Es­pe­cial ce­rra­du­ras

En el país, a di­fe­ren­cia de La­ti­noa­mé­ri­ca, las ce­rra­du­ras di­gi­ta­les con res­pec­to a las me­cá­ni­cas, ya han he­cho su en­tra­da tec­no­ló­gi­ca, sin em­bar­go, lo han he­cho muy tí­mi­da­men­te.

TyT - - Portada - Por Si­gurd Niel­sen Ce­rra­je­ro Pro­fe­sio­nal Ce­rra­je­ría Mas­ter Pre­si­den­te de ANCE Aso­cia­ción Na­cio­nal de Ce­rra­je­ros Tel: +506.8340-4953

Si fue­ra por com­pa­rar, la ce­rra­du­ra me­cá­ni­ca aún le lle­va ca­mino re­co­rri­do a la tec­no­lo­gía di­gi­tal. Es­ta­mos ha­blan­do de un 95% con­tra un 5%. La di­fe­ren­cia aún es muy am­plia.

El clien­te fi­nal o el usua­rio fi­nal, de acuer­do con es­tos datos, aún si­gue pre­fi­rien­do las ce­rra­du­ras me­cá­ni­cas de lla­ve.

En es­te 5% po­dría­mos cla­si­fi­car un clien­te usua­rio muy jo­ven, con per­so­nas en­tre 25 y 35 años, que les gus­ta la tec­no­lo­gía, les gus­ta in­clu­so pro­gra­mar ellos mis­mos sus ce­rra­du­ras. Es­te es un nue­vo clien­te que lo úni­co que re­quie­re es que le pon­gan la ce­rra­du­ra en la puer­ta y él se en­car­ga de lo de­más.

Cal­cu­la­mos que qui­zás en unos 5 años, el por­cen­ta­je ya es­té lle­gan­do a un 10%.

Cla­si­fi­ca­ción

Al en­trar es­ta era di­gi­tal se abre una cla­si­fi­ca­ción más pa­ra las ce­rra­du­ras. Pa­ra nues­tro país, te­ne­mos va­rias cla­si­fi­ca­cio­nes pa­ra el mer­ca­do de ce­rra­du­ras: ha­bi­ta­cio­nal, ins­ti­tu­cio­nal y la par­te de em­pre­sas pri­va­das y edi­fi­cios de al­ta tec­no­lo­gía.

Pe­ro, si nos ubi­ca­mos en el ám­bi­to ce­rra­je­ro – ferretero, prác­ti­ca­men­te, cho­ca­mos con dos es­ti­los: la ce­rra­du­ra me­cá­ni­ca de do­ble pa­so o do­ble in­ter­ven­ción, que se usa pa­ra por­to­nes co­mo pa­ra puer­tas de ma­de­ra. Y por el la­do di­gi­tal, co­mo pa­ra dar­le una for­ma a es­ta área, son ce­rra­du­ras que es­tán eli­mi­nan­do la lla­ve co­mo tal, o el llavero. El usua­rio ya no quie­re car­gar lla­ves, si no bus­ca so­la­men­te te­ner una cla­ve, que in­clu­so pue­de es­tar li­ga­da a un te­lé­fono in­te­li­gen­te.

Hay va­rias ce­rra­du­ras di­gi­ta­les que cuen­tan con un teclado di­gi­tal pa­ra mar­car es­ta cla­ve, hay otras con re­co­no­ci­mien­to de tar­je­ta, hay otras con sis­te­ma bio­mé­tri­co ca­pa­ces de re­co­no­cer hue­llas di­gi­ta­les, o al­gu­na par­te del cuer­po. Eso es lo más usa­do en es­te 5% que se es­tá ya en el mer­ca­do.

Y es­to en su­ma con al­gu­nas otras que cuen­tan con sis­te­mas en los que el usua­rio pue­de en­viar una cla­ve por in­ter­net en What­sApp.

Pre­cio

Las ce­rra­du­ras di­gi­ta­les ac­tual­men­te, tie­nen un cos­to al­to. En la ac­tua­li­dad, los usua­rios uti­li­zan es­tas ce­rra­du­ras pa­ra puer­tas prin­ci­pa­les úni­ca­men­te. De mo­men­to, no cree­mos que se lle­gue a uti­li­zar pa­ra puer­tas in­ter­nas. La ce­rra­du­ra me­cá­ni­ca tie­ne un pre­cio mu­cho me­nor. El pre­cio pro­me­dio de una ce­rra­du­ra di­gi­tal os­ci­la des­de los $200 a $400, con­tra $50 o me­nos que es el cos­to pro­me­dio de una ce­rra­du­ra me­cá­ni­ca. La di­fe­ren­cia de pre­cios es abis­mal.

El gru­po de clien­tes pa­ra las ce­rra­du­ras elec­tró­ni­cas, de­fi­ni­ti­va­men­te es muy se­lec­to, sin em­bar­go, ya los ce­rra­je­ros las es­tán ofre­cien­do y se­ría muy con­ve­nien­te que el mis­mo ferretero pu­die­ra ma­ne­jar y ofre­cer al­gu­nos mo­de­los.

Co­mo in­di­ca­mos es un mer­ca­do en cre­ci­mien­to, y pa­ra es­te ca­so, un fac­tor que ayu­da es la ex­hi­bi­ción.

Du­ra­bi­li­dad

Con­for­me pa­sa el tiem­po la tec­no­lo­gía me­jo­ra. Los pri­me­ros sis­te­mas di­gi­ta­les que in­gre­sa­ron a Cos­ta Ri­ca tu­vie­ron una vi­da útil muy cor­ta. Sin em­bar­go, aún se man­tie­ne en du­da que la ce­rra­du­ra di­gi­tal pue­da en­fren­tar la me­cá­ni­ca en un fac­tor de du­ra­bi­li­dad.

Hay ce­rra­du­ras me­cá­ni­cas que tie­nen un ren­di­mien­to de 10 a 30 años, en­ton­ces en­con­tra­mos en casas de ha­bi­ta­ción mu­chas ce­rra­du­ras de es­te ti­po.

Y las pri­me­ras ce­rra­du­ras di­gi­ta­les que en­tra­ron a Cos­ta Ri­ca, no tu­vie­ron un ren­di­mien­to de más de 5 años.

Co­mo ce­rra­je­ro pro­fe­sio­nal, en es­te mo­men­to, du­do mu­cho que una ce­rra­du­ra elec­tró­ni­ca pue­da te­ner la du­ra­ción de una me­cá­ni­ca.

Por es­te fac­tor de du­ra­ción, di­ría­mos que aún las me­cá­ni­cas ganan.

Di­se­ño

Aquí las co­sas va­rían un po­co muy a fa­vor de las ce­rra­du­ras di­gi­ta­les, al ser ma­yor­men­te atrac­ti­vas, ele­gan­tes y mo­der­nas, lle­nan­do de ele­gan­cia a los ac­ce­sos.

De­fi­ni­ti­va­men­te, aquí las ce­rra­du­ras me­cá­ni­cas, to­man­do en cuen­ta es­tos fac­to­res, prác­ti­ca­men­te no tie­nen mu­cho qué ha­cer.

Aquí lo me­cá­ni­co per­dió te­rreno, aun­que ha ha­bi­do mu­chos fa­bri­can­tes que han que­ri­do in­no­var un po­co, so­bre to­do en di­se­ño de ma­ni­llas, ma­ni­llo­nes, aga­rra­de­ras, que son ele­men­tos em­be­lle­ce­do­res pro­pios de la ce­rra­du­ra, pe­ro no le qui­tan la al­ta pre­sen­cia a las di­gi­ta­les.

Uso y ma­ne­jo

En cuan­to al ma­ne­jo, la ce­rra­du­ra de lla­ve, una vez ins­ta­la­da, la úni­ca fun­ción pa­ra el usua­rio es gi­rar la lla­ve, y sa­car los du­pli­ca­dos ne­ce­sa­rios pa­ra el nú­me­ro de usua­rios que de­ter­mi­ne. Es­to por años ha si­do muy fá­cil. In­clu­so cuan­do se re­quie­ren co­pias es so­la­men­te vi­si­tar una fe­rre­te­ría o ce­rra­je­ría que ten­ga ser­vi­cio de du­pli­ca­ción de lla­ves.

En cam­bio, las ce­rra­du­ras di­gi­ta­les, tie­nen una pro­gra­ma­ción, tie­nen usua­rios, tie­ne al­gu­nos mé­to­dos, co­mo las de hue­lla di­gi­tal que re­quie­ren una pro­gra­ma­ción pre­via con las per­so­nas que van a ser fu­tu­ros usua­rios.

Es­te ti­po de ce­rra­du­ras va en­fo­ca­da de mo­men­to, pa­ra gen­te muy jo­ven que gus­ta de la tec­no­lo­gía e in­clu­so se les fa­ci­li­ta más.

La po­bla­ción de 45 años en ade­lan­te, de mo­men­to no son usua­rios que bus­quen las ce­rra­du­ras di­gi­ta­les.

Se­gu­ri­dad

En es­te sen­ti­do am­bas ce­rra­du­ras es­tán muy pa­re­jas. El di­se­ño es muy pa­re­ci­do. Hay un ce­rro­jo me­cá­ni­co de lla­ve, co­mo tam­bién hay un ce­rro­jo di­gi­tal.

En cuan­to a ins­ta­la­ción y sis­te­mas de pes­ti­llo, ba­rro­tes o blo­queos, es exac­ta­men­te el mis­mo en am­bos ca­sos.

Las di­gi­ta­les y las me­cá­ni­cas tie­nen ce­rra­du­ras de so­bre­po­ner, y hay otra fa­mi­lia de em­bu­tir que van en el can­to de la puer­ta. En am­bos ca­sos, por ser mar­cas fuer­tes, la ca­li­dad es muy pa­re­ci­da. Pa­ra un ce­rra­je­ro, di­ría que no hay gran­des di­fe­ren­cias en se­gu­ri­dad.

Re­co­men­da­cio­nes

Si el ferretero o el ce­rra­je­ro va a apos­tar por ce­rra­du­ras di­gi­ta­les, de­be te­ner en cuen­ta que hay dos fa­mi­lias: las que to­da­vía tie­nen lla­vín y las que del to­do no tie­nen lla­ve.

Por el mo­men­to, mi re­co­men­da­ción se­ría que ofrez­can ce­rra­du­ras di­gi­ta­les que ten­gan cla­ve di­gi­tal o sis­te­mas di­gi­ta­les de cla­ve y que ten­gan tam­bién lla­ve me­cá­ni­ca, pues siem­pre en una ca­sa de ha­bi­ta­ción por ejem­plo, hay quie­nes no quie­ren na­da con las lla­ves y hay quie­nes no gus­tan de la so­fis­ti­ca­ción tec­no­ló­gi­ca. Es im­por­tan­te ex­hi­bir ce­rra­du­ras de mues­tra pa­ra que los clien­tes pue­dan ver­las, to­car­las y has­ta pro­bar su uso y ver el pro­duc­to en pleno fun­cio­na­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.