So­bre­vi­va a los pri­me­ros 100 días en un nue­vo em­pleo

TEN­GA UNA BUE­NA ES­TRA­TE­GIA PARA DE­MOS­TRAR QUE ME­RE­CE EL PUES­TO QUE LE HAN DA­DO.

Summa - - Créditos - POR Da­niel Ro­sa­les @pin­tor­con­luz

Ten­ga una bue­na es­tra­te­gia para de­mos­trar que me­re­ce el pues­to que le han da­do.

Du­ran­te los tres me­ses de prue­ba en un nue­vo em­pleo, la in­se­gu­ri­dad, la pre­sión y creer­se un sa­be­lo­to­do pue­den ser sus peo­res enemi­gos.

Para evi­tar que le mues­tren la car­ta de des­pi­do o sa­lir an­tes de tiem­po de la or­ga­ni­za­ción, pres­te aten­ción a es­tos con­se­jos de es­pe­cia­lis­tas. Le ayu­da­rán a so­bre­pa­sar esos cien días cla­ves.

Jui­cio de desem­pe­ño

“Que una per­so­na lo­gre o no un em­pleo du­ran­te el pe­río­do de prue­ba o se ajus­te, de­pen­de de la va­lo­ra­ción que se ha­ga so­bre su desem­pe­ño, lo cual su­po­ne es­tán­da­res. Es de­cir, po­drá man­te­ner­se en el pues­to si su com­por­ta­mien­to, re­sul­ta­dos y con­tri­bu­ción es­tán acor­des con los va­lo­res y ex­pec­ta­ti­vas de la com­pa­ñía y de las per­so­nas de ma­yor in­fluen­cia y res­pon­sa­bi­li­dad”, ad­vier­te Fran­cis­co Vi­llal­ta, coach de Search, em­pre­sa con­sul­to­ra en Re­cur­sos Hu­ma­nos.

Di­cho lo an­te­rior, lo­gra un me­jor “cal­ce” en una po­si­ción quien se ajus­ta al con­jun­to de pa­rá­me­tros prees­ta­ble­ci­dos. En el ca­so de los pri­me­ros cien días, eso su­po­ne lo­grar bue­na re­so­nan­cia con el su­per­vi­sor di­rec­to, los pa­res y miem­bros de su equi­po, así co­mo con los ac­to­res cla­ve con po­der de opi­nión en el lu­gar.

Para al­can­zar los es­tán­da­res de­be res­pon­der a pre­gun­tas cla­ves: ¿Qué se es­pe­ra de us­ted? ¿Có­mo se sa­brá si lo­gra el co­me­ti­do? ¿Cuá­les son las me­di­das de éxi­to? ¿Pue­de ha­cer lo que se le pi­de? ¿Con­ta­rá con los re­cur­sos para sa­car ade­lan­te la la­bor? Ca­ro­li­na Don­kers­loot, con­sul­to­ra se­nior de Fran­klin Co­vey Pa­na­má, ex­pli­ca que lo más

im­por­tan­te es ga­nar­se la con­fian­za del em­plea­dor y sus co­le­gas. Para lo­grar­lo de­be ser una per­so­na con­fia­ble, mos­trar mu­cha in­te­gri­dad y ca­pa­ci­dad; con es­to em­pe­za­rá a ver re­sul­ta­dos.

“Hay que te­ner mu­cha aper­tu­ra, es de­cir, ad­qui­rir una ac­ti­tud de apren­di­za­je, in­de­pen­dien­te­men­te de su historial y de sus co­no­ci­mien­tos pa­sa­dos. Sea cla­ro y trans­pa­ren­te con las in­ten­cio­nes, por ejem­plo, cuan­do se dis­cu­te al­go, opi­ne si su ex­pe­rien­cia pue­de apor­tar y con la ac­ti­tud ge­nui­na de con­tri­buir. Evi­te lle­var ideas pre­con­ce­bi­das, así lo­gra­rá sal­tar­se pre­jui­cios en sus la­bo­res”, sos­tie­ne Don­kers­loot.

Ga­ne con­fian­za

To­dos sa­be­mos que al ini­cio es nor­mal sen­tir in­se­gu­ri­dad y ga­nas de ha­cer­se va­ler rá­pi­da­men­te, sin em­bar­go, eso pue­de in­du­cir a ac­tuar apre­su­ra­da­men­te, sin co­no­cer to­do el con­tex­to. “Lo me­jor es em­pe­zar por com­pro­me­ter­se a co­sas pe­que­ñas y en­tre­gar­las. Así, po­co a po­co, irá de­mos­tran­do con­fia­bi­li­dad. Tam­bién ¡pre­gun­te! ¡Sa­le ca­ro no acla­rar du­das a tiem­po! No te­ma equi­vo­car­se, eso pue­de lle­var­lo a la pa­rá­li­sis, y cuan­do to­me de­ci­sio­nes, mida el ries­go para lo­grar ser más aser­ti­vo”, re­co­mien­da Don­kers­loot.

Hay un mo­men­to en que tam­bién pue­de sur­gir in­se­gu­ri­da­des pro­pias: ¿Po­dré? ¿Se­ré acep­ta­do? Para Vi­llal­ta, la con­fian­za es in­cre­men­tal, se ali­men­ta de de­pó­si­tos y se nu­tre de cum­pli­mien­to de acuer­dos.

Cuan­do exis­te cla­ri­dad en los tér­mi­nos de re­fe­ren­cia, el pe­dir, su­ge­rir y pro­po­ner es par­te del pro­ce­so. Al ini­ciar cons­tru­yen­do acuer­dos de tra­ba­jo con el equi­po y el su­per­vi­sor, ba­jo un plan con los res­pec­ti­vos pun­tos para ob­te­ner la con­fian­za ven­drá co­mo con­se­cuen­cia de la eje­cu­ción.

Días en­ri­que­ce­do­res

Para in­cor­po­rar­se con éxi­to en una com­pa­ñía es pri­mor­dial ir con una ac­ti­tud abier­ta y ga­nas de apren­der.

Ser cu­rio­so pue­de apor­tar y agre­gar va­lor a la em­pre­sa, se­gún los es­pe­cia­lis­tas. Ade­más, acon­se­jan te­ner la in­ten­ción del be­ne­fi­cio mu­tuo –para el tra­ba­ja­dor y para la em­pre­sa– así co­mo mu­cha cla­ri­dad so­bre el pro­pó­si­to a lo­grar y có­mo el tra­ba­jo in­di­vi­dual con­tri­bu­ye con los re­sul­ta­dos de la or­ga­ni­za­ción co­mo un to­do.

Si quie­re ga­nar acep­ta­ción en la com­pa­ñía ¡pu­la sus ca­pa­ci­da­des, apren­da, desa­rro­lle sus ta­len­tos y em­pie­ce a en­tre­gar re­sul­ta­dos!

Cons­truir alian­zas só­li­das y cum­plir sus pro­me­sas son dos de las bue­nas ac­cio­nes que de­be im­ple­men­tar al lle­gar a un nue­vo em­pleo.

Re­ci­bir feed­back per­ti­nen­te y opor­tuno es vi­tal para los nue­vos co­la­bo­ra­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.