­ne­ro pa­ra ha­cer­lo? El 13 de agos­to, Musk brin­dó la res­pues­ta: en Ara­bia Sau­di­ta, pro­ba­ble­men­te. Es un re­frán co­mún. Cuan­do los vi­sio­na­rios quie­ren que al­guien adi­ne­ra­do res­pal­de una pro­pues­ta au­daz, re­cu­rren a Muham­mad bin Sal­man, el prín­ci­pe he­re­de­ro quien di­ri­ge el Reino de Ara­bia Sau­di­ta, prós­pe­ro en pe­tró­leo. Has­ta aho­ra, se ha com­pro­me­ti­do con US$45.000 mi­llo­nes pa­ra un fon­do ja­po­nés de tec­no­lo­gía y pla­nea cons­truir una ciu­dad ul­tra­mo­der­na en el Mar Ro­jo con un cos­to de US$500.000 mi­llo­nes. Si el prín­ci­pe Muham­mad tam­bién quie­re in­ver­tir en au­tos eléc­tri­cos, ¿por qué no to­mar el di­ne­ro?

Un mo­ti­vo pa­ra ser precavido es que lo que el prín­ci­pe apor­ta, tam­bién lo pue­de re­ti­rar re­pen­ti­na­men­te. Es­te mes, des­pués de que el Mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Ca­na­dá tui­tea­ra que Ara­bia Sau­di­ta no de­bía en­ce­rrar a los di­si­den­tes pa­cí­fi­cos, una de­cla­ra­ción po­co usual pa­ra un po­lí­ti­co ca­na­dien­se, el prín­ci­pe Muham­mad se en­fu­re­ció. En lu­gar de ig­no­rar el

tweet, to­mó fuer­tes re­pre­sa­lias. Ara­bia Sau­di­ta ex­pul­só al em­ba­ja­dor ca­na­dien­se, sus­pen­dió el co­mer­cio

UN MO­TI­VO PA­RA SER PRECAVIDO ES QUE LO QUE EL PRÍN­CI­PE APOR­TA, TAM­BIÉN LO PUE­DE RE­TI­RAR RE­PEN­TI­NA­MEN­TE.

bi­la­te­ral, or­de­nó a los es­tu­dian­tes sau­di­tas que aban­do­na­ran las uni­ver­si­da­des ca­na­dien­ses y les in­di­có a los sau­díes en­fer­mos que evi­ta­ran las clí­ni­cas ca­na­dien­ses. Los me­dios es­ta­ta­les arre­me­tie­ron con­tra el his­to­rial de de­re­chos hu­ma­nos de Ca­na­dá y, a su vez, las re­des so­cia­les des­cri­bie­ron a Ca­na­dá co­mo una dis­to­pía de dro­ga­dic­tos. Musk, quien es mi­tad ca­na­dien­se, que­da ad­ver­ti­do.

La fu­ria del prín­ci­pe Muham­mad no le ha­rá mu­cho da­ño a Ca­na­dá. Úni­ca­men­te el 0,2% de sus ex­por­ta­cio­nes fue­ron en­via­das a Ara­bia Sau­di­ta el año pa­sa­do. El do­lor in­me­dia­to se­rá pa­de­ci­do por los es­tu­dian­tes sau­díes que de re­pen­te de­ben en­con­trar otra uni­ver­si­dad y por los pa­cien­tes sau­díes que de­ben bus­car otro lu­gar pa­ra tra­tar sus do­len­cias. A más lar­go pla­zo, la repu­tación de Ara­bia Sau­di­ta es la que prin­ci­pal­men­te se ve­rá afec­ta­da, y eso tie­ne consecuencias reales.

A los in­ver­sio­nis­tas les gus­ta la pre­vi­si­bi- li­dad. El prín­ci­pe Muham­mad brin­da lo opues­to. El año pa­sa­do, sin pre­vio avi­so, Ara­bia Sau­di­ta li­de­ró un blo­queo eco­nó­mi­co de Qa­tar que si­gue obs­ta­cu­li­zan­do el co­mer­cio en la re­gión. Me­ses más tar­de, co­mo par­te de una cam­pa­ña con­tra la co­rrup­ción, cien­tos de prín­ci­pes y mag­na­tes sau­di­tas fue­ron en­ce­rra­dos en un ho­tel de lu­jo en Riad has­ta que en­tre­ga­ron una gran par­te de sus ac­ti­vos. Sin du­da, al­gu­nos de ellos eran cul­pa­bles de al­go, pe­ro no hu­bo un pro­ce­so de­bi­do. Pa­ra los ex­tran­je­ros, pa­re­cía que los de­re­chos de pro­pie­dad en Ara­bia Sau­dí de­pen­dían del ca­pri­cho del prín­ci­pe.

De mu­chas ma­ne­ras, el prín­ci­pe Muham­mad es­tá tra­tan­do de cam­biar el Reino de Ara­bia Sau­di­ta pa­ra me­jor. Ha fle­xi­bi­li­za­do las res­tric­cio­nes re­li­gio­sas y so­cia­les: las mu­je­res sau­díes aho­ra pue­den con­du­cir y to­dos pue­den ir al ci­ne. Ha im­ple­men­ta­do re­for­mas eco­nó­mi­cas des­ti­na­das a que even­tual­men­te la eco­no­mía sau­di­ta de­je de de­pen­der del pe­tró­leo, y ha alen­ta­do a que las mu­je­res sau­di­tas sal­gan a tra­ba­jar. To­das es­tas me­di­das lo han he­cho po­pu­lar, es­pe­cial­men­te en­tre los jó­ve­nes y en­tre las mu­je­res.

SE HA COM­PRO­ME­TI­DO CON US$45.000 MI­LLO­NES PA­RA UN FON­DO JA­PO­NÉS

DE TEC­NO­LO­GÍA.

Apar­te del pe­tró­leo, el apor­te de otros sec­to­res a la eco­no­mía sau­di­ta es mí­ni­mo.

La bo­nan­za pe­tro­le­ra ha ser­vi­do pa­ra que Ara­bia Sau­di­ta in­vier­ta en su in­fra­es­truc­tu­ra.

El lu­jo es una de las mar­cas re­gis­tra­das en Ara­bia Sau­di­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.