Lí­mi­tes má­xi­mos de gas­to

Summa - - The Economist -

La po­lí­ti­ca es un ma­yor obs­tácu­lo pa­ra la ac­ción in­ter­na­cio­nal. Una coo­pe­ra­ción trans­fron­te­ri­za sin pre­ce­den­tes fue ne­ce­sa­ria pa­ra evi­tar la cri­sis en el 2008. Sin em­bar­go, el sur­gi­mien­to de los po­pu­lis­tas com­pli­ca­rá el tra­ba­jo en co­mún. Las lí­neas de can­je fe­de­ral con otros ban­cos cen­tra­les, que les per­mi­te pe­dir dó­la­res de Es­ta­dos Uni­dos, po­dría ser un punto ál­gi­do. Ade­más, la de­va­lua­ción de las mo­ne­das pue­de ali­men­tar ten­sio­nes co­mer­cia­les. Ste­ve Mnu­chin, se­cre­ta­rio de Te­so­ro, ad­vir­tió a Chi­na en con­tra de las “de­va­lua­cio­nes com­pe­ti­ti­vas”. La creen­cia de Trump so­bre el da­ño cau­sa­do por el dé­fi­cit co­mer­cial es­tá erra­da cuan­do hay un cre­ci­mien­to fuer­te, pe­ro cuan­do la de­man­da es cor­ta, el pro­tec­cio­nis­mo es una for­ma más ten­ta­do­ra de es­ti­mu­lar la eco­no­mía.

La ac­ción opor­tu­na po­dría evi­tar al­gu­nos de es­tos pe­li­gros. Los ban­cos cen­tra­les po­drían te­ner nue­vos ob­je­ti­vos que ha­gan más di­fí­cil opo­ner­se a la ac­ción, du­ran­te y des­pués de una cri­sis. Si es­ta­ble­cen de an­te­mano un com­pro­mi­so pa­ra re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do cuan­do la in­fla­ción no al­can­ce o el cre­ci­mien­to de­cep­cio­ne, las ex­pec­ta­ti­vas de lo­grar un au­ge po­drían pro­por­cio­nar un es­tí­mu­lo au­to­má­ti­co en cual­quier re­ce­sión. De ma­ne­ra al­ter­na­ti­va, ele­var el ob­je­ti­vo de in­fla­ción aho­ra po­dría, con el tiem­po, su­bir las ta­sas de in­te­rés, dan­do más es­pa­cio a re­cor­tes de ta­sa. Los fu­tu­ros es­tí­mu­los fi­nan­cie­ros po­drían in­cor­po­rar­se des­de aho­ra, au­men­tan­do la po­ten­cia de los “es­ta­bi­li­za­do­res au­to­má­ti­cos”, gas­tan­do en se­gu­ro de des­em­pleo, por de­cir al­go, que su­biría en la me­di­da que la eco­no­mía caiga. La zo­na eu­ro po­dría fle­xi­bi­li­zar las nor­mas fis­ca­les pa­ra per­mi­tir más es­tí­mu­los. Las me­di­das pre­ven­ti­vas exi­gen ini­cia­ti­vas por par­te de los políticos, las cua­les bri­llan por su au­sen­cia. La vo­la­ti­li­dad del mer­ca­do es­ta se­ma­na su­gie­re que el tiem­po pue­de ser más cor­to. El mun­do de­be­ría co­men­zar a pre­pa­rar­se des­de aho­ra pa­ra la pró­xi­ma re­ce­sión, mien­tras pue­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.