Un ga­na­dor fe­rre­te­ro

TyT - - Contenido -

Ob­ser­var el mer­ca­do fue su­fi­cien­te fue su­fi­cien­te mo­ti­va­ción pa­ra un jo­ven que de­ci­dió “ti­rar­se al agua” y abrir su pro­pia fe­rre­te­ría, en una zo­na don­de ha­bían dos com­pe­ti­do­res fuer­tes y ya con mu­chos años en el mer­ca­do.

Ob­ser­var el mer­ca­do fue su­fi­cien­te fue su­fi­cien­te mo­ti­va­ción pa­ra un jo­ven que de­ci­dió “ti­rar­se al agua” y abrir su pro­pia fe­rre­te­ría, en una zo­na don­de ha­bían dos com­pe­ti­do­res fuer­tes y ya con mu­chos años en el mer­ca­do.

Con so­lo 31 años, Car­los Guz­mán, li­cen­cia­do en ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas, tie­ne dos años de te­ner su ne­go­cio, Fe­rre­te­ría Ma­te­ria­les Guz­mán, ubi­ca­da en Los Án­ge­les de Pa­rri­ta.

¿Qué es lo que lla­ma la aten­ción de es­ta fe­rre­te­ría? Que en tan po­co tiem­po, en un te­rreno es pro­pio, ya exis­ta un ne­go­cio que abar­ca una su­per­fi­cie de 3.000 me­tros cua­dra­dos y cuen­ta con un in­ven­ta­rio muy va­ria­do. La pregunta es, ¿có­mo lo ha con­se­gui­do?

¡Cre­cien­do co­mo la es­pu­ma!

An­tes de abrir, Car­los tra­ba­ja­ba co­mo ad­mi­nis­tra­dor tiem­po com­ple­to y te­nía un ne­go­cio com­ple­men­ta­rio, en el que com­pra­ba lo­tes, cons­truía ca­sas y lue­go las ven­día. Fue así co­mo co­no­ció el mer­ca­do de la fe­rre­te­ría y los ma­te­ria­les de cons­truc­ción; ade­más de que es so­brino de la due­ña de la fe­rre­te­ría más an­ti­gua de Pa­rri­ta, Ma­te­ria­les Gary­ba.

Car­los re­cuer­da que en esos años –que fue­ron tres o cua­tro- él le com­pra­ba los ma­te­ria­les a las ferreterías del cen­tro de Pa­rri­ta –que es­tán más o me­nos a seis ki­ló­me­tros de dis­tan­cia-, y que fue así co­mo se dio cuen­ta de la ne­ce­si­dad de una fe­rre­te­ría en la zo­na de Los Án­ge­les.

“Es­te sec­tor es el que ha ex­pe­ri­men­ta­do ma­yor cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos años, con la Clí­ni­ca, los Bom­be­ros, la Cruz Ro­ja; el sec­tor de la cons­truc­ción en sí ha cre­ci­do mu­cho. De ahí na­ció la idea”, ase­gu­ra.

Cuan­do abrió, en fe­bre­ro del 2016, el ne­go­cio era muy pe­que­ño, te­nía po­co in­ven­ta­rio y eran ape­nas tres per­so­nas. “Cuan­do ini­cié fui ca­je­ro, an­du­ve en mon­ta­car­gas, en el ca­mión, des­car­ga­ba ma­te­rial, es­tu­ve en la par­te de com­pras, hi­ce pro­for­mas… ¡de to­do!”.

Sin em­bar­go, con el pa­so del tiem­po, la fe­rre­te­ría se fue am­plian­do, la bo­de­ga se hi­zo más gran­de y el per­so­nal au­men­tó a 16. “Pa­ra mí, el cre­ci­mien­to ha si­do más de lo que es­pe­ra­ba en tan po­co tiem­po… ¡en me­nos de dos años!”, co­men­ta.

Se­gún Car­los, su vi­sión fue lle­gar a lo que tie­ne hoy en un pe­río­do de cin­co años, pe­ro to­do se dio muy rá­pi­do. Él tie­ne va­rias ven­ta­jas, y des­ta­ca pri­me­ro que el lo­cal es pro­pio, se­gun­do que tie­ne un per­so­nal muy bueno y ter­ce­ro, que el clien­te ha res­pon­di­do muy bien.

“La aper­tu­ra fue un “boom”, fue al­go in­creí­ble. Las per­so­nas ya no quie­ren ir al cen­tro, di­cen que les que­da muy lar­go y que no tie­nen buen es­pa­cio pa­ra es­ta­cio­nar­se –a di­fe­ren­cia de aquí-”. Ade­más, re­sal­tó al buen equi­po de tra­ba­jo “que ten­go, son ex­ce­len­tes”, afir­ma.

Otro as­pec­to que in­di­ca Car­los, es que an­tes de que Fe­rre­te­ría Ma­te­ria­les Guz­mán abrie­ra, so­la­men­te ha­bía dos ferreterías gran­des en la zo­na de Pa­rri­ta, y que una de ellas no con­ta­ba con va­rie­dad de pro­duc­tos, y la otra sí, en­ton­ces es­ta­ba prác­ti­ca­men­te so­la en el mer­ca­do.

Por ello, su ne­go­cio se cen­tró en brin­dar va­rie­dad a sus clien­tes, no so­lo en ti­pos de pro­duc­to, sino en mar­cas. Car­los ase­gu­ra que él bus­ca bue­nos pre­cios, pe­ro tam­bién es­cu­cha qué es lo que quie­ren los clien­tes, y pro­cu­ra te­ner­lo.

Ase­so­ra­mien­to

Es­te em­pre­sa­rio te­nía ex­pe­rien­cia en ad­mi­nis­tra­ción de ne­go­cios, pe­ro no así en el mer­ca­do fe­rre­te­ro, por eso, una de sus es­tra­te­gias ini­cia­les fue crear un equi­po de tra­ba­jo de ex­pe­rien­cia, que pu­die­ra ase­so­rar­lo mien­tras él apren­día de un ne­go­cio tan com­ple­jo co­mo es­te.

“Lo que hi­ce fue bus­car per­so­nas que tu­vie­ran ex­pe­rien­cia, pa­ra así apren­der de ellos. En la par­te de pro­vee­du­ría no sa­bía na­da, no sa­bía quié­nes eran los pro­vee­do­res, por eso bus­qué ase­so­ría”.

Die­go Ara­ya, su pro­vee­dor, es una de esas per­so­nas. Car­los ase­gu­ra que Ara­ya es jo­ven, pe­ro sa­be mu­cho y tie­ne am­plia ex­pe­rien­cia en el cam­po fe­rre­te­ro. Asi­mis­mo, co­men­ta que pro­cu­ró bus­car bue­nos lí­de­res y per­so­nas in­te­li­gen­tes pa­ra con­for­mar un buen equi­po.

En el área de ser­vi­cio al clien­te, Car­los re­sal­ta la ayu­da y los con­se­jos que re­ci­bió de su pa­dre, Leo­nel Guz­mán.

Aná­li­sis de nú­me­ros

¿Có­mo con­se­guir un ne­go­cio de éxi­to? Se­gún es­te ad­mi­nis­tra­dor, es muy im­por­tan­te te­ner vi­sión de fu­tu­ro, de lo que se quie­re con el ne­go­cio y tra­ba­jar por con­se­guir­lo.

En su ca­so, sus es­tu­dios en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas han si­do muy im­por­tan­tes pa­ra el cre­ci­mien­to la fe­rre­te­ría, por­que con­si­de­ra im­por­tan­te el aná­li­sis de los nú­me­ros, desa­rro­llar es­tra­te­gias de ven­tas y te­ner con­trol de in­ven­ta­rios; aun­que afir­ma que mu­chas per­so­nas tie­nen ne­go­cios exi­to­sos y no po­seen es­tu­dios, así que lo más im­por­tan­te es ser or­de­na­do.

Su fe­rre­te­ría

Car­los Guz­mán de­ci­dió uti­li­zar el au­to­ser­vi­cio en su em­pre­sa, por­que se­gún él, es lo que se uti­li­za ac­tual­men­te en es­te ti­po de ne­go­cio, ya que el clien­te tie­ne la po­si­bi­li­dad de pal­par el pro­duc­to.

“No obs­tan­te, el ven­de­dor tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de aten­der al clien­te, no de­jar­lo so­lo y brin­dar­le la ase­so­ría que ne­ce­si­te”.

Por eso, pa­ra es­te ne­go­cio, el ser­vi­cio al clien­te es “la ce­re­za en el pastel”, ya que es la lla­ve pa­ra atraer más com­pra­do­res. “Pa­ra mí lo im­por­tan­te es la aten­ción al clien­te, el que­dar­les bien, ser sin­ce­ros con ellos, cum­plir­les las ho­ras de en­tre­ga, ser ama­bles y sa­ber dis­tin­guir los di­fe­ren­tes ti­pos de clien­te. To­do eso es muy im­por­tan­te”, ex­pre­sa.

Otro as­pec­to in­dis­pen­sa­ble, se­gún Guz­mán es que en su ne­go­cio se ofre­ce bue­nos pre­cios, ca­li­dad, va­rie­dad, bue­na aten­ción, es­pa­cio de par­queo y ser­vi­cio a do­mi­ci­lio. “Te­ne­mos dos seg­men­tos de mer­ca­do, los clien­tes que vie­nen por un buen pro­duc­to, por al­go es­pe­cí­fi­co y cier­tas mar­cas. Y el sec­tor de bo­nos de bien so­cial, que vie­nen con otro ti­po de pen­sa­mien­to y bus­can lo más ba­ra­to”, co­men­ta.

Tra­ba­jar con desa­rro­lla­do­res de pro­yec­tos les ha ayu­da­do mu­cho a cre­cer; y Car­los ase­gu­ra que lo ha con­se­gui­do ha­cien­do alian­zas con ellos, y quehan si­do más fá­ci­les por­que él ya te­nía re­la­cio­nes de amis­tad con al­gu­nos de ellos.

Re­la­ción con los pro­vee­do­res

Fe­rre­te­ría Ma­te­ria­les Guz­mán es un ne­go­cio muy ape­te­ci­do por los pro­vee­do­res. Es­to se de­be, de acuer­do con Car­los, al vo­lu­men de ven­tas que ge­ne­ra la fe­rre­te­ría –pues atien­den un pro­me­dio de 205 clien­tes dia­ria­men­te-, al cre­ci­mien­to que han ex­pe­ri­men­ta­do en es­tos dos años, pe­ro prin­ci­pal­men­te, al buen com­por­ta­mien­to de pa­go. “Eso tie­ne mu­cho que ver y pa­ra mí es lo prin­ci­pal, por­que uno tie­ne bue­nas re­fe­ren­cias y eso se pa­sa en­tre ellos co­mo la es­pu­ma”, agre­ga.

A la ho­ra de ele­gir a los pro­vee­do­res, Car­los ase­ve­ra que to­man en cuen­ta, co­mo pri­mer as­pec­to, el pre­cio. Sin em­bar­go, si se es­tá bus­can­do al­gún ar­tícu­lo en es­pe­cí­fi­co –que los clien­tes de­man­dan-, en­ton­ces se lla­ma di­rec­ta­men­te al pro­vee­dor que los dis­tri­bu­ye.

¿Pla­nes de ex­pan­sión?

Co­mo buen vi­sio­na­rio, Guz­mán tie­ne pen­sa­do ex­pan­dir­se en un pla­zo apro­xi­ma­do de 5 años, a zo­nas ale­da­ñas, co­mo Que­pos o Ja­có. Sin em­bar­go, no se pre­ci­pi­ta y ase­gu­ra que de mo­men­to no tie­ne na­da en con­cre­to.

Car­los Guz­mán ase­gu­ra que lo prin­ci­pal en un ne­go­cio es apren­der a de­le­gar, por­que cuan­do es­tá cre­cien­do, el due­ño no pue­de ha­cer­lo to­do.

La com­pe­ten­cia, se­gún Car­los Guz­mán, es una he­rra­mien­ta im­por­tan­te pa­ra el con­su­mi­dor, pe­ro pa­ra las em­pre­sas tam­bién, por­que los im­pul­sa a me­jo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.