¿Ce­le­bri­da­des o mi­cro­in­fluen­cers?

Summa - - Créditos - POR Ro­cío Ba­lles­te­ro

Al ele­gir un in­fluen­cia­dor para que apo­ye su es­tra­te­gia pu­bli­ci­ta­ria de­be va­lo­rar mu­cho más que so­lo la can­ti­dad de se­gui­do­res.

AL ELE­GIR UN IN­FLUEN­CIA­DOR PARA QUE APO­YE SU ES­TRA­TE­GIA PU­BLI­CI­TA­RIA DE­BE VA­LO­RAR MU­CHO MÁS QUE SO­LO LA CAN­TI­DAD DE SE­GUI­DO­RES. “NA­DA ES MÁS IN­FLU­YEN­TE QUE UNA RE­CO­MEN­DA­CIÓN DA­DA POR AL­GUIEN DE CON­FIAN­ZA. ESO ES MÁS PO­TEN­TE QUE CUAL­QUIER OTRO MEN­SA­JE DI­FUN­DI­DO POR UN ME­DIO TRA­DI­CIO­NAL. UNA RE­FE­REN­CIA CON­FIA­BLE ES EL SAN­TO GRIAL DE LA PU­BLI­CI­DAD” MARK ZUC­KER­BERG, EL CREA­DOR DE FA­CE­BOOK

Con­tra­tar in­fluen­cia­do­res para que pro­mue­van pro­duc­tos y ser­vi­cios se ha vuel­to par­te de la es­tra­te­gia de com­pa­ñías de to­dos los sec­to­res. ¿Es más con­ve­nien­te apos­tar por ce­le­bri­da­des con más de 300.000 se­gui­do­res, per­so­na­li­da­des lo­ca­les con en­tre 10.000 y 300.000 fans o por mi­cro­in­fluen­cers que se re­la­cio­nan con un má­xi­mo de 10.000 per­so­nas?

“Hay que te­ner cui­da­do con los nú­me­ros. En nues­tros mer­ca­dos, el gru­po de fa­mo­sos y fi­gu­ras de la fa­rán­du­la es re­la­ti­va­men­te re­du­ci­do y tie­nen mu­cha de­man­da por lo que se co­ti­zan al­to. Se de­be so­pe­sar la in­ver­sión ver­sus el en­ga­ge­ment que tie­nen con sus au­dien­cias, sus dis­cur­sos y las mar­cas para las que han tra­ba­ja­do para evi­tar con­flic­tos de va­lo­res y pér­di­da de cre­di­bi­li­dad. Los mi­cro­in­fluen­cers, co­mo son mu­chos más que las ce­le­bri­da­des y los ma­cro-in­fluen­cers, son una ex­ce­len­te op­ción por­que cues­tan me­nos, man­tie­nen una im­por­tan­te co­ne­xión y cer­ca­nía con sus ni­chos y se pue­de con­tra­tar a va­rios para lo­grar el al­can­ce desea­do. El úni­co pro­ble­ma es que son más di­fí­ci­les de iden­ti­fi­car”, sos­tie­ne San­dra Mo­ra­les, country growth & in­no­va­tion lea­der de la con­sul­to­ra Fin­da­sen­se para Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be.

Se­gún la es­pe­cia­lis­ta, los mi­cro­in­fluen­cers sue­len te­ner un historial pre­vio de re­la­ción con las mar­cas con las que se vin­cu­lan por afi­ni­dad o com­pra, co­no­cen su esen­cia y en vez de li­mi­tar­se a ser am­pli­fi­ca­do­res del men­sa­je, co­crean con­te­ni­dos e im­pul­san con­ver­sa­cio­nes.

Aler­ta

El mundo de los in­fluen­cia­do­res se es­tá vien­do afec­ta­do por una “epi­de­mia di­fí­cil de con­tro­lar” co­mo vía fá­cil para con­se­guir pa­tro­ci­nos: uso de bots, fal­sos se­gui­do­res, com­pra de li­kes y co­men­ta­rios fa­ke. “Nues­tra fir­ma cuen­ta con al­go­rit­mos y he­rra­mien­tas de úl­ti­ma tec­no­lo­gía para iden­ti­fi­car ano­ma­lías en las cuen­tas de fal­sos in­fluen­cers, pe­ro tam­bién se pue­de re­cu­rrir a un me­jor aná­li­sis de los per­fi­les para ga­ran­ti­zar que el im­pac­to que mues­tran sea el real y ha­gan fit con la ca­te­go­ría del pro­duc­to y va­lo­res de la mar­ca”, aña­de Mo­ra­les.

Ade­más, es en­fá­ti­ca al se­ña­lar que un in­fluen­cer pue­de afec­tar rá­pi­da­men­te las ven­tas de una com­pa­ñía, para bien o para mal. “Por ejem­plo, el 72% de las per­so­nas de la Ge­ne­ra­ción Z (na­ci­das en­tre 1994 y 2010) afir­man que mue­ven, de ma­ne­ra ac­ti­va, sus de­ci­sio­nes de com­pra. Ellos tien­den a creer me­nos en la co­mu­ni­ca­ción de las mar­cas y más en lo que se di­ce en sus círculos so­cia­les y en las opi­nio­nes de las fi­gu­ras que si­guen. Ne­ce­si­ta­mos in­fluen­cers en las cam­pa­ñas, pe­ro hay que sa­ber ele­gir­los”, afir­ma. El por­tal de es­ta­dís­ti­cas Sta­tis­ta re­ve­la que el mar­ke­ting de in­fluen­cia­do­res en Instagram al­can­zó US$1.070 millones en 2017 y se pro­yec­ta que au­men­te a más del do­ble ha­cia el 2019 (US$2.380 millones). Al mis­mo tiem­po, la com­pra de 10.000 se­gui­do­res fal­sos re­gis­tra es­te año un pre­cio ré­cord: po­co me­nos de US$80 y po­dría se­guir ba­jan­do.

Vi­dCon rea­li­za una con­fe­ren­cia anual para crea­do­res de YouTu­be, per­so­nas in­flu­yen­tes, ex­per­tos de la in­dus­tria y afi­cio­na­dos en el Anaheim Con­ven­tion Cen­ter, en Ca­li­for­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.