Un trío de Ro­ble

Al­ma­cén El Ro­ble, en To­bo­si de Car­ta­go, pa­só de ser un ne­go­cio de 3300 m2 a te­ner 4500 m2, e in­cor­po­ró un edi­fi­cio de 3 pi­sos con ba­zar y ofi­ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas.

TyT - - Portada -

To­bo­si de Car­ta­go.- ¿Qué tie­nen en co­mún una abo­ga­da, una ad­mi­nis­tra­do­ra y un ex­per­to en lo­gís­ti­ca de trans­por­te...? Pri­me­ro, los 3 son her­ma­nos, los 3 son fe­rre­te­ros y a los 3 los mue­ve la mis­ma pa­sión: bus­car ha­cer cre­cer el ne­go­cio que su pa­dre les le­gó, tan­to que aho­ra se “aven­tu­ra­ron” con 3 pi­sos lle­nos de pro­duc­to. Se tra­ta de Pau­la, Pa­blo y Yes­se­nia Ba­raho­na, Pro­pie­ta­rios de Fe­rre­te­ría El Ro­ble, en To­bo­si de Car­ta­go, Cos­ta Ri­ca... Una his­to­ria que me­re­ce ser con­ta­da.

Y de­ci­mos que me­re­ce ser con­ta­da, por­que es de esas his­to­rias de fe­rre­te­ros que les apa­sio­na el ries­go con tal de sa­car pro­ve­cho de las opor­tu­ni­da­des, de los fe­rre­te­ros que odian es­tar quie­tos, a la es­pe­ra de con­tar los días pa­ra ver si el des­tino les trae al­go di­fe­ren­te.

Pa­blo su pa­dre, cuan­do de­ter­mi­nó que sus tres re­to­ños ya es­ta­ban ap­tos y con la va­len­tía y ac­ti­tud su­fi­cien­tes, una tar­de, sim­ple­men­te to­mó su som­bre­ro, se acer­có a la puer­ta de sa­li­da y so­lo ati­nó a de­cir: “aquí les de­jo, que les va­ya bien. Ya us­te­des co­no­cen bien, así que bus­quen ha­cer cre­cer el ne­go­cio”.

Aten­dien­do las pa­la­bras de su pa­dre, Ye­sen­nia di­ce que ”no nos que­dó otra al­ter­na­ti­va, ha­bía que en­trar­le”.

An­tes de eso, se­gún es­ta abo­ga­da que aho­ra es la re­pre­sen­tan­te le­gal de la em­pre­sa, y que cui­da con la fie­re­za de un león, di­ce que le to­có es­tar en el la­do de las com­prar, por­que su pa­pá le in­di­có que des­de ahí en­ten­de­ría me­jor el queha­cer de la tien­da.

”Mi pa­pá em­pe­zó por lle­var­me a las fe­rias. Re­cuer­do que en una de Abo­nos Agro, con ape­nas 15 años, cuan­do los ven­de­do­res bus­ca­ban a mi pa­dre pa­ra ven­der­le, me se­ña­la­ba y les de­cía, tie­nen que en­ten­der­se con ella... Si ella les com­pra, pa­ra mí es­tá bien”, di­ce Ye­sen­nia.

Eso de las com­pras...

Di­ce que al prin­ci­pio fue di­fí­cil sa­ber qué com­prar y qué no, pe­ro po­co a po­co fue apren­dien­do. ”In­clu­so los ven­de­do­res de los ma­yo­ris­tas en­ten­die­ron que si que­rían te­ner pro­duc­tos en la fe­rre­te­ría, pri­me­ro de­bían ne­go­ciar con­mi­go”, ase­gu­ra.

Más tar­de, fue su her­ma­na Pau­la la que se in­cor­po­ró co­mo com­pra­do­ra y su her­mano siem­pre se en­car­gó de la coor­di­na­ción de to­do lo que sig­ni­fi­ca ha­cer lle­gar los pro­duc­tos a los clien­tes en el tiem­po jus­to.

Al­ma­cén El Ro­ble, ade­más de fe­rre­te­ría y de­pó­si­to de ma­te­ria­les, tam­bién es fa­bri­can­te de pro­duc­tos pre­fa­bri­ca­dos, co­mo to­do lo que con­lle­va una ca­sa, bal­do­sas, cu­ne­tas, co­lum­nas de­co­ra­das y más.

“In­clu­so, co­mo im­por­ta­mos al­gu­nas lí­neas, les ven­de­mos a otras fe­rre­te­rías, que tam­bién apro­ve­chan pa­ra ofre­cer a sus clien­tes nues­tros pro­duc­tos pre­fa­bri­ca­dos”. Hoy, les lle­gó la opor­tu­ni­dad pa­ra cre­cer y re­cién cons­tru­ye­ron un edi­fi­cio de tres pi­sos, en el que pien­san com­bi­nar fe­rre­te­ría, de­par­ta­men­to de pin­tu­ras, sa­la de acabados, ba­zar y has­ta un bu­fe­te de abo­ga­dos con ofi­ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas. Ye­sen­nia co­mo ad­mi­nis­tra­do­ra, di­ce que es­te cre­ci­mien­to ha si­do fru­to del sa­cri­fi­cio y de en­ten­der a los clien­tes.

”No ha­ce mu­cho, lle­gó un se­ñor que nos com­pró una bue­na can­ti­dad de ce­men­to, y nos di­jo que no po­día car­gar­los por­que es­ta­ba re­cién ope­ra­do. To­do el per­so­nal es­ta­ba ocu­pa­do y en­tre mi her­ma­na y yo le car­ga­mos el ca­mión y se fue fe­liz y has­ta la fe­cha nos si­gue com­pran­do”.

Los tres tie­nen más que cla­ro que ca­da in­ver­sión se ha­ce con el fin de for­ta­le­cer más el ne­go­cio. “Hay que apos­tar a cre­cer, no po­de­mos que­dar­nos es­tá­ti­cos, es­pe­ran­do pa­ra ver có­mo los clien­tes se van a otros si­tios. Y cuan­do ha­blo de tra­ba­jo, hay que ha­cer­lo con la ca­mi­se­ta bien pues­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.