NEWFTA: Ca­na­dá se une al acuer­do co­mer­cial re­vi­sa­do de Amé­ri­ca del Nor­te

EL USMCA ES IN­FE­RIOR AL ACUER­DO QUE REMPLAZA.

Summa - - Créditos - POR The Eco­no­mist

El USMCA es in­fe­rior al acuer­do que remplaza.

Amé­ri­ca del Nor­te es “un lu­gar mu­cho más es­ta­ble de lo que era ayer”, de­cla­ró Jus­tin Tru­deau, pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá, el 1º de oc­tu­bre. Es­to de­bi­do a que el día an­te­rior, des­pués de me­ses de ne­go­cia­cio­nes, Ca­na­dá se unió al nue­vo acuer­do de li­bre co­mer­cio en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, que pre­ser­va am­plia­men­te al que tu­vie­ron por 24 años los tres paí­ses. El pre­si­den­te Do­nald Trump, quien to­mó po­se­sión ame­na­zan­do con des­ha­cer el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (NAF­TA), acor­dó ha­cer una mo­des­ta re­vi­sión del mis­mo. Ob­via­men­te, le dio un nue­vo nom­bre es­ta­dou­ni­den­se: Tra­ta­do Es­ta­dos Uni­dos-Mé­xi­co-Ca­na­dá (USMCA, por sus si­glas en in­glés). Es po­si­ble que pien­se que la feal­dad del nom­bre es una vir­tud. Es “muy lar­go e im­pro­nun­cia­ble pa­ra que cal­ce en un anun­cio de ata­que de 30 se­gun­dos”, de­no­tó un ana­lis­ta.

Fra­ca­sar en su unión al acuer­do al­can­za­do por par­te de Trump y el pre­si­den­te de Mé­xi­co En­ri­que Pe­ña Nie­to, que se dio el 27 de agos­to, ha­bría si­do un desas­tre pa­ra Ca­na­dá. Dos ter­cios del co­mer­cio de mer­can­cías, el equi­va­len­te a un ter­cio del PIB, lo tie­nen con su ve­cino del Sur. Los es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles an­te una rup­tu­ra hu­bie­ran si­do 130.000 tra­ba­ja­do­res de la in­dus­tria vehi­cu­lar ca­na­dien­se, la ma­yo­ría em­plea­dos en On­ta­rio. Sin un tra­ta­do re­gio­nal, el sec­tor de re­pues­tos pa­ra au­tos, que de­pen­de de las ca­de­nas de dis­tri­bu­ción trans­fron­te­ri­zas, hu­bie­ra co­lap­sa­do, di­ce Kris­tin Dzic­zek, del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Au­to­mo­tor en Mi­chi­gan. Ese ries­go aho­ra ha dis­mi­nui­do. El dó­lar ca­na­dien­se al­can­zó un al­za en cua­tro me­ses de 78 cen­ta­vos con la no­ti­cia del acuer­do.

Sin em­bar­go, Tru­deau es­ta­ba ex­pre­san­do ali­vio en lu­gar de en­tu­sias­mo. El acuer­do lle­gó des­pués de un rom­pi­mien­to de sus re­la­cio­nes con Trump. Es­to no da fin a los aran­ce­les que Es­ta­dos Uni­dos im­pu­so a las ex­por­ta­cio­nes de acero y alu­mi­nio de Ca­na­dá, Mé­xi­co y otros paí­ses. Tam­po­co aca-

LOS CAM­BIOS MÁS GRAN­DES EN EL NUE­VO ACUER­DO SON A LAS NOR­MAS QUE RI­GEN EL CO­MER­CIO VEHI­CU­LAR.

ba con la ame­na­za de que Es­ta­dos Uni­dos im­pon­drá más aran­ce­les por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad na­cio­nal. A di­fe­ren­cia de NAF­TA, USMCA es­ta­rá su­je­to a re­vi­sión por sus tres fir­man­tes ca­da seis años y po­drá ven­cer una dé­ca­da des­pués de ca­da re­vi­sión, si al­gu­na par­te así lo qui­sie­ra. Eso de­ja la su­per­vi­ven­cia a lar­go pla­zo de USMCA a mer­ced de la po­lí­ti­ca. Si los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio son una for­ma de de­sar­me co­mer­cial, USMCA im­plan­ta una es­pe­cie de por­ta­ción ocul­ta. Di­chas in­cer­ti­dum­bres po­drían re­for­zar la de­ter­mi­na­ción de Ca­na­dá y Mé­xi­co de di­ver­si­fi­car sus re­la­cio­nes co­mer­cia­les. Sin em­bar­go, USMCA lo ha­ce más di­fí­cil. Es­ta­ble­ce la ad­ver­ten­cia que si los fir­man­tes ne­go­cian tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio con eco­no­mías sin mer­ca­do pre­vio, el acuer­do po­dría ser res­cin­di­do. Eso es­tá di­se­ña­do pa­ra des­alen­tar­los a rea­li­zar con­ve­nio con Chi­na, so­bre to­do.

Los cam­bios más gran­des en el nue­vo acuer­do son a las nor­mas que ri­gen el co­mer­cio vehi­cu­lar, el cual fue acor­da­do con an­te­la­ción por Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. Es­to es un ar­ma de do­ble fi­lo. Cuan­do las nor­mas de USMCA en­tren ple­na­men­te en vi­gor, en el 2023, pa­ra cru­zar la fron­te­ra li­bre de im­pues­tos los ca­rros de­be­rán te­ner el 75% de su valor aña­di­do en Nor­tea­mé­ri­ca. Adi­cio­nal­men­te, has­ta un 40% ten­drá que ser pro­duc­to de tra­ba­ja­do­res que ga­nen al me­nos US$16 por ho­ra, en pro­me­dio, lo que prin­ci­pal­men­te afec­ta­rá a los ba­jos salarios de Mé­xi­co. Trump es­pe­ra que es­tas me­di­das im­pul­sen a los cons­truc­to­res de au­to­mó­vi­les de Nor­tea­mé­ri­ca a com­prar más par­tes den­tro de la re­gión y en­sam­blar más de los au­to­mó­vi­les en Es­ta­dos Uni­dos. No obs­tan­te, mu­chos de los pues­tos de tra­ba­jo y efec­ti­vo que Trump pre­di­ce ven­drán con el nue­vo acuer­do, po­drían ir tam­bién ha­cia los cons­truc­to­res de au­to­mó­vi­les ca­na­dien­ses.

Es­to so­lo su­ce­de­rá si los in­ver­sio­nis­tas se sien­ten se­gu­ros. Aun­que hay mu­cho que los pue­de ener­var. Una car­ta ad­jun­ta al acuer­do pro­te­ge a Ca­na­dá y Mé­xi­co en los ni­ve­les ac­tua­les de pro­duc­ción de las res-

LA ECO­NO­MÍA DE CA­NA­DÁ CRE­CE­RÁ EN UN 2% EL PRÓ­XI­MO

AÑO.

Jus­tin Tru­deau, pre­si­den­te de Ca­na­dá, fue el úl­ti­mo de unir­se al USMCA.

Do­nald Trump, pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, cum­plió con su pro­me­sa de re­ne­go­ciar un nue­vo tra­ta­do de li­bre co­mer­cio pa­ra Nor­tea­mé­ri­ca.

Uno de los gran­des be­ne­fi­cia­dos del nue­vo tra­ta­do es la in­dus­tria au­to­mo­triz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.