SU MAR­CA EN EL MER­CA­DO?

¿Sa­be có­mo se en­cuen­tra

TyT - - Créditos / Director Editorial - Hu­go Ula­te San­do­val hu­go@eka­con­sul­to­res.com

Hay di­ver­sas es­tra­te­gias que ayu­dan a una mar­ca a te­ner más “im­pul­sa­ción” en un mer­ca­do, existe el “mo­tor” del push mo­ney, ne­go­ciar pre­sen­cia en una ca­be­ce­ra con el de­ta­llis­ta, te­ner un ex­hi­bi­dor de pa­red en la par­te cen­tral del ne­go­cio, es­tar en la zo­na ca­lien­te de la tien­da, arran­car to­da una pro­mo­ción de des­cuen­tos o ri­fas por ven­ta pa­ra los de­pen­dien­tes y por com­pra pa­ra los usua­rios.

En fin, hay mul­ti­pli­ci­dad de he­rra­mien­tas y es­tra­te­gias que se pue­den uti­li­zar pa­ra mo­ver las ven­tas. Pe­ro, de­ten­gá­mo­nos a pen­sar por un ins­tan­te, qué pa­sa­ría si de­já­ra­mos la mar­ca a man­sal­va del mer­ca­do, sin nin­gún ti­po em­pu­je que la pu­die­ra ca­ta­pul­tar o di­fe­ren­ciar­se en el sec­tor.

No pa­re­ce ha­ber mu­cho fu­tu­ro ni pa­ra la mar­ca ni pa­ra el pro­duc­to, sin em­bar­go hay quie­nes si lo con­si­guen, so­bre to­do las mar­cas al­tas en pre­cio, pe­ro in­com­pa­ra­bles en ca­li­dad. Y es tan­ta la ca­li­dad que se vuel­ven prác­ti­ca­men­te, co­mo di­cen en el mer­ca­do: “pa­la­bras ma­yo­res” to­do un ícono de re­fe­ren­cia. Al pun­to que na­die cues­tio­na o dis­cu­te su pre­cio. Es más los usua­rios, ni si­quie­ra se fi­jan en es­te fac­tor. Y más bien las de­ci­sio­nes van en fun­ción al color, ta­ma­ño, es­té­ti­ca, en­tre otras.

Veá­mos­lo en fun­ción por ejem­plo de pro­duc­tos co­mo las he­rra­mien­tas eléc­tri­cas: si us­ted cuen­ta con un pro­duc­to con el que un ta­ller me­cá­ni­co pue­de ope­rar un ta­la­dro du­ran­te las 10 ho­ras de jor­na­da, 6 días por se­ma­na, y que úni­ca­men­te re­quie­ra el man­te­ni­mien­to mí­ni­mo, y que sea sim­ple en­con­trar re­fac­cio­nes, en­ton­ces us­ted ven­de po­de­río, ren­di­mien­to, al­to desem­pe­ño, y que al po­co tiem­po el mer­ca­do ter­mi­na­rá re­co­no­cien­do tan­to sus vir­tu­des, que se con­ver­ti­rá en una mar­ca más que bus­ca­da. Pe­ro an­tes, hay que con­tár­se­lo al mer­ca­do me­ta, pa­gar lo que se co­no­ce co­mo un “de­re­cho de pi­so”.

Cuan­do al­guien com­pra una mo­to co­mo una Har­ley Da­vid­son, sien­do un pro­duc­to as­pi­ra­cio­nal, es­tá com­pran­do sta­tus, sen­sa­ción de li­ber­tad, pe­ro con­fía tan­to en la mar­ca que con cer­te­za sa­be que no le fa­lla­rá, que no lo de­cep­cio­na­rá, que no le que­da­rá mal. Qui­zás es por eso que hoy, en po­cas oca­sio­nes he­mos vis­to es­tra­te­gias im­pul­sa­do­ras so­bre es­ta mar­ca que ya tie­ne más que un nom­bre y pres­ti­gio en el mer­ca­do. Y es un pro­duc­to pa­ra que el no se acep­tan des­cuen­tos, su pre­cio es el que po­ne el fa­bri­can­te más la ga­nan­cia del dis­tri­bui­dor, y se aca­bó.

No obs­tan­te, la mar­ca tie­ne com­pe­ti­do­res, y bien fuer­tes, por lo que ne­ce­sa­ria­men­te, en al­gún mo­men­to de la vi­da co­mer­cial de­bió pa­gar tam­bién ese de­re­cho de pi­so… ¡Cría fa­ma y si­gue ven­dien­do!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.