Crip­to­mo­ne­das

Summa - - Dónde Invertir -

Irrum­pie­ron el pa­no­ra­ma fi­nan­cie­ro ha­ce al­gu­nos años y to­da­vía se dis­cu­te si se pue­den con­si­de­rar una he­rra­mien­ta de in­ver­sión a aña­dir en los por­ta­fo­lios.

Para Her­nan­do Se­gu­ra, CEO y fun­da­dor de ATTI Labs, no se de­be­rían con­si­de­rar co­mo ta­les por­que no cuen­tan con un flu­jo de di­ne­ro, co­mo sí lo tie­nen otras op­cio­nes. “Ade­más, no exis­te nin­gún res­pal­do so­bre ha­cia dón­de va el mer­ca­do y no son re­gu­la­das por nin­gún en­te a ni­vel mun­dial. Su va­lor es pu­ra es­pe­cu­la­ción, lo que las con­vier­te en op­cio­nes muy vo­lá­ti­les”, co­men­ta. Lo que re­co­mien­da a los in­tere­sa­dos en en­trar en es­te cam­po es “cu­rio­sear", pe­ro es­tan­do dis­pues­tos a per­der ca­pi­tal co­mo con nin­gu­na otra op­ción fi­nan­cie­ra. “Por ejem­plo, el Bit­coin, la más fa­mo­sa de las crip­to­mo­ne­das, se de­rrum­bó. Des­pués de su ré­cord de más de US$18.000, es­te año pue­de ce­rrar en los US$7.000, es de­cir, las per­so­nas que se su­ma­ron en la cres­ta de la ola, hoy en día ya per­die­ron el 50% de lo in­ver­ti­do y es in­cier­to si va a caer más el pre­cio o si, por el con­tra­rio, se va a re­cu­pe­rar”, sos­tie­ne el es­pe­cia­lis­ta.

Para Se­gu­ra, otro as­pec­to a ana­li­zar de ese nue­vo mer­ca­do es que es muy fá­cil de ma­ni­pu­lar. “En monedas con­ven­cio­na­les, si us­ted co­mo in­ver­sio­nis­ta quie­re pro­vo­car cam­bios drás­ti­cos de­be te­ner can­ti­da­des enor­mes, lo cual es po­co pro­ba­ble que su­ce­da. Con Bit­coins sí se han da­do ca­sos de em­pre­sas que tie­nen can­ti­da­des exor­bi­tan­tes (se les co­no­ce co­mo ba­lle­nas) y que tie­nen la ca­pa­ci­dad de im­pul­sar esos mo­vi­mien­tos brus­cos en el pre­cio en su be­ne­fi­cio, sin que ha­ya al­gu­na en­ti­dad que pue­da fre­nar­las”, ar­gu­men­ta.

A fu­tu­ro

Para po­der tran­sar en crip­to­mo­ne­das con ma­yor se­gu­ri­dad, ya se es­tán ha­cien­do es­fuer­zos por es­ta­ble­cer nor­mas y un en­te re­gu­la­dor.

“Es una realidad que el mundo ca­da vez usa me­nos efec­ti­vo lo que im­pul­sa el sur­gi­mien­to de es­te ti­po de op­cio­nes, aun así, de­ben ge­ne­rar con­fian­za. Una vez re­gu­la­das, po­dría­mos ver un cam­bio ra­di­cal y se po­dría has­ta arre­glar uno de los gran­des pro­ble­mas que es el de la tra­za­bi­li­dad. Co­mo no se pue­den ras­trear, mu­chos gru­pos cri­mi­na­les las es­tán usan­do co­mo me­dio de pa­go”, ex­pre­sa.

Se­gu­ra insta a los in­ver­sio­nis­tas in­tere­sa­dos en nue­vas tec­no­lo­gías a fi­jar­se en las em­pre­sas que em­pie­zan a tra­ba­jar en

Block­chain. “To­da­vía no hay com­pa­ñías con ofer­tas pú­bli­cas, pe­ro si hay mu­chas

star­tups que an­dan en bus­ca de fi­nan­cia­mien­to”, ase­gu­ra.

SU VA­LOR ES

POR PU­RA ES­PE­CU­LA­CIÓN,

LO QUE LAS CON­VIER­TE EN OP­CIO­NES MUY

VO­LÁ­TI­LES.

Los crip­to­men­das son una apues­ta muy arries­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.