El La­gar, con el ma­ne­jo de 3 mar­cas de pin­tu­ra, in­ten­si­fi­ca to­da una pla­ta­for­ma pa­ra li­de­rar e im­pac­tar en la ven­ta de pin­tu­ra. Ós­car Arrio­la, Ge­ren­te de es­ta área, des­ta­ca las es­tra­te­gias de la ca­de­na.

El La­gar tie­ne 50 años de exis­tir y 19 tien­das al­re­de­dor del país. Den­tro de sus ca­rac­te­rís­ti­cas más so­bre­sa­lien­tes es­tá la va­rie­dad de pro­duc­tos con que cuen­ta; sin em­bar­go, una de sus lí­neas más fuer­tes es la pin­tu­ra. ¿Cuá­les son sus es­tra­te­gias?

TyT - - Contenido -

De­sam­pa­ra­dos, San Jo­sé.- El La­gar na­ció en 1968, en De­sam­pa­ra­dos, co­mo un lu­gar de ven­ta de la­dri­llos, pi­las de con­cre­to y ma­te­ria­les de cons­truc­ción. Con el pa­so del tiem­po y pa­ra su­plir las ne­ce­si­da­des de sus clien­tes, fue­ron in­tro­du­cien­do otros pro­duc­tos, has­ta lle­gar a lo que son hoy.

Es­te ne­go­cio siem­pre se ha preo­cu­pa­do por in­no­var, por adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des del clien­te y por es­tar al tan­to de la evo­lu­ción del mer­ca­do. Por eso nos pre­gun­ta­mos, ¿có­mo ha­cen pa­ra ven­der tan­ta pin­tu­ra?

¡Mu­cha pin­tu­ra!

De acuer­do con Os­car Arrio­la, Ge­ren­te de Ne­go­cio Pin­tu­ras el se­cre­to es el ser­vi­cio al clien­te, así co­mo, con­tar con un buen sur­ti­do de pro­duc­tos que cu­bran to­das las ne­ce­si­da­des del clien­te, y so­bre to­do, una bue­na aten­ción. Ac­tual­men­te, Gru­po El La­gar ma­ne­ja tres mar­cas de pin­tu­ra: Sur, Lan­co y Glid­den, y de ca­da una de ellas, se ofre­ce la lí­nea com­ple­ta, por lo que se cuen­ta en to­tal, con 2.900 pro­duc­tos.

“El clien­te siem­pre va a ha­llar una so­lu­ción a lo que ne­ce­si­ta, y no so­lo va a en­con­trar una pin­tu­ra de acei­te o de lá­tex, sino que va a en­con­trar un es­tu­co, un re­ves­ti­mien­to, un im­per­mea­bi­li­zan­te – es de­cir, es­pe­cia­li­da­des-”, ex­pre­sa Arrio­la. Adi­cio­nal a eso, de acuer­do con Allan Fon­se­ca, Ge­ren­te de Mer­ca­deo, El La­gar siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por ser un lu­gar aco­ge­dor que bus­ca te­ner cer­ca­nía con sus clien­tes y crear una re­la­ción con ellos pa­ra ge­ne­rar­les con­fian­za. “Ese es par­te del ser­vi­cio que ofre­ce­mos, en el que pro­cu­ra­mos tra­tar a las per­so­nas no co­mo clien­tes, sino co­mo per­so­nas de fa­mi­lia, que ne­ce­si­tan ayu­da; por­que nor­mal­men­te cuan­do tie­nes un pro­ble­ma acu­des a la fa­mi­lia o los ami­gos”, co­men­ta Fon­se­ca.

Y agre­ga: “so­mos un re­fe­ren­te en pin­tu­ras, y real­men­te so­mos bas­tan­te bue­nos ven­dien­do

pin­tu­ras, pe­ro no es so­lo eso. Por ejem­plo, cuan­do una ma­má vie­ne a pin­tar­le el cuar­to al hi­jo, y pa­sa por ho­gar y ve de­co­ra­ción pa­ra su hi­jo, di­ce: Ok, voy a pin­tar esa pa­red de tal co­lor y le voy a po­ner ese cua­dro, es­te rodapié. Le pue­do cam­biar la puer­ta por es­ta otra… en­ton­ces, por eso es que nues­tro le­ma es: ¡To­do en un mis­mo lu­gar! Pa­ra que la gen­te ven­ga y se emo­cio­ne con to­dos los pro­duc­tos que te­ne­mos”.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca im­por­tan­te de El La­gar es la va­rie­dad que ofre­ce en sus pre­cios, pues las mar­cas ma­ne­jan ca­li­da­des al­tas, me­dias y eco­nó­mi­cas en pin­tu­ra, que se aco­mo­dan a las ne­ce­si­da­des de los clien­tes; eso sí, siem­pre con pro­duc­tos de ca­li­dad y con ga­ran­tía de mar­ca.

Ade­más, co­mo es­tra­te­gia adi­cio­nal, rea­li­zan di­fe­ren­tes ta­lle­res pa­ra los clien­tes. La idea es que apren­dan a cons­truir co­sas y al mis­mo tiem­po se les en­se­ñan dis­tin­tas ca­te­go­rías de pro­duc­tos, en­tre ellas, pin­tu­ra.

Per­so­nal bien ca­pa­ci­ta­do

Otro as­pec­to que cui­dan en El La­gar, es que los em­plea­dos se man­ten­gan mo­ti­va­dos y que ha­ya un buen am­bien­te de tra­ba­jo. Asi­mis­mo, cons­tan­te­men­te se les ca­pa­ci­ta en ser­vi­cio al clien­te, pa­ra que ten­gan em­pa­tía con las per­so­nas que lle­guen a com­prar. “Les ha­ce­mos eva­lua­cio­nes con clien­te in­cóg­ni­to pa­ra ase­gu­rar­nos de que han ad­qui­ri­do el co­no­ci­mien­to”, ase­gu­ra Fon­se­ca.

Pe­ro las ca­pa­ci­ta­cio­nes no son so­lo en ese te­ma, pues tam­bién se les en­tre­na pa­ra que ase­so­ren al clien­te en di­fe­ren­tes áreas.

Los pro­vee­do­res tam­bién les co­la­bo­ran en ese as­pec­to, y con­ti­nua­men­te rea­li­zan ca­pa­ci­ta­cio­nes so­bre sus pro­duc­tos.

To­das es­tas ca­pa­ci­ta­cio­nes se rea­li­zan en lo que ellos lla­man: La “U” Ferretera, que es una sa­la des­ti­na­da pa­ra ese fin.

10

Ven­der pin­tu­ra co­rrec­ta­men­te es un ar­te que va más allá de so­lo ofre­cer pro­duc­tos. De­trás de El La­gar hay to­da una es­tra­te­gia que los ha con­ver­ti­do en re­fe­ren­tes en el te­ma.

Os­car Arrio­la, Ge­ren­te de Ne­go­cio Pin­tu­ras tie­ne más de 25 años de ex­pe­rien­cia en el área y fue quien lle­gó a desa­rro­llar en el 2005, la pri­me­ra ge­ren­cia de pin­tu­ras en El La­gar, lo acom­pa­ña Allan Fon­se­ca, Ge­ren­te de Mer­ca­deo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.