Una pro­cla­ma para re­no­var el li­be­ra­lis­mo

EL ÉXI­TO HA CON­VER­TI­DO A LOS LI­BE­RA­LES EN UNA ÉLI­TE COM­PLA­CIEN­TE. NE­CE­SI­TAN RE­NO­VAR SU DE­SEO DE RA­DI­CA­LIS­MO.

Summa - - Créditos - POR The Eco­no­mist

El éxi­to ha con­ver­ti­do a los li­be­ra­les en una éli­te com­pla­cien­te.

El li­be­ra­lis­mo ha he­cho al mundo ac­tual, pe­ro el mundo ac­tual se ha vuel­to en su con­tra. Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos es­tán a pun­to de una re­be­lión po­pu­lar en con­tra de las éli­tes li­be­ra­les, quie­nes son con­si­de­ra­das co­mo egoís­tas e in­ca­pa­ces, o bien de­sin­te­re­sa­das en re­sol­ver los pro­ble­mas de la gen­te or­di­na­ria. En otros lu­ga­res, 25 años de cam­bio ha­cia la libertad y mer­ca­dos abier­tos ha re­tro­ce­di­do, in­clu­so Chi­na, quien se­rá pron­to la ma­yor eco­no­mía mun­dial, mues­tra que las dic­ta­du­ras pue­den pros­pe­rar.

En 175 años se han crea­do cam­pa­ñas en fa­vor del li­be­ra­lis­mo; y no el pro­gre­sis­mo iz­quier­dis­ta de los cam­pos uni­ver­si­ta­rios o el ul­tra li­be­ra­lis­mo de­re­chis­ta sa­ca­do de co­men­ta­ris­tas fran­ce­ses, sino un com­pro­mi­so uni­ver­sal ha­cia la dig­ni­dad in­di­vi­dual, mer­ca­dos abier­tos, go­bierno li­mi­ta­do y una fe en el pro­gre­so hu­mano fru­to de de­ba­tes y re­for­mas.

Nues­tros fun­da­do­res es­ta­rían asom­bra­dos de la vi­da hoy en día en com­pa­ra­ción con la po­bre­za y la mi­se­ria de los años 1840. La ex­pec­ta­ti­va de vi­da mun­dial en los úl­ti­mos 175 años ha au­men­ta­do a más de 70 años en com­pa­ra­ción a la que ha­bía de me­nos de 30 años. La can­ti­dad de per­so­nas que vi­ven por de­ba­jo del um­bral de la po­bre­za ex­tre­ma, ha ba­ja­do de un 80% a un 8%. La ci­fra to­tal se ha re­du­ci­do a la mi­tad, in­clu­so cuan­do la ci­fra to­tal de los que vi­ven por en­ci­ma de ella ha au­men­ta­do de 100 millones a es­tar arri­ba de los 6.5 bi­llo­nes. Tam­bién los ín­di­ces de al­fa­be­ti­za­ción se quin­tu­pli­ca­ron, por en­ci­ma del 80%. Los de­re­chos ci­vi­les y el es­ta­do de de­re­cho son in­com­pa­ra­ble­men­te más só­li­dos de lo que eran ha­ce unas po­cas dé­ca­das atrás. En mu­chos paí­ses los in­di­vi­duos tie­nen la libertad de ele­gir có­mo vi­vir, y con quien ha­cer­lo.

Es­to, ob­via­men­te, no es so­lo una la­bor de los li­be­ra­les. Pe­ro con­for­me el fas­cis­mo, co­mu­nis­mo y la au­tar­quía fra­ca­sa­ron con el trans­cur­so de los si­glos XIX y XX, las so- cie­da­des li­be­ra­les han pros­pe­ra­do. De una u otra for­ma, la de­mo­cra­cia li­be­ral ha lo­gra­do do­mi­nar el la­do oc­ci­den­tal y de ahí se ha ido es­par­cien­do a lo lar­go del mundo.

Lau­re­les, pe­ro sin des­can­so

Aun así, las fi­lo­so­fías po­lí­ti­cas no pue­den vi­vir so­lo de sus glo­rias pa­sa­das: de­ben pro­me­ter tam­bién un me­jor fu­tu­ro. Es aquí don­de la de­mo­cra­cia li­be­ral en­fren­ta un re­to in­mi­nen­te. Los vo­tan­tes oc­ci­den­ta­les han co­men­za­do a du­dar que el sis­te­ma fun­cio­ne para ellos o que sea jus­to. El año pa­sa­do en los son­deos, so­lo el 36% de los ale­ma­nes, el 24% de los ca­na­dien­ses y el 9% de los fran­ce­ses pen­sa­ban que la

LAS PER­SO­NAS SE ES­TÁN REPLEGANDO HA­CIA IDEN­TI­DA­DES DE GRU­PO QUE SE DE­FI­NEN POR RA­ZA, RE­LI­GIÓN O

SE­XUA­LI­DAD.

LOS LI­BE­RA­LES TAM­BIÉN ES­TÁN PER­DIEN­DO TE­RRENO

EN GEOPOLÍTICA.

pró­xi­ma ge­ne­ra­ción se­rá me­jor que la de sus pa­dres. So­lo un ter­cio de los es­ta­dou­ni­den­ses me­no­res de 35 con­si­de­ran vi­tal vi­vir en una de­mo­cra­cia; el gru­po que acep­ta­ría un go­bierno mi­li­tar au­men­tó de un 7% en 1995 a un 18% el año pa­sa­do. Mun­dial­men­te, de acuer­do a Free­dom Hou­se, una ONG, las li­ber­ta­des ci­vi­les y de­re­chos po­lí­ti­cos se han re­du­ci­do en los úl­ti­mos 12 años; en el 2017, 71 paí­ses han re­tro­ce­di­do y so­lo 35 han avan­za­do.

La eco­no­mía de­be des­li­gar­se del cre­cien­te po­der de los mo­no­po­lios cor­po­ra­ti­vos y las res­tric­cio­nes de planificación, las cua­les man­tie­nen a la gen­te fue­ra de las ciu­da­des más prós­pe­ras. Tam­bién, Oc­ci­den­te de­be for­ta­le­cer el mundo li­be­ral me­dian­te el me­jo­ra­mien­to del po­der mi­li­tar y las alian­zas re­for­za­das.

To­das es­tas po­lí­ti­cas es­tán di­se­ña­das para li­diar con el pro­ble­ma cen­tral del li­be­ra­lis­mo. En su mo­men­to de triun­fo des­pués del co­lap­so de la Unión So­vié­ti­ca, per­die­ron de vis­ta sus pro­pios va­lo­res esen­cia­les. Es con esos va­lo­res don­de de­be co­men­zar el re­na­ci­mien­to li­be­ral.

El li­be­ra­lis­mo sur­gió a fi­na­les del si­glo XVIII co­mo res­pues­ta a la agi­ta­ción cau­sa­da por la in­de­pen­den­cia en Es­ta­dos Uni­dos, la re­vo­lu­ción fran­ce­sa y la trans­for­ma­ción de la in­dus­tria y co­mer­cio. Los re­vo­lu­cio­na­rios in­sis­ten que, para po­der cons­truir un mundo me­jor, pri­me­ro hay que de­rri­bar el que es­tá en fren­te su­yo. Por el con­tra­rio, los con­ser­va­do­res tie­nen sus du­das si to­das las pre­ten­sio­nes re­vo­lu­cio­na­rias son una ver­dad uni­ver­sal. Ellos bus­can pre­ser­var lo que sea me­jor para la so­cie­dad ma­ne­jan­do el cam­bio, usual­men­te ba­jo una cla­se do­mi­nan­te o lí­der au­to­ri­ta­rio que es “quien me­jor sa­be”.

El mo­tor del cam­bio

Los ver­da­de­ros li­be­ra­les sos­tie­nen que las so­cie­da­des pue­den cam­biar gra­dual­men­te, des­de la ba­se, para me­jo­rar. Di­fie­ren de los re­vo­lu­cio­na­rios por­que rechazan la idea de que los in­di­vi­duos de­ben ser coac­cio­na­dos para que acep­ten las creen­cias de otra per­so­na. Di­fie­ren de los con­ser­va­do­res por­que afir­man que la aris­to­cra­cia y la je­rar­quía, de he­cho to­das las con­cen­tra­cio­nes de po­der, tien­den a con­ver­tir­se en fuen­tes de opre­sión.

Sin em­bar­go el li­be­ra­lis­mo co­men­zó co­mo una in­can­sa­ble vi­sión y agi­ta­ción mun­dial. Aun así, los li­be­ra­les se han sen­ti­do muy có­mo­dos con el po­der en las úl­ti­mas dé­ca­das. Co­mo re­sul­ta­do, han per­di­do el ham­bre por la re­for­ma. La cla­se li­be­ral di­ri­gen­te se di­cen a sí mis­mos que pre­si­den una me­ri­to­cra­cia sa­lu­da­ble y que se han ga­na­do sus pri­vi­le­gios. La realidad no es­tá tan cla­ra. En el me­jor de los ca­sos, el es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo de la me­ri­to­cra­cia ha crea­do una

ex­tra­or­di­na­ria pros­pe­ri­dad y un cau­dal de ideas nue­vas. En nom­bre de la efi­cien­cia y la libertad eco­nó­mi­ca, los go­bier­nos han abierto mer­ca­dos a la com­pe­ten­cia. Ra­za, gé­ne­ro y se­xua­li­dad nun­ca han si­do tan po­ca ba­rre­ra para el avan­ce. La glo­ba­li­za­ción ha sa­ca­do de la po­bre­za a cien­tos de millones de per­so­nas en mer­ca­dos emer­gen­tes.

Aun así los li­be­ra­les go­ber­nan­tes se han pro­te­gi­do de los gol­pes de la des­truc­ción crea­ti­va. Pro­fe­sio­nes lu­cra­ti­vas co­mo el de­re­cho es­tán pro­te­gi­das por nor­ma­ti­vas fa­tuas. Pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios go­zan de inamo­vi­li­dad en sus car­gos aun­que pre­di­quen so­bre las vir­tu­des de una so­cie­dad abier­ta. Fi­nan­cie­ros se han sal­va­do de la peor cri­sis fi­nan­cie­ra cuan­do sus em­plea­dos fue­ron res­ca­ta­dos con di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes. La glo­ba­li­za­ción pre­ten­día crear su­fi­cien­tes ga­nan­cias para ayu­dar a los per­de­do­res, pe­ro muy po­cos han vis­to los be­ne­fi­cios.

De di­ver­sas for­mas, la me­ri­to­cra­cia li­be­ral es ce­rra­da y au­to sos­te­ni­ble. Un es­tu­dio re­cien­te en­con­tró que, de 1993 al 2013, las uni­ver­si­da­des más pres­ti­gio­sas de Es­ta­dos Uni­dos ad­mi­tie­ron más es­tu­dian­tes del 1% de la cús­pi­de de los ho­ga­res por in­gre­so fa­mi­liar que del 50% del ni­vel más ba­jo. De 1980 al 2015, las ma­trí­cu­las de uni­ver­si­da­des en Es­ta­dos Uni­dos au­men­ta­ron 17 ve­ces más rá­pi­do que el in­gre­so me­dio. Las 50 áreas ur­ba­nas más gran­des po­seen el 7% de la po­bla­ción mun­dial y pro­du­ce el 40% de su pro­duc­ción. Las res­tric­cio­nes de planificación de­ja a mu­chos por fue­ra, so­bre to­do a los jó­ve­nes.

Los go­ber­nan­tes li­be­ra­les se han in­vo­lu­cra­do tan­to en pre­ser­var el es­ta­do ac­tual que han ol­vi­da­do el as­pec­to del ra­di­ca­lis­mo. Hay que re­cor­dar có­mo, en su cam­pa­ña pre­si­den­cial, Hi­llary Clin­ton ocul­tó su fal­ta de gran­des ideas de­trás de una tor­men­ta de pe­que­ñas ideas. Los can­di­da­tos as­pi­ran­tes a con­ver­tir­se en lí­der del Par­ti­do La­bo­ris­ta de Gran Bre­ta­ña en el 2015, per­die­ron con­tra Je­remy Corbyn no por­que era un des­lum­bran­te ta­len­to po­lí­ti­co, sino por­que ellos eran in­dis­cu­ti­ble­men­te in­sul­sos. Los tec­nó­cra­tas li­be­ra­les con­si­guen in­ter­mi­na­bles po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias in­te­li­gen­tes, pe­ro per­ma­ne­cen vi­si­ble­men­te al mar­gen de las per­so­nas a las que se su­po­ne de­ben es­tar ayu­dan­do. Es­to crea dos cla­ses: los ha­ce­do­res y a los que se lo ha­cen, los pen­sa­do­res y los que tie­nen que pen­sar por ellos, los di­ri­gen­tes y los di­ri­gi­dos.

Las ba­ses de la libertad

Los li­be­ra­les han ol­vi­da­do que su idea ba­se es el res­pe­to cí­vi­co ha­cia to­dos. Nues­tra edi­to­rial cen­te­na­ria, es­cri­ta en 1943, en pleno apo­geo de la gue­rra con­tra el fas­cis­mo, es­ta­ble­ció es­to en dos prin­ci­pios com­ple­men­ta­rios. El pri­me­ro es la libertad: la cual “no so­lo es sa­bia sino tam­bién ren­ta­ble…el per­mi­tir que las per­so­nas ha­gan lo que quie­ran ha­cer.” La se­gun­da es el in­te­rés co­mún: que “la so­cie­dad hu­ma­na…pue­de ser una aso­cia­ción para el bie­nes­tar de to­dos.” La me­ri­to­cra­cia li­be­ral ac­tual no es­tá có­mo­da con esa de­fi­ni­ción cla­ra de libertad. La cla­se di­ri­gen­te vi­ve en una bur­bu­ja. Van a los mis­mos co­le­gios, se ca­san en­tre ellos, vi­ven en las mis­mas ca­lles y tra­ba­jan en las mis­mas ofi­ci­nas. Ale­ja­dos del po­der, la ma­yo­ría de esas per­so­nas se es­pe­ra se con­ten­ten, en su lu­gar, con un cre­ci­mien­to ma­te­rial.

Pe­ro en­tre el es­tan­ca­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad y la aus­te­ri­dad fis­cal pos­te­rio­res a la cri­sis del 2008, in­clu­so esa pro­me­sa se ha ro­to con fre­cuen­cia. Esa es la ra­zón por la cual la leal­tad ha­cia los par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios se es­tá corroyendo. Los con­ser­va­do­res bri­tá­ni­cos, quien tal vez es el par­ti­do más exi­to­so en la his­to­ria, ac­tual­men­te re­cau­dan más di­ne­ro de los tes­ta­men­tos de gen­te fa­lle­ci­da que de re­ga­los de los vi­vos. En las pri­me­ras elec­cio­nes de Ale­ma­nia uni­fi­ca­da, en 1990, los par­ti­dos tra­di­cio­na­les ga­na­ron por en­ci­ma del 80% de los vo­tos; la úl­ti­ma en­cues­ta les da tan so­lo 45%, com­pa­ra­do con un to­tal de 41.5% para la ex­tre­ma de­re­cha, la ex­tre­ma iz­quier­da y los Ver­des. En cam­bio, las per­so­nas se es­tán replegando ha­cia iden­ti­da­des de gru­po que se de­fi­nen por ra­za, re­li­gión o se­xua­li­dad. Co­mo re­sul­ta­do de ello, el se­gun­do prin­ci­pio, el in­te­rés co­mún, se ha frag­men­ta­do. Las po­lí­ti­cas de iden­ti­dad son una res­pues­ta vá­li­da a la dis­cri-

LA LEAL­TAD HA­CIA

LOS PAR­TI­DOS MA­YO­RI­TA­RIOS SE ES­TÁ CORROYENDO.

mi­na­ción, pe­ro con­for­me las iden­ti­da­des se mul­ti­pli­can, las po­lí­ti­cas de ca­da gru­po cho­can con las po­lí­ti­cas del res­to. En lu­gar de ge­ne­rar com­pro­mi­sos úti­les, el de­ba­te se con­vier­te en un ejer­ci­cio de in­dig­na­ción tri­bal. Los lí­de­res de de­re­cha, par­ti­cu­lar­men­te, ex­plo­tan la in­se­gu­ri­dad ge­ne­ra­da por la in­mi­gra­ción co­mo una for­ma de in­ci­tar el apo­yo. Ade­más usan ar­gu­men­tos pe­tu­lan­tes de ex­tre­ma iz­quier­da so­bre la co­rrec­ción po­lí­ti­ca con el fin de ali­men­tar la sen­sa­ción de los vo­tan­tes de ser des­pre­cia­dos. El re­sul­ta­do es la po­la­ri­za­ción. Al­gu­nas ve­ces es­to con­du­ce a la pa­rá­li­sis, a ve­ces a la ti­ra­nía de la ma­yo­ría. En el peor de los ca­sos, en­va­len­to­na a los au­to­ri­ta­rios de la ex­tre­ma de­re­cha.

Los li­be­ra­les tam­bién es­tán per­dien­do te­rreno en geopolítica. El li­be­ra­lis­mo se es­par­ció en los si­glos XIX y XX, pri­me­ro en con­tra del te­lón de la he­ge­mo­nía na­val bri­tá­ni­ca y, más ade­lan­te, con­tra el au­ge eco­nó­mi­co y mi­li­tar de Es­ta­dos Uni­dos. Hoy, por el con­tra­rio, el re­tro­ce­so de la de­mo­cra­cia li­be­ral se pro­du­ce con­for­me Ru­sia jue­ga de sa­bo­tea­dor y Chi­na ha­ce va­ler su cre­cien­te po­der mun­dial. Pe­ro en lu­gar de de­fen­der el sis­te­ma de alian­zas e ins­ti­tu­cio­nes li­be­ra­les que se creó des­pués de la se­gun­da gue­rra mun­dial, Es­ta­dos Uni­dos ha es­ta­do des­cui­dan­do, e in­clu­so, du­ran­te el man­da­to del pre­si­den­te Do­nald Trump, ata­cán­do­lo.

Es­te im­pul­so de dar mar­cha atrás es­tá ba­sa­do en una con­cep­ción erró­nea.

Tal y co­mo se­ña­la el his­to­ria­dor Ro­bert Ka­gan, Es­ta­dos Uni­dos no cam­bió de un ais­la­mien­to en­tre­gue­rras a un com­pro­mi­so pos­gue­rra con el fin de con­te­ner a la Unión So­vié­ti­ca, co­mo fre­cuen­te­men­te se asu­me. Por el con­tra­rio, tras ver el cre­ci­mien­to del fas­cis­mo y el bol­che­vis­mo a raíz del caos en los años 1920 y 1930, sus es­ta­dis­tas pos­gue­rra lle­ga­ron a la con­clu­sión que un mundo sin lí­der era una ame­na­za. En pa­la­bras de Dean Ache­son, se­cre­ta­rio de es­ta­do, Es­ta­dos Uni­dos no po­día que­dar­se más “en la sa­la con la es­co­pe­ta car­ga­da, es­pe­ran­do”. De ello se des­pren­de que el rom­pi­mien­to de la Unión So­vié­ti­ca, en 1991, no hi­zo ins­tan­tá­nea­men­te se­gu­ro a Es­ta­dos Uni­dos. Si las ideas li­be­ra­les no sus­ten­tan al mundo, la geopolítica co­rre el ries­go de con­ver­tir­se en una ba­lan­za de po­der, una lu­cha de es­fe­ra de in­fluen­cia que los es­ta­dis­tas eu­ro­peos han he­cho fren­te den­tro del si­glo 19. Es­to cul­mi­nó en las con­fu­sas batallas de Flan­ders. In­clu­so si la paz ac­tual se sos­tie­ne, el li­be­ra­lis­mo su­fri­rá con­for­me los cre­cien­tes te­mo­res de los enemi­gos ex­tran­je­ros lle­ven a las per­so­nas a los bra­zos lí­de­res y po­pu­lis­tas.

Es el mo­men­to de una rein­ven­ción li­be­ral. Los li­be­ra­les ne­ce­si­tan me­nor tiem­po ig­no­ran­do sus crí­ti­cas co­mo ton­tos y fa­ná­ti­cos, y más tiem­po arre­glan­do lo que es­tá mal. El ver­da­de­ro es­pí­ri­tu del li­be­ra­lis­mo no es la au­to pre­ser­va­ción, sino ra­di­cal y per­tur­ba­dor. La re­vis­ta The Eco­no­mist fue fun­da­da para lu­char por la de­ro­ga­ción de las Le­yes del Trigo, las cua­les gra­va­ban im­pues­tos so­bre las im­por­ta­cio­nes del grano pro­ce­den­tes de Bre­ta­ña Vic­to­ria­na. Hoy en día eso sue­na co­mo al­go de tan ba­jo ca­li­bre que es có­mi­co. Pe­ro en los años 1840, el 60% del in­gre­so de los tra­ba­ja­do­res de fá­bri­ca se iba a la co­mi­da, un ter­cio de és­te en pan. Fui­mos crea­dos para to­mar la par­te de los po­bres en con­tra de la al­ta bur­gue­sía cul­ti­va­do­ra de maíz. Hoy, con esa mis­ma vi­sión, los li­be­ra­les ne­ce­si­tan aliar­se con la cla­se gol­pea­da por una si­tua­ción pre­ca­ria, en con­tra de los pa­tri­cios.

De­ben re­des­cu­brir su creen­cia en la dig­ni­dad in­di­vi­dual y au­to­su­fi­cien­cia, fre­nan­do sus pro­pios pri­vi­le­gios. De­ben de­jar de bur­lar­se del na­cio­na­lis­mo, en su lu­gar re­cla­mar­lo para sí mis­mos y con­ver­tir­lo en su pro­pia mar­ca de or­gu­llo cí­vi­co in­clu­si­vo. En vez de con­cen­trar el po­der en mi­nis­te­rios cen­tra­li­za­dos y tec­no­cra­cias irres­pon­sa­bles, de­be­rían de­le­gar­lo a las re­gio­nes y mu­ni­ci­pa­li­da­des. En lu­gar de tra­tar a los geo­po­lí­ti­cos co­mo una lu­cha de su­ma ce­ro en­tre los gran­des po­de­res, Es­ta­dos Uni­dos de­be bus­car una tri­lo­gía de au­to re­for­za­mien­to de su po­de­río mi­li­tar, sus va­lo­res y sus alia­dos.

LOS LI­BE­RA­LES DE­BEN

ABOR­DAR EL RE­TO AC­TUAL CON VI­GOR. SI PRE­VA­LE­CE, SE­RÁ POR­QUE SUS IDEAS SON ÚNI­CAS POR SU CA­PA­CI­DAD DE ES­PAR­CIR LIBERTAD Y

PROS­PE­RI­DAD.

©2018 The Eco­no­mist News­pa­per Li­mi­ted. All rights re­ser­ved. From Eco­no­mist.com, trans­la­ted by Re­vis­ta Sum­ma, pu­blis­hed un­der li­cen­se. The ori­gi­nal ar­ti­cle, in En­glish, can be found on www.eco­no­mist.com.

Se han in­cre­men­ta­do las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra los go­bier­nos li­be­ra­les.

Las per­so­nas sien­ten que una pe­que­ña éli­te es la que se be­ne­fi­cia con el po­der.

Des­de la caí­da de la URSS, la cri­sis del li­be­ra­lis­mo se ha acen­tua­do.

Aún cuan­do se han ins­tau­ra­do nue­vas for­mas para vo­tar, la par­ti­ci­pa­ción va en caí­da.

En los úl­ti­mos años, gru­pos na­cio­na­lis­tas han to­ma­do fuer­za.

Los vo­tan­tes se es­tán in­cli­nan­do ca­da vez más a par­ti­dos de ex­tre­ma de­re­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.