¿De qué sir­ve ex­hi­bir?

Si su ob­je­ti­vo de ex­hi­bir es ven­der los pro­duc­tos, lo más rá­pi­do po­si­ble, prác­ti­ca­men­te, em­pe­zó a per­der el par­ti­do. Uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de ex­hi­bir es cau­ti­var tan­to a su com­pra­dor que no só­lo se enamo­re de su tien­da, sino que cuan­do pien­se e

TyT - - Portada -

El Mer­ca­deo Vi­sual o Vi­sual Mer­chan­di­sing es el con­jun­to de téc­ni­cas de ex­hi­bi­ción pa­ra ha­cer más atrac­ti­vo un pun­to de ven­ta y por en­de in­ci­dir ma­yor­men­te en la ven­ta. Es­tas son al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra ha­cer la ex­hi­bi­ción mu­cho más atrac­ti­va, de ma­ne­ra que se in­cre­men­te la ta­sa de con­ver­sión de vi­si­tan­tes en clien­tes (por­cen­ta­je de vi­si­tan­tes que com­pran di­vi­di­do el to­tal de vi­si­tan­tes en un pe­río­do de tiem­po).

Lo pri­me­ro a te­ner en cuen­ta es que ca­da ti­po de con­su­mi­dor es di­fe­ren­te, por lo que la de­co­ra­ción y am­bien­ta­ción de­be­rá ir en lí­nea con las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te con­su­mi­dor. De­be ser cohe­ren­te con las per­cep­cio­nes del gru­po ob­je­ti­vo. Por eso, es bueno te­ner áreas o de­par­ta­men­tos, en­fo­ca­das pa­ra el hom­bre o pro­fe­sio­nal que vi­si­ta el ne­go­cio y pa­ra la mu­jer que aho­ra ma­yor­men­te fre­cuen­ta las fe­rre­te­rías y to­ma las de­ci­sio­nes más tras­cen­den­tes.

El efec­to de los sen­ti­dos

Re­cuer­de que per­ci­bi­mos con los cin­co sen­ti­dos y las de­ci­sio­nes son ba­sa­das en ex­pe­rien­cias in­ter­pre­ta­das.

La vis­ta. Es el sen­ti­do más desa­rro­lla­do y agu­do. El ni­vel de lu­mi­no­si­dad atrae o dis­trae; la in­ten­si­dad y el co­lor de la luz real­zan y aco­gen los pro­duc­tos. Se ha com­pro­ba­do que la ten­den­cia ge­ne­ral es gi­rar a la de­re­cha. La vis­ta sue­le di­ri­gir­se al es­pa­cio en­tre la cin­tu­ra y los ojos. La lim­pie­za en el es­pa­cio es re­qui­si­to fun­da­men­tal.

El oí­do. Se pre­ten­de que la mú­si­ca y los de­ci­be­les ge­ne­ren un am­bien­te aco­ge­dor, Hay que te­ner en cuen­ta que ca­da ti­po de con­su­mi­dor es di­fe­ren­te, por lo que la de­co­ra­ción y am­bien­ta­ción de­be­rá ir en lí­nea con las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te con­su­mi­dor.

es­ti­mu­lan­te y atrac­ti­vo al clien­te, pa­ra que per­ma­nez­ca el ma­yor tiem­po po­si­ble. De­be exis­tir re­la­ción di­rec­ta en­tre la mar­ca, el pro­duc­to y la mú­si­ca.

El ol­fa­to. Es el pri­mer evo­ca­dor de re­cuer­dos. Una vez de­fi­ni­da la fra­gan­cia pa­ra la mar­ca, es­ta de­be ser siem­pre la mis­ma pa­ra lo­grar el efec­to re­cor­da­ción-re­la­ción. El olor acen­túa el po­si­cio­na­mien­to de la mar­ca.

El tac­to. El de­seo de con­tac­to es nues­tro pri­mer im­pul­so pa­ra con­fir­mar una reali­dad es­pe­ra­da; la sen­sa­ción de sua­vi­dad, o con­tra­ria, só­lo se ve­ri­fi­ca al to­car. Per­mi­ta e in­vi­te a que los clien­tes to­quen y se co­nec­ten emo­cio­nal­men­te con el pro­duc­to.

El gus­to. La re­cor­da­ción o dis­trac­ción a tra­vés de los sa­bo­res pue­den ser he­rra­mien­tas de dis­tin­ción y di­fe­ren­cia­ción. Las de­gus­ta­cio­nes du­ran­te o en el cie­rre de la ven­ta po­drán ser se­llo de di­fe­ren­cia­ción y con­lle­va­rán a una ex­pe­rien­cia de fá­cil re­cor­da­ción. Hay quie­nes ofre­cen ga­lle­tas y ca­fé mien­tras los clien­tes es­pe­ran ser aten­di­dos, o bo­ca­di­llos en el trans­cu­rrir de una de­mos­tra­ción.

La fa­cha­da

La fa­cha­da es la ima­gen ex­ter­na del es­ta­ble­ci­mien­to. Se de­be di­se­ñar el fren­te de la tien­da con la cla­ra in­ten­ción de po­si­cio­nar la mar­ca. Es la gran vi­tri­na que de­be for­ta­le­cer la iden­ti­dad de su ne­go­cio y mo­ti­var a vi­si­tar el es­pa­cio in­te­rior.

La ima­gen ex­te­rior pre­ten­de co­mu­ni­car la re­la­ción con la co­mu­ni­ca­ción del es­pa­cio in­terno. De­be cu­brir cin­co ob­je­ti­vos es­pe­cí­fi­cos:

Que me vean. Des­ta­car­se en­tre la mul­ti­tud de es­pa­cios co­mer­cia­les que com­pi­ten en el mis­mo mer­ca­do.

Que me ubi­quen. Re­cor­da­ción de la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca del pun­to de

ven­ta.

Que se acer­quen. Lo­grar lla­mar la aten­ción pa­ra que vean más de cer­ca. Que in­gre­sen. Con­se­guir que las ex­pec­ta­ti­vas ini­cia­les se con­fir­men al

in­te­rior.

Que me com­pren. In­ci­tar y fa­ci­li­tar la ex­plo­ra­ción de po­si­bi­li­da­des

den­tro del al­ma­cén.

Las vi­tri­nas

El es­tí­mu­lo pri­ma­rio que lo­gre en la vi­tri­na es muy di­fí­cil de mo­di­fi­car en el in­te­rior del es­ta­ble­ci­mien­to. De­be te­ner luz su­fi­cien­te y lla­mar la aten­ción. No sa­tu­re. El caos y la con­ta­mi­na­ción vi­sual no co­mu­ni­can, dis­traen y con­fun­den. No atraen, no co­mu­ni­can, no ven­den. La vi­tri­na es el tí­tu­lo de una his­to­ria, la his­to­ria com­ple­ta es­tá al in­te­rior de la tien­da. Las vi­tri­nas son un apo­yo a la co­mu­ni­ca­ción de la tem­po­ra­da o te­má­ti­ca que es­té tra­ba­jan­do.

La cir­cu­la­ción

Al en­trar, re­ci­ba al clien­te con una me­sa, ex­hi­bi­dor ba­jo o cual­quier otra in­ter­fe­ren­cia fí­si­ca, con la in­ten­ción de de­te­ner al clien­te pa­ra que apre­cie la pa­no­rá­mi­ca com­ple­ta del es­pa­cio y la ofer­ta de pro­duc­tos.

Ge­ne­re mo­vi­mien­tos y ca­mi­nos a las di­fe­ren­tes sec­cio­nes del es­pa­cio; la cir­cu­la­ción no de­be ser es­tá­ti­ca y pre­de­ci­ble. Las oca­sio­nes de uso de los ar­tícu­los de­ben es­tar agru­pa­das pa­ra fa­ci­li­tar la vi­sual y el au­to ser­vi­cio.

Des­de la en­tra­da ubi­que al con­su­mi­dor en el es­pa­cio con bue­na se­ña­li­za­ción; es­to ge­ne­ra se­gu­ri­dad y agi­li­dad en sus mo­vi­mien­tos. Se sen­ti­rá con con­fian­za pa­ra des­pla­zar­se so­bre el área co­mer­cial.

Iden­ti­fi­que los pun­tos ca­lien­tes del es­ta­ble­ci­mien­to (aque­llos con ma­yor trá­fi­co y vi­si­bi­li­dad) y ubi­que allí los pro­duc­tos que más le in­tere­sa pro­mo­ver.

Pun­tos de pa­go

No de­ben ubi­car­se a la en­tra­da del al­ma­cén. De­be ser am­plio pa­ra que el clien­te ten­ga es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra ma­ni­pu­lar car­te­ras, bi­lle­te­ras y me­dios de pa­go. De­be in­cluir pu­bli­ci­dad y otros pro­duc­tos pa­ra ge­ne­rar com­pras por im­pul­so. Aquí no fi­na­li­za la ven­ta. Ca­pi­ta­li­ce el tiem­po de es­pe­ra del clien­te, pre­gún­te­le su ni­vel de sa­tis­fac­ción en la elec­ción, cuén­te­le qué ser­vi­cios adi­cio­na­les tie­ne. Ade­más, es el mo­men­to pro­pi­cio pa­ra di­li­gen­ciar la ba­se de da­tos del clien­te.

¿En­con­tró to­do lo que bus­ca­ba? Es una mí­ni­ma pre­gun­ta y que su res­pues­ta po­dría sor­pren­der­le.

Ge­ne­re mo­vi­mien­tos y ca­mi­nos a las di­fe­ren­tes sec­cio­nes del es­pa­cio; la cir­cu­la­ción no de­be ser es­tá­ti­ca y pre­de­ci­ble. Las oca­sio­nes de uso de los ar­tícu­los de­ben es­tar agru­pa­das pa­ra fa­ci­li­tar la vi­sual y el au­to ser­vi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.