La pró­xi­ma re­ce­sión

LAS PO­LÍ­TI­CAS TÓ­XI­CAS Y BAN­COS CEN­TRA­LES LI­MI­TA­DOS PO­DRÍA HA­CER DI­FÍ­CIL EL EVI­TAR UNA PRÓ­XI­MA RE­CE­SIÓN.

Summa - - Créditos - POR The Eco­no­mist

Las po­lí­ti­cas tó­xi­cas y ban­cos cen­tra­les li­mi­ta­dos po­drían ha­cer di­fí­cil el evi­tar una pró­xi­ma re­ce­sión.

Ha­ce tan so­lo un año, el mun­do es­ta­ba dis­fru­tan­do de una ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca sin­cro­ni­za­da. En 2017, el cre­ci­mien­to se ace­le­ró en ca­da gran eco­no­mía avan­za­da, ex­cep­to Gran Bre­ta­ña, así co­mo en la ma­yo­ría de las emer­gen­tes. El co­mer­cio mun­dial es­ta­ba en al­za y Es­ta­dos Uni­dos en au­ge. La caí­da de Chi­na ha­cia una de­fla­ción ha­bía si­do re­pri­mi­da e in­clu­so la zo­na del eu­ro es­ta­ba pros­pe­ran­do. En el 2018 la his­to­ria es muy di­fe­ren­te. Los mer­ca­dos de va­lo­res se des­plo­ma­ron al­re­de­dor del mun­do, por se­gun­da vez es­te año, an­te la preo­cu­pa­ción de los in­ver­sio­nis­tas por el len­to cre­ci­mien­to y los efec­tos de una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria es­ta­dou­ni­den­se más es­tric­ta. Esos te­mo­res tie­nen fun­da­men­to. El pro­ble­ma de la eco­no­mía mun­dial en el 2018 ha si­do mo­men­tum de­sigual. En Es­ta­dos Uni­dos el re­cor­te de im­pues­tos de Do­nald Trump ha ayu­da­do a le­van­tar el cre­ci­mien­to tri­mes­tral in­ter­anual por en­ci­ma del 4%. El des­em­pleo es­tá en su ni­vel más ba­jo des­de 1969. Aun así, el FMI pien­sa que el cre­ci­mien­to se re­du­ci­rá es­te año en to­das las gran­des eco­no­mías de avan­za­da. Ade­más los mer­ca­dos emer­gen­tes es­tán en pro­ble­mas.

Es­ta di­ver­gen­cia en­tre Es­ta­dos Uni­dos y los de­más paí­ses sig­ni­fi­ca tam­bién po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias di­ver­gen­tes. La Re­ser­va Fe­de­ral ha au­men­ta­do las ta­sas de in­te­rés ocho ve­ces des­de di­ciem­bre del 2015. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) es­tá to­da­vía muy le­jos de su pri­mer au­men­to. En Ja­pón, las ta­sas son ne­ga­ti­vas. Chi­na, el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de Trump en la gue­rra co­mer­cial, tie­ne una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria fle­xi­ble, en res­pues­ta a un de­bi­li­ta­mien­to de la eco­no­mía. Cuan­do las ta­sas de in­te­rés suben en Es­ta­dos Uni­dos y en nin­gún otro la­do, el dó­lar se for­ta­le­ce. Eso ha­ce que sea más di­fí­cil pa­ra los mer­ca­dos emer­gen­tes pa­gar sus deu­das en dó­la­res. El al­za en el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se ha con­tri­bui­do a em­pu­jar a Ar­gen­ti­na y Tur­quía a pro­ble­mas; es­ta se­ma­na Pa­kis­tán le so­li­ci­tó al FMI me­di­das de res­ca­te.

Los mer­ca­dos emer­gen­tes re­pre­sen­tan el 59% de la pro­duc­ción mun­dial (me­di­do por el po­der ad­qui­si­ti­vo), su­bien­do del 43% ha­ce so­lo dos dé­ca­das, cuan­do se dio la cri­sis fi­nan­cie­ra asiá­ti­ca. Sus pro­ble­mas po­drían sal­pi­car pron­to en las cos­tas de Es­ta­dos Uni­dos, jus­to cuan­do el cre­ci­mien­to in­terno del Tío Sam co­mien­ce a ago­tar­se. Pa­ra en­ton­ces, el res­to del mun­do po­dría es­tar en peor es­ta­do, tam­bién si las di­fi­cul­ta­des pre­su­pues­ta­rias de Ita­lia no se re­du­cen o Chi­na su­fre una mar­ca­da des­ace­le­ra­ción.

EL MUN­DO DE­BE­RÍA CO­MEN­ZAR A PRE­PA­RAR­SE DES­DE AHO­RA PA­RA LA PRÓ­XI­MA RE­CE­SIÓN, MIEN­TRAS

PUE­DA.

Me­di­das des­car­ta­das

Las buenas no­ti­cias son que los sis­te­mas ban­ca­rios es­tán más re­sis­ten­tes que ha­ce una dé­ca­da, cuan­do la cri­sis es­ta­lló. La po­si­bi­li­dad de una re­ce­sión tan se­ve­ra co­mo la que se dio en ese mo­men­to es muy ba­ja.

Los mer­ca­dos emer­gen­tes es­tán cau­san­do pér­di­das a los in­ver­sio­nis­tas, pe­ro, en con­jun­to, sus eco­no­mías reales pa­re­cen es­tar­se sos­te­nien­do. La gue­rra co­mer­cial no ha cau­sa­do to­da­vía un da­ño se­rio, ni si­quie­ra en Chi­na. Y si el au­ge de Es­ta­dos Uni­dos da pie a una re­ce­sión su­per­fi­cial, con­for­me dis­mi­nu­ye el es­tí­mu­lo fis­cal y au­men­tan las ta­sas, no se­ría al­go inusual, des­pués de una dé­ca­da de cre­ci­mien­to. Aquí es don­de vie­nen las ma­las no­ti­cias. Tal y co­mo nues­tro re­por­te con­sig­na, par­ti­cu­lar­men­te el mun­do ri­co es­tá muy mal pre­pa­ra­do pa­ra li­diar con una re­ce­sión, por mí­ni­ma que fue­ra. Es­to se de­be en par­te a que el ar­se­nal de po­lí­ti­cas si­gue ago­ta­do tras la lu­cha por la úl­ti­ma re­ce­sión. En el úl­ti­mo me­dio si­glo, la Re­ser­va Fe­de­ral tí­pi­ca­men­te re­cor­ta­ba las ta­sas de in­te­rés en un por­cen­ta­je apro­xi­ma­do de cin­co pun­tos en una re­ce­sión. Hoy, tie­ne me­nos de ese

es­pa­cio pa­ra lle­gar a ce­ro; la zo­na eu­ro y Ja­pón ca­re­cen com­ple­ta­men­te de es­pa­cio. Los res­pon­sa­bles de las po­lí­ti­cas tie­nen, por su­pues­to, otras op­cio­nes. Los ban­cos cen­tra­les po­drían uti­li­zar la ya co­no­ci­da po­lí­ti­ca de ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va (EC): la ad­qui­si­ción de va­lo­res con las re­ser­vas, re­cien­te­men­te crea­das, del ban­co cen­tral. La efi­ca­cia de la EC es de­ba­ti­ble, pe­ro si no fun­cio­na, po­drían in­ten­tar al­go más ra­di­cal, plan­tea­mien­tos no com­pro­ba­dos, tal co­mo dar di­ne­ro di­rec­ta­men­te a in­di­vi­duos. Los go­bier­nos tam­bién pue­den au­men­tar el gas­to. In­clu­so los paí­ses con gran­des car­gas de deu­da pue­den be­ne­fi­ciar­se de los es­tí­mu­los fis­ca­les du­ran­te las re­ce­sio­nes.

La pre­gun­ta es si usar es­tas ar­mas es po­lí­ti­ca­men­te acep­ta­ble. Los ban­cos cen­tra­les en­tra­rán a la pró­xi­ma re­ce­sión con ba­lan­ces con­ta­bles que ya han si­do in­fla­dos por pau­tas his­tó­ri­cas –la Re­ser­va Fe­de­ral tie­ne una valor del 20% del PIB–. Los opo­si­to­res de la EC di­cen que dis­tor­sio­na los mer­ca­dos e in­fla bur­bu­jas de ac­ti­vos, en­tre otras co­sas. A pe­sar de que esas opi­nio­nes es­tán en gran me­di­da equi­vo­ca­das, las nue­vas fa­ses de la EC po­drían atraer un aná­li­sis más mi­nu­cio­so que el de la vez an­te­rior. Las li­mi­ta­cio­nes son par­ti­cu­lar­men­te pre­ca­rias en la zo­na eu­ro, don­de el BCE es­tá li­mi­ta­do a la com­pra del 33% de la deu­da pú­bli­ca de cual­quier país.

Los es­tí­mu­los fis­ca­les tam­bién atrae­rían opo­si­ción po­lí­ti­ca, in­de­pen­dien­te­men­te de los ar­gu­men­tos eco­nó­mi­cos. La zo­na eu­ro es de nue­vo el ca­so más preo­cu­pan­te, tan so­lo por­que los ale­ma­nes y otros eu­ro­peos del nor­te te­men ter­mi­nar con deu­das pen­dien­tes, si un país in­cum­ple. Sus res­tric­cio­nes de prés­ta­mos es­tán di­se­ña­das pa­ra fre­nar cual­quier de­rro­che, pe­ro pue­den tam­bién fre­nar el po­ten­cial de es­tí­mu­los. Es­ta­dos Uni­dos es­tá más dis­pues­to a gas­tar, pe­ro re­cien­te­men­te ha au­men­ta­do su dé­fi­cit por en­ci­ma del 4% del PIB, con una eco­no­mía que ya es­tá ca­lien­te. Si ne­ce­si­ta am­pliar más el dé­fi­cit pa­ra con­tra­rres­tar una re­ce­sión, es de es­pe­rar una lu­cha po­lí­ti­ca.

La Re­ser­va Fe­de­ral (FED, por sus si­glas en in­glés) tie­ne me­nos mar­gen de ma­nio­bra si la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se en­tra en cri­sis.

Las bol­sas de va­lo­res mun­dia­les han su­fri­do de vai­ve­nes muy pro­nun­cia­dos en los úl­ti­mos me­ses.

Ch­ris­ti­ne La­gar­de, di­rec­to­ra ge­ne­ral del FMI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.