7.400 m2 de clien­tes fie­les

TyT - - Portada -

Ma­te­ria­les Gary­ba es un ne­go­cio que tie­ne más de 30 años en el mer­ca­do y que se ha sa­bi­do man­te­ner fuer­te. ¿Có­mo lo han con­se­gui­do?

Ma­rit­za Ga­ri­ta y Luis Fran­cis­co Ba­rran­tes son una pa­re­ja muy uni­da, que ade­más de com­par­tir su vi­da co­mo es­po­sos, com­par­ten un ne­go­cio, que atien­den dia­ria­men­te des­de ha­ce más de 30 años: Ma­te­ria­les Gary­ba.

Ellos ini­cia­ron en 1985 con un ba­zar, que te­nía un área de fe­rre­te­ría –en­tre otros de­par­ta­men­tos dis­tin­tos- y cuan­do el lo­cal se vol­vió pe­que­ño pa­ra el sur­ti­do que te­nían, sur­gió la opor­tu­ni­dad de com­prar el lo­te don­de se ubi­can ac­tual­men­te. Lo cu­rio­so es que, se­gún Ma­rit­za, cuan­do ini­cia­ron la cons­truc­ción del lo­cal, se die­ron cuen­ta de la gran ne­ce­si­dad que te­nía Pa­rri­ta de una bue­na fe­rre­te­ría, por­que en ese en­ton­ces de­bían com­prar­le a un se­ñor de Ja­có.

“Em­pe­za­mos con po­qui­to, nos tra­ji­mos el de­par­ta­men­to de fe­rre­te­ría pa­ra acá y com­ple­men­ta­mos con ma­te­ria­les de cons­truc­ción. La sor­pre­sa fue que yo me sen­tí tan fas­ci­na­da con es­te ne­go­cio, que el otro que te­nía de­ci­dí ven­der­lo. La fe­rre­te­ría se con­vir­tió en el ne­go­cio de mis amo­res”, re­cuer­da Ma­rit­za.

¿Qué fue lo que la enamo­ró? Se­gún es­ta em­pre­sa­ria lo que más le gus­ta del ne­go­cio fe­rre­te­ro es pa­sar por un pro­yec­to y sa­ber que la fe­rre­te­ría tu­vo pre­sen­cia ahí.

Se­cre­tos del éxi­to

¿Có­mo man­te­ner­se por tan­to tiem­po con un ne­go­cio tan es­ta­ble? Esa es la pregunta del mi­llón. Se­gún Ma­rit­za Ga­ri­ta son va­rios as­pec­tos. Pri­me­ro, es in­dis­pen­sa­ble te­ner bue­na mer­ca­de­ría, por­que si una fe­rre­te­ría no tie­ne qué ven­der, es­tá muer­ta.

En se­gun­do lu­gar, es ne­ce­sa­rio ofre­cer un buen ser­vi­cio al clien­te. “Aquí el clien­te tie­ne que en­con­trar un tra­to ama­ble, que el ven­de­dor se­pa de lo que es­tá ha­blan­do (…), en­ton­ces el per­so­nal tie­ne que es­tar bien ca­li­fi­ca­do pa­ra ofre­cer ese buen ser­vi­cio. Ade­más, siem­pre se de­ben

cum­plir los tiem­pos de en­tre­ga que se le pro­me­ten a los clien­tes; nun­ca se de­ben com­pro­me­ter y des­pués que­dar­les mal”. Li­ga­do al pun­to an­te­rior, Ma­rit­za re­sal­ta que se de­be ven­der una ima­gen co­rrec­ta al clien­te. “Cuan­do un clien­te lle­ga por pri­me­ra vez, la ima­gen que se lle­ve, si es ma­la, va a que­dar des­mo­ti­va­do, pe­ro si es bue­na, va a ha­cer que el clien­te re­gre­se y has­ta nos re­co­mien­de”.

¡Es­tra­te­gias!

La gran ma­yo­ría de las em­pre­sas siem­pre es­tá pendiente de su com­pe­ten­cia, mo­ni­to­rean­do pa­ra me­jo­rar. En el ca­so de Ma­te­ria­les Gary­ba, eso no es su des­ve­lo. De acuer­do con Ma­rit­za, ella siem­pre le di­ce a sus em­plea­dos que se con­cen­tren en su tra­ba­jo y que no se fi­jen en lo que ha­ce el ve­cino.

“No hay que es­tar ave­ri­guan­do qué ha­cen ellos pa­ra ver qué ha­go yo, sino más bien pro­po­ner no­so­tros ini­cia­ti­vas”, afir­ma.

Pa­ra lo­grar­lo, ase­gu­ra que es muy im­por­tan­te asis­tir a fe­rias, pa­ra co­no­cer so­bre pro­duc­tos nue­vos. “Uno no pue­de que­dar­se atrás. Si tra­ba­ja en es­to y vi­ve de es­to, en­ton­ces tie­ne que es­tar ac­tua­li­za­do”, ex­pre­sa.

Asi­mis­mo, di­ce que le gus­ta asis­tir a char­las y que las ca­sas co­mer­cia­les brin­den ca­pa­ci­ta­cio­nes en su ne­go­cio.

Ma­gia con los pro­vee­do­res

Ma­te­ria­les Gary­ba tie­ne muy bue­na fa­ma en­tre los pro­vee­do­res, y di­ce de­ber­se a que son muy pun­tua­les con los pa­gos, en­ton­ces lo­gran re­ci­bir un tra­to especial a la ho­ra de pe­dir pro­duc­to.

Se­gún Luis Fran­cis­co Ba­rran­tes, cuan­do ne­ce­si­tan ma­te­rial, so­la­men­te de­ben lla­mar y mu­chas ve­ces ni les pi­den or­den de com­pra, por­que sa­ben que las cuen­tas se han man­te­ni­do al día des­de siem­pre. Ma­te­ria­les Gary­ba se ca­rac­te­ri­za por la fi­de­li­dad a las ca­sas co­mer­cia­les, eso les ha da­do cre­di­bi­li­dad y les ha ayu­da­do a cre­cer.

En Ma­te­ria­les Gary­ba se con­cen­tran en lo que ellos ha­cen, y no se es­tán com­pa­ran­do con la com­pe­ten­cia. Su po­lí­ti­ca es ha­cer bien las co­sas, te­ner ini­cia­ti­va e in­no­var.

Ma­rit­za y Luis Fran­cis­co no pien­san abrir más ferreterías, por­que pre­fie­ren te­ner una, pe­ro bien aten­di­da. Ese es uno de sus se­cre­tos: la cons­tan­cia de ellos en el ne­go­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.