El amor en tiem­pos de FE­RRE­TE­RÍA

TyT - - Créditos | Director Editorial - Hu­go Ula­te San­do­val hu­go@eka­con­sul­to­res.com

¿A quién no le des­pier­ta pa­sión su pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to? Pe­ro co­mo to­do en la vi­da, si a su pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to no se le ha­cen me­jo­ras, ter­mi­na por abu­rrir, no gus­tar ya has­ta por cam­biar­se.

Y si no me creen, ha­gan la prue­ba de lle­var a un ni­ño to­dos los días, du­ran­te un mes con­ti­nuo, a la mis­ma ju­gue­te­ría, y sin va­riar pa­ra na­da, un so­lo ju­gue­te, que en­cuen­tre siem­pre lo mis­mo… A la lar­ga ni si­quie­ra lle­gue­mos al mes. ¿Por qué di­cen que la fe­rre­te­ría es la ju­gue­te­ría de los gran­des? Por­que re­sul­ta que ca­si pa­ra to­dos es un pa­sa­tiem­po que ofre­ce no­ve­da­des con­ti­nuas, he­rra­mien­tas que has­ta re­sul­tan cu­rio­sas y has­ta, ¿có­mo es que se di­ce…? ¡Ah, sí..., chi­ví­si­mas!

Pe­ro si pa­sa mu­cho tiem­po sin que el “en­can­ta­do” por la fe­rre­te­ría, que no re­sul­ta ser otro que nues­tro clien­te, en­cuen­tra siem­pre lo mis­mo, en el mis­mo lu­gar, del mis­mo co­lor, y has­ta con la mis­ma can­ti­dad de pol­vo, ter­mi­na por abu­rrir­se y por mar­char­se. A la lar­ga, 25 me­tros más allá, don­de por lo me­nos le ha­yan cam­bia­do la vi­tri­na.

¿Y có­mo po­de­mos lo­grar que la fe­rre­te­ría sea to­do el tiem­po to­da una tem­pes­tad pa­sio­nal pa­ra los clien­tes? La ac­tua­li­za­ción en el mun­do fe­rre­te­ro es el me­jor re­me­dio que me atre­ve­ría a de­cir que exis­te pa­ra se­du­cir a los com­pra­do­res.

Pe­ro aque­lla ac­tua­li­za­ción que di­ga có­mo ade­lan­tar­se a lo que el clien­te re­quie­re, co­mo ade­lan­tar­se a lo que el clien­te es­pe­ra y te­ner­le al­go más allá de lo que le gus­ta en­con­trar en en su “ju­gue­te­ría”.

Y re­sul­ta que la ac­tua­li­za­ción es­tá en las char­las es­pe­cia­li­za­das, en las ca­pa­ci­ta­cio­nes de los pro­vee­do­res, en las fe­rias don­de se in­ter­cam­bian opi­nio­nes con pro­fe­sio­na­les igual que us­ted, en la tec­no­lo­gía, en in­ter­net. Aho­ra bien, no to­dos lle­gan a la ju­gue­te­ría, pe­ro le en­can­ta te­ner los ju­gue­tes a su al­can­ce.

Con­ta­ba un fe­rre­te­ro que te­nía un clien­te de una em­pre­sa que le rea­li­za­ba transac­cio­nes por al­re­de­dor de ¢300 mi­llo­nes men­sua­les, y así co­mo com­pra­ba, igual pa­ga­ba.

Pa­ra man­te­ner­lo en esa cons­tan­te o lle­var­lo a “gas­tar” más en el ne­go­cio, ha­bía que cum­plir con dos re­qui­si­tos, en­viar los pe­di­dos de ma­te­rial en el mo­men­to que és­te in­di­ca­ba y sin un mi­nu­to de de­mo­ra, y man­te­ner­lo en cons­tan­te co­mu­ni­ca­ción so­bre no­ve­da­des, nue­vos ma­te­ria­les, nue­vas for­mas de apli­car los pro­duc­tos, en­tre otras co­sas… Prác­ti­ca­men­te, vi­vir con él me­ti­do en su pa­sión.

Y pa­ra que el amor no se mue­ra de ham­bre y los “ni­ños” no se va­yan de la ju­gue­te­ría, o al me­nos les si­gan gus­tan­do los ju­gue­tes, es me­jor ser un fe­rre­te­ro ac­tua­li­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.