Desafío con­tra los cré­di­tos tra­di­cio­na­les

PE­SE A QUE LA VEN­TA DE VEHÍCU­LOS EN CEN­TROA­MÉ­RI­CA SE HA DES­ACE­LE­RA­DO, CRE­DIQ –BRA­ZO FI­NAN­CIE­RO DEL GRU­PO Q– SI­GUE GA­NAN­DO TE­RRENO Y AHO­RA ES­PE­RA RE­VO­LU­CIO­NAR EL MER­CA­DO CON UNA NUE­VA SOLUCIÓN DE REN­TING.

Summa - - Negocios -

¿Le gus­ta­ría que una cuo­ta men­sual fi­ja le per­mi­ta ac­ce­der a un au­to nue­vo, po­der cam­biar­lo en un pla­zo de dos a cua­tro años y des­preo­cu­par­se de los gas­tos aso­cia­dos, des­de el pa­go de mar­cha­mo has­ta los se­gu­ros y el man­te­ni­mien­to? Eso es par­te de lo que ofre­ce una in­no­va­do­ra op­ción de ren­ting que lan­za­rá Cre­diQ a par­tir de es­te mes de no­viem­bre, con la me­ta de in­cre­men­tar su co­lo­ca­ción de cré­di­tos en­tre un 10% y 12%. “Des­de ha­ce 18 me­ses, el ne­go­cio au­to­mo­triz es­tá más len­to en to­dos los paí­ses, por di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias, y que­re­mos apo­yar a los clien­tes pa­ra que ten­gan la opor­tu­ni­dad de ad­qui­rir un au­to fi­nan­cia­do, tan­to con fa­ci­li­da­des en pla­zos y pri­mas, co­mo con es­ta figura, que ha si­do un éxi­to en mer­ca­dos más desa­rro­lla­dos. En la re­gión ya exis­te el ren­ting, pe­ro muy orien­ta­do ha­cia el sec­tor de flo­tas em­pre­sa­ria­les; la no­ve­dad es que lo es­ta­mos di­ri­gien­do tam­bién a los in­di­vi­duos y a un per­fil de clien­te más jo­ven”, co­men­ta Mau­ri­cio Has­bun, di­rec­tor eje­cu­ti­vo re­gio­nal. El cri­te­rio del equi­po ge­ren­cial es que la em­pre­sa de­be adap­tar­se a una in­mi­nen­te trans­for­ma­ción del sec­tor, an­te ten­cir­cu­la­ción den­cias pro­ta­go­ni­za­das por los vehícu­los eléc­tri­cos y au­tó­no­mos, otras op­cio­nes de trans­por­te pú­bli­co y pla­ta­for­mas co­mo Uber y un im­por­tan­te gru­po de Mi­llen­nials, prin­ci­pal­men­te, que no tie­ne en­tre sus as­pi­ra­cio­nes la po­se­sión de un au­to pro­pio.

“Cree­mos que la per­cep­ción de las per­so­nas ha ve­ni­do cam­bian­do. Na­die quie­re con­ser­var un au­to por 10 o 15 años y en­tre los con­duc­to­res jó­ve­nes el valor de que el bien es­té a su nom­bre ya no es tan fuer­te. Les es más atrac­ti­vo pa­gar una cuo­ta fi­ja, de­du­ci­ble de im­pues­tos, que les per­mi­te usar un vehícu­lo nue­vo por pla­zos pre­de­ter­mi­na­dos de dos, tres o cua­tro años, com­ple­ta­men­te ase­gu­ra­do, y cam­biar­lo por otro mo­de­lo al ven­ci­mien­to del con­tra­to. Ade­más, ob­tie­nen be­ne­fi­cios adi­cio­na­les, co­mo GPS, pa­go de los de­re­chos de –que en el ca­so cos­ta­rri­cen­se es un mon­to ele­va­do–, man­te­ni­mien­to y vehícu­lo sus­ti­tu­to cuan­do el su­yo de­ba en­trar a ta­ller”, ase­gu­ra Has­bun. De mo­men­to, se tra­ta de un plan pi­lo­to ex­clu­si­vo pa­ra Cos­ta Ri­ca, pe­ro es­pe­ra re­pli­car­lo en unos cua­tro me­ses en El Sal­va­dor y lue­go en Hon­du­ras y Ni­ca­ra­gua. “Te­ne­mos que pro­bar la acep­ta­ción del pro­duc­to, ha­cer ajus­tes y adap­tar­lo a las par­ti­cu­la­ri­da­des de ca­da pla­za, pe­ro el de­pó­si­to es bas­tan­te ba­jo y el clien­te que­da bien cu­bier­to, por lo que con­fia­mos en que se­rá una opor­tu­ni­dad im­por­tan­te de ne­go­cios. Ade­más, es­ta­mos se­gu­ros de que el mer­ca­do ex­pe­ri­men­ta­rá un pro­ce­so de sus­ti­tu­ción pau­la­tino ha­cia es­te ti­po de es­que­mas y nos es­ta­mos pre­pa­ran­do pa­ra ello. En una se­gun­da eta­pa, po­dría­mos con­tem­plar su apli­ca­ción en el ne­go­cio de au­tos usa­dos”, aña­de el eje­cu­ti­vo.

Otra línea del ne­go­cio

Pa­ra su cre­ci­mien­to, la or­ga­ni­za­ción tam­bién le es­tá apos­tan­do al fi­nan­cia­mien­to de au­tos usa­dos de las mar­cas dis­tri­bui­das por Gru­poQ, que en sus mer­ca­dos se ven­den en ma­yor o igual pro­por­ción que los

0 km, con ex­cep­ción de Cos­ta Ri­ca, el país que re­pre­sen­ta la mi­tad de sus co­lo­ca­cio­nes re­gio­na­les des­de que ini­ció ope­ra­cio­nes, en 2005.

“El seg­men­to de usa­dos aquí su­ma so­lo el 25% de los prés­ta­mos otor­ga­dos, pe­ro se mue­ve y es­tá muy ac­ti­vo. De he­cho, aun­que la com­pra de vehícu­los nue­vos ha caí­do un 13%, he­mos lo­gra­do que nues­tra car­te­ra man­ten­ga un cre­ci­mien­to de dos dí­gi­tos, aun­que no com­pa­ra­ble con los ni­ve­les re­gis­tra­dos del 2011 al 2016. La arren­da­do­ra tam­bién va bien. La ex­pli­ca­ción es que he­mos di­ver­si­fi­ca­do y so­mos muy agre­si­vos con la ofer­ta y va­rie­dad de ti­pos de fi­nan­cia­mien­to. Tam­bién ha con­tri­bui­do el in­cre­men­to en la par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do de la mar­ca Che­vro­let que ha rea­li­za­do es­fuer­zos re­no­van­do mo­de­los y am­plian­do la línea de pro­duc­tos”, de­ta­lla Erick Abar­ca, ge­ren­te ge­ne­ral de Cre­diQ en Cos­ta Ri­ca.

Ci­ta otra de­ci­sión acer­ta­da: su en­fo­que en las pyme y pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes, don­de co­lo­ca cer­ca del 50% de sus re­cur­sos. “Eran ni­chos des­aten­di­dos por las en­ti­da­des ban­ca­rias y el sis­te­ma fi­nan­cie­ro tra­di­cio­nal y se han con­ver­ti­do en pi­la­res de nues­tra ope­ra­ción”, ase­gu­ra el di­rec­ti­vo, quien anun­cia otro im­por­tan­te cam­bio pró­xi­mo: mi­grar a ser­vi­cios de co­rre­ta­je, lo que le per­mi­ti­ría es­co­ger en­tre co­ber­tu­ras de cual­quier com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra, en las con­di­cio­nes más con­ve­nien­tes pa­ra ca­da clien­te.

Te­rreno ines­ta­ble

Al ana­li­zar las ope­ra­cio­nes país por país, la com­pa­ñía re­co­no­ce un pa­no­ra­ma com­ple­jo pa­ra el 2019, por el im­pac­to de pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, políticos y so­cia­les

“Es­te es un ne­go­cio de con­fian­za y ne­ce­si­ta­mos que el con­su­mi­dor re­co­bre se­gu­ri­dad so­bre el en­torno pa­ra que es­té dis­pues­to a in­ver­tir y com­prar, en vez de pos­po­ner pla­nes o man­te­ner­se a la ex­pec­ta­ti­va”, des­ta­ca Mau­ri­cio Has­bun. Y es aún más es­pe­cí­fi­co: “En Cos­ta Ri­ca es­ta­mos aten­tos de lo que su­ce­da con el pa­que­te fis­cal, que so­lo de apro­bar­se per­mi­ti­rá un res­pi­ro. En Ni­ca­ra­gua de­pen­de­mos de que vuel­va a ha­ber es­ta­bi­li­dad y en El Sal­va­dor, de lo que pa­se con las elec­cio­nes. Allí he­mos lo­gra­do cre­cer por en­ci­ma del pro­me­dio de la in­dus­tria, im­pul­sa­dos por el ne­go­cio de au­tos usa­dos. De mo­men­to, Hon­du­ras mues­tra los me­jo­res nú­me­ros y es­pe­ra­mos otro año po­si­ti­vo y de ex­pan­sión, con me­no­res in­ci­den­tes de la par­te po­lí­ti­ca”. Ni­ca­ra­gua es su ope­ra­ción más pe­que­ña y jo­ven –arran­có en no­viem­bre de 2016– por la que la caí­da de ese mer­ca­do no le afec­ta tan­to en su pro­gre­so glo­bal, pe­ro sí en tér­mi­nos de una du­pli­ca­ción de la mo­ra lo­cal. “Ve­nía­mos ha­cien­do transac­cio­nes a buen rit­mo pa­ra el ta­ma­ño del mer­ca­do, pe­ro aho­ra hay un te­ma de ries­go ope­ra­ti­vo y po­lí­ti­co im­por­tan­te. An­te el des­em­pleo y cie­rre de mu­chas em­pre­sas de­di­ca­das al tu­ris­mo y otras ac­ti­vi­da­des cla­ves, cer­ca del 20% de nues­tros clien­tes, en es­pe­cial pyme, es­tán te­nien­do pro­ble­mas pa­ra sa­lir ade­lan­te. Co­mo nues­tra fi­lo­so­fía es crear re­la­cio­nes a lar­go pla­zo, op­ta­mos por con­ce­der pró­rro­gas y ba­jar cuo­tas, pe­ro esas ayu­das em­pie­zan a ven­cer en el pri­mer tri­mes­tre del pró­xi­mo año. Ahí es cuan­do me­di­re­mos el ver­da­de­ro im­pac­to de es­ta la­men­ta­ble cri­sis”, sos­tie­ne.

En­tre­tan­to, la com­pa­ñía no ce­sa­rá en sus es­fuer­zos de in­no­var en pro­duc­tos y re­pen­sar es­tra­te­gias pa­ra ade­lan­tar­se y adap­tar­se a los cam­bios de su in­dus­tria.

Par­te del gru­po de eje­cu­ti­vos de Cre­diQ (de iz­quier­da a de­re­cha): Mi­chael Mantilla, je­fe de Cré­di­to; Ber­nalSa­las, ge­ren­te de Cré­di­to y Co­bro; Erick Abar­ca, ge­ren­te ge­ne­ral de Cos­ta Ri­ca; Ol­man Ma­dri­gal, ge­ren­te de Se­gu­ros y Mau­ri­cio Has­bun, di­rec­tor eje­cu­ti­vo re­gio­nal.

Mau­ri­cio Has­bun, di­rec­tor eje­cu­ti­vo re­gio­nal y Erick Abar­ca, ge­ren­te ge­ne­ral de Cre­diQ en Cos­ta Ri­ca, con­fían en el éxi­to del ren­ting.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.