Ru­ti­nas sa­lu­da­bles: una for­ma de ha­cer la vi­da me­jor

Summa - - Créditos - POR Ro­cío Ba­lles­te­ro

De­ci­sio­nes res­pon­sa­bles y pre­ven­ción son la cla­ve pa­ra re­du­cir la in­ci­den­cia y mor­ta­li­dad de en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el es­ti­lo de vi­da.

La vi­da mo­der­na es­tá ha­cien­do es­tra­gos en la con­di­ción de salud de mu­chas per­so­nas. En Amé­ri­ca La­ti­na, cua­tro de ca­da cin­co muer­tes son por cau­sa de en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el es­ti­lo de vi­da, co­mo las car­dio­vas­cu­la­res y res­pi­ra­to­rias, la dia­be­tes y las pro­du­ci­das por el uso ex­ce­si­vo de al­cohol o dro­gas.

Es­tos pa­de­ci­mien­tos cró­ni­cos son in­du­ci­dos por há­bi­tos co­mo el ta­ba­quis­mo, la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y ma­las prác­ti­cas ali­men­ti­cias y la fal­ta de sue­ño, prin­ci­pal­men­te, que sue­len de­ri­var en obe­si­dad, hi­per­ten­sión y otras com­pli­ca­cio­nes de salud. Por lo tan­to, en mu­chos de los ca­sos son po­si­bles de pre­ve­nir, si se lo­gra que las per­so­nas cam­bien di­chos com­por­ta­mien­tos y se ac­túa a tiem­po. ¡Ese es el gran re­to de los sis­te­mas, del per­so­nal mé­di­co y em­pre­sas afi­nes! Pa­ra cam­biar el pa­no­ra­ma, más del 50% de los pro­fe­sio­na­les de la salud abo­gan por des­ti­nar más tiem­po y re­cur­sos a la pre­ven­ción, se­gún los re­sul­ta­dos del es­tu­dio mun­dial Fu­tu­re Health In­dex 2017, co­mi­sio­na­do por Phi­lips. “Por ejem­plo, se pue­den evi­tar ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res o li­mi­tar su im­pac­to y pre­va­len­cia si­guien­do es­tra­te­gias, sim­ples y efi­ca­ces, pa­ra pro­mo­ver há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles, pa­ra­le­lo a re­co­no­cer los fac­to­res de ries­go, ha­cer un buen diag­nós­ti­co y ofre­cer un tra­ta­mien­to tem­prano a la ma­yo­ría de los pa­cien­tes”, Fa­bia Tet­te­roo-Bueno, li­der de ne­go­cio de Salud Per­so­nal, Phi­lips Amé­ri­ca La­ti­na. Ba­jo ese con­ven­ci­mien­to, la em­pre­sa ha adop­ta­do un en­fo­que in­te­gral pa­ra la aten­ción mé­di­ca, des­de la pre­ven­ción has­ta el tra­ta­mien­to de las con­di­cio­nes exis­ten­tes, la re­cu­pe­ra­ción y el cui­da­do con­ti­nuo de la salud des­de el ho­gar.

En el ca­so de la hi­per­ten­sión, otra de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes de los es­pe­cia­lis­tas es la ba­ja can­ti­dad de pa­cien­tes que es­tán cons­cien­tes de su con­di­ción: ape­nas el 57%, se­gún el Es­tu­dio Pros­pec­ti­vo de Epi­de­mio­lo­gía Ur­ba­na y Ru­ral (PURE). Ade­más, de ellos so­lo 53% re­ci­be tra­ta­mien­to y úni­ca­men­te el 30% pue­de de­cir que tie­ne su pre­sión ar­te­rial ba­jo con­trol.

DE­CI­SIO­NES RES­PON­SA­BLES Y PRE­VEN­CIÓN SON LA CLA­VE PA­RA RE­DU­CIR LA IN­CI­DEN­CIA Y MOR­TA­LI­DAD DE EN­FER­ME­DA­DES RE­LA­CIO­NA­DAS CON EL ES­TI­LO DE VI­DA.

“La hi­per­ten­sión ge­ne­ra un es­ta­do de salud in­fe­rior y em­peo­ra, sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, los pro­ble­mas cardíacos. Tra­tar­la a tra­vés de la educación y re­cur­sos adi­cio­na­les po­dría te­ner un enor­me im­pac­to en la con­di­ción ge­ne­ral de mu­chas per­so­nas”, ase­gu­ra Tet­te­roo-Bueno. Con res­pec­to a la dia­be­tes, da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud de­mues­tran que uno de ca­da do­ce la­ti­noa­me­ri­ca­nos la pa­de­ce, es de­cir, más de 62 mi­llo­nes de per­so­nas. A ese rit­mo, en el 2040 ha­brá 110 mi­llo­nes de per­so­nas con dia­be­tes en la re­gión, en­fer­me­dad que re­du­ce de for­ma im­por­tan­te la es­pe­ran­za de vi­da y su ca­li­dad –se es­ti­ma que los dia­bé­ti­cos tie­nen de dos a tres ve­ces más pro­ba­bi­li­da­des de te­ner dis­ca­pa­ci­da­des que los pa­cien­tes li­bres de ella–.

La pre­ven­ción es esen­cial

An­te la cre­cien­te in­ci­den­cia de es­tas en­fer­me­da­des, las de­ci­sio­nes per­so­na­les co­bran es­pe­cial re­le­van­cia, así co­mo los in­cen­ti­vos del en­torno.

“Co­mer sano y man­te­ner un ré­gi­men de ejer­ci­cio ade­cua­do son dos co­sas que la ma­yo­ría de las per­so­nas pue­de ha­cer pa­ra lle­var una vi­da sa­na. Sin em­bar­go, a ve­ces es más di­fí­cil de lo que pa­re­ce. Con tan­ta in­for­ma­ción y con­se­jos dis­po­ni­bles, los pa­cien­tes pue­den sen­tir­se abru­ma­dos e in­se­gu­ros al mo­men­to de to­mar de­ci­sio­nes. Por eso cree­mos que es im­por­tan­te ge­ne­rar un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en las ru­ti­nas dia­rias y en el cui­da­do de la salud des­de el ho­gar, pro­por­cio­nan­do la tec­no­lo­gía ade­cua­da pa­ra que las per­so­nas pue­dan cum­plir sus me­tas de bie­nes­tar”, des­ta­ca Tet­te­roo-Bueno..

4 DE CA­DA 5 MUER­TES EN AMÉ­RI­CA LA­TI­NA SON POR EN­FER­ME­DA­DES RE­LA­CIO­NA­DAS AL

ES­TI­LO DE VI­DA.

Ce­pi­llo den­tal eléc­tri­co de la línea So­ni­ca­re.

Sus ju­gue­ras es­tán di­se­ña­das pa­ra ex­traer más ju­go de las fru­tas y ver­du­ras.

La Airfryer per­mi­te freir ali­men­tos sin usar acei­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.