MU­JER DE HE­RRA­MIEN­TAS TO­MAR

TyT - - Cartas Y Pinceladas -

Re­sig­nar­se al cie­rre y a la des­apa­ri­ción, no es pa­ra na­da el nor­te de la Fe­rre­te­ría Fi­la­del­fia, le­jos de eso, su dueña tie­ne la con­vic­ción de que van a cre­cer más.

Fi­la­del­fia, Gua­na­cas­te.- “Na­cí en El Sal­va­dor”, me di­jo Ana Day­si Bonilla Chacón. “Allá tra­ba­ja­ba co­mo ca­je­ra en un ví­ve­ro. Mi ma­dre se vino a tra­ba­jar ha­ce 40 años y nos con­ta­ba que Cos­ta Ri­ca era muy bo­ni­to, así que ha­ce 25 años vi­ni­mos a con­fir­mar­lo y nos que­da­mos”, así es co­mo es­ta em­pre­sa­ria se abrió pa­so en es­te mer­ca­do.

Su ex es­po­so era agen­te de ven­tas de pro­duc­tos ferreteros pa­ra Gua­na­cas­te y así fue co­mo ter­mi­na­ron vi­vien­do en es­ta pro­vin­cia. Ini­cia­ron con un ne­go­cio de ven­ta de pin­tu­ras, lue­go, de­ci­die­ron ex­pan­dir­se y abrir la fe­rre­te­ría en Fi­la­del­fia. “To­do iba muy bien, por­que es­ta zo­na es­ta­ba en apogeo, te­nía­mos bue­nas ex­pec­ta­ti­vas”. “Pe­ro, vino la cri­sis y la his­to­ria cam­bió. Se hi­zo ne­ce­sa­rio des­pe­dir a to­do el per­so­nal, a la tra­ba­ja­do­ra do­més­ti­ca de mi ca­sa y ha­cer­me car­go de to­do. Ba­jé los gas­tos de la em­pre­sa has­ta más no po­der. Mu­chas em­pre­sas ce­rra­ron, es­ta­mos to­da­vía so­por­tan­do las con­se­cuen­cias de la cri­sis. Has­ta el que ven­de pi­pas se que­ja de los ma­los tiem­pos”, re­cuer­da Chacón.

Cien­tos de ma­che­tes

La cri­sis des­en­ca­de­nó una se­rie de si­tua­cio­nes que afec­ta­ron la ven­ta en la fe­rre­te­ría. Y Bonilla nos ex­pli­ca: “las em­pre­sas me­lo­ne­ras y de za­fra se fue­ron. Ellos nos com­pra­ban cien­tos de ma­che­tes, col­cho­ne­tas, li­mas y pie­dras de afi­lar”. “Ade­más, los clien­tes van adon­de les ven­den más ba­ra­to, es ló­gi­co, no po­de­mos com­pe­tir con las fe­rre­te­rías que com­pran can­ti­da­des enor­mes y por eso, pue­den dar me­jo­res pre­cios. “Nos man­te­ne­mos ven­dien­do al de­ta­lle tor­ni­llos, li­jas, pin­tu­ras en ae­ro­sol y PVC”.

Pa­ra es­ta mu­jer va­lien­te, ser la más pe­que­ña del mer­ca­do y man­te­ner­se vi­gen­te, es su ma­yor or­gu­llo.

“Jun­to a mi hi­jo, ha­re­mos que es­ta fe­rre­te­ría sea lo que fue. Ten­go la fe de que to­do cam­bie y go­ce­mos de una eco­no­mía me­jor”. Ana Day­si Bonilla Chacón, Pro­pie­ta­ria de Fe­rre­te­ría Fi­la­del­fia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.