Los me­jo­res li­be­ra­les

Summa - - The Economist -

Los me­jo­res li­be­ra­les siem­pre han si­do prag­má­ti­cos y adap­ta­bles. An­tes de la pri­me­ra gue­rra mun­dial, Theo­do­re Roo­se­velt se en­car­gó de los ca­pi­ta­lis­tas sin es­crú­pu­los que ma­ne­ja­ban los gran­des mo­no­po­lios de Es­ta­dos Uni­dos. A pe­sar de que mu­chos de los pri­me­ros li­be­ra­les te­mían al go­bierno de la tur­ba, ellos adop­ta­ron la de­mo­cra­cia. Des­pués de la De­pre­sión en 1930 ellos re­co­no­cie­ron que el go­bierno tie­ne un rol li­mi­ta­do en el ma­ne­jo de la eco­no­mía.

En­tre otras co­sas, para po­der apar­tar­se del fas­cis­mo y el co­mu­nis­mo des­pués de la se­gun­da gue­rra mun­dial, los li­be­ra­les di­se­ña­ron el bie­nes­tar so­cial.

Los li­be­ra­les de­ben abor­dar el re­to ac­tual con el mis­mo vi­gor. Si pre­va­le­ce, se­rá por­que sus ideas son úni­cas por su ca­pa­ci­dad de es­par­cir libertad y pros­pe­ri­dad. Los li­be­ra­les de­be­rían adop­tar las crí­ti­cas y aco­ger el de­ba­te co­mo una fuen­te del nue­vo pen­sa­mien­to que reavi­va­rá su mo­vi­mien­to. De­ben ser au­da­ces e im­pa­cien­tes para re­for­mar. La gen­te jo­ven, par­ti­cu­lar­men­te, tie­ne un mundo que re­cla­mar.

Cuan­do The Eco­no­mist fue fun­da­da ha­ce

175 años, nues­tro pri­mer edi­tor Ja­mes

Wil­son, pro­me­tió “un com­ba­te se­ve­ro en­tre in­te­li­gen­cia, la cual pre­sio­na ha­cia ade­lan­te, y una in­dig­na, tí­mi­da ig­no­ran­cia obs­tru­yen­do nues­tro pro­gre­so.” Re­no­va­mos nues­tro com­pro­mi­so a ese com­ba­te. Y le pe­di­mos a los li­be­ra­les en to­das par­tes que se nos unan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.