Fe­rre­te­ría de “Ta­blón”

En la fa­mi­lia Fon­se­ca ca­da uno de los miem­bros tie­ne su la­bor den­tro de la fe­rre­te­ría y ese ha si­do uno de los se­cre­tos de su éxi­to, por­que se aco­plan per­fec­ta­men­te pa­ra con­ti­nuar con el pro­ce­so de cre­ci­mien­to. ¡Ya son 28 años y van por más!

TyT - - Portada -

San­ta Mar­ta, Mon­tes de Oca.- Emi­li­ano Fon­se­ca ha si­do siem­pre un enamo­ra­do de la fe­rre­te­ría. En los años 90, cuan­do tra­ba­ja­ba en el ICE, re­cuer­da que en su tiem­po li­bre ma­ne­ja­ba un “ca­mion­ci­to”, ha­cien­do aca­rreos, e in­clu­so le tra­ba­ja­ba a va­rias fe­rre­te­rías que lo ne­ce­si­ta­ban. Po­co a po­co, se fue con­vir­tien­do en un ven­de­dor de ellos, por­que le gus­ta­ba vi­si­tar cons­truc­cio­nes y ofre­cer el pro­duc­to de las fe­rre­te­rías. Mu­chos de ellos se fue­ron con­vir­tien­do en sus clien­tes; lo lla­ma­ban y le pe­dían el ma­te­rial. En­ton­ces, Emi­li­ano iba a las fe­rre­te­rías, com­pra­ba el ma­te­rial y lue­go pa­sa­ba a de­jar­les el di­ne­ro; has­ta que se dio cuen­ta de que po­día abrir su pro­pio ne­go­cio y al­qui­ló una “es­qui­ni­ta” en la que ven­día pie­dra y are­na. Lue­go, hi­zo un pe­que­ño “ran­chi­to” con los ta­blo­nes que desechan en los ase­rra­de­ros – por eso su nom­bre de El Ta­blón- y co­men­zó a in­tro­du­cir otras lí­neas. Lo cu­rio­so es que nun­ca de­jó su tra­ba­jo co­mo em­plea­do pú­bli­co, pues al te­ner ho­ra­rio ro­ta­ti­vo, bus­ca­ba tra­ba­jar de no­che, pa­ra aten­der su ne­go­cio de día… “A ve­ces andaba co­mo un “zom­bie”. Es­tu­ve co­mo 20 años tra­ba­jan­do 16 ho­ras dia­rias, ¡pe­ro así se lo­gró es­to!”

Su hi­jo ma­yor, Adol­fo, fue el pri­me­ro en unir­se

a la fe­rre­te­ría, pues cuan­do ini­cia­ron él te­nía 17 años; él y Ju­lián se en­car­gan de la fe­rre­te­ría y del área de ven­tas. An­drés tie­ne en­co­men­da­da la bo­de­ga y tam­bién las ven­tas, mien­tras que Kat­he­ri­ne es­tá de­di­ca­da a la ofi­ci­na y la­bo­res ad­mi­nis­tra­ti­vas.

Es­tra­te­gias

La cla­ve del ne­go­cio, se­gún Emi­li­ano, es el buen tra­to al clien­te –que se sien­tan co­mo ami­gos-, la aten­ción per­so­na­li­za­da y so­bre to­do la res­pues­ta in­me­dia­ta. “Los clien­tes nos di­cen que vie­nen aquí por­que les gus­ta, por­que se les ase­so­ra, se les atien­de bien y por­que no­so­tros, a pe­sar de no ser tan gran­des, com­pe­ti­mos muy bien con los pre­cios”, ex­pli­ca.

Y es que a la ho­ra de con­se­guir bue­nos pre­cios, se­gún Emi­li­ano lo im­por­tan­te es ser bue­na pa­ga. “Los cré­di­tos siem­pre son ne­ce­sa­rios, por­que agi­li­zan ad­qui­rir las co­sas. En­ton­ces, uno pi­de que le man­den el pro­duc­to y a los dos o tres días pa­ga; in­clu­so pue­de ser a los 8 días, y así con­si­gue bue­nos pre­cios”.

Por otro la­do, en El Ta­blón bus­can que el ser­vi­cio de trans­por­te sea rá­pi­do. “A no­so­tros nos en­car­gan y a ve­ces pa­sa una ho­ra y ya tie­nen el ma­te­rial en la cons­truc­ción”, ase­gu­ra.

Otro de los as­pec­tos a los que le dan mu­cha im­por­tan­cia es la aten­ción te­le­fó­ni­ca y la to­ma de pe­di­dos por me­dio de What­sApp, pues se de­be ser muy mi­nu­cio­so con ellos.

Asi­mis­mo, una de sus más gran­des for­ta­le­zas es el ho­ra­rio ex­ten­di­do que ma­ne­jan, de lu­nes a vier­nes de 7 a.m. a 8 p.m., sá­ba­dos de 7 a.m. a 5 p.m. y do­min­gos de 8 a.m. a 1 p.m.

¡To­do al con­ta­do!

Al­gu­nas fe­rre­te­rías op­tan por ofre­cer cré­di­to a los clien­tes que rea­li­zan com­pras muy gran­des. En el ca­so de El Ta­blón, no se le brin­da cré­di­to a nin­gún clien­te, y eso no ha si­do obs­tácu­lo pa­ra ellos.

“Por ejem­plo, aho­ra ten­go una cons­truc­to­ra que vie­ne y me com­pra bas­tan­te ca­si to­das las se­ma­nas. La per­so­na en­car­ga­da me di­ce que le me­jo­re los pre­cios, por­que de to­das maneras ellos tie­nen que pa­gar y co­mo tie­nen el di­ne­ro me­jor ha­cen la com­pra de una vez; yo lo ha­go y nos be­ne­fi­cia­mos los dos”, ex­pli­ca.

El fu­tu­ro

Co­mo to­do ne­go­cio, bus­can cre­cer, pe­ro desean ha­cer­lo po­co a po­co pa­ra no ad­qui­rir mu­chos com­pro­mi­sos. “No nos gus­ta es­tre­sar­nos por tan­to en­re­do, va­mos po­qui­to a po­co, co­mo he­mos ido des­de que co­men­za­mos”.

Co­mo di­ce el re­frán: “el que mu­cho abar­ca, po­co aprie­ta”, y por eso, Emi­li­ano afir­ma que pre­fie­re aten­der bien el ne­go­cio que tie­ne, y que esa es la ra­zón por la que el cre­ci­mien­to se­ría en el mis­mo lo­cal en que se ubi­can. No pien­san abrir su­cur­sa­les.

Emi­li­ano Fon­se­ca (de­cua­dros) arran­có su fe­rre­te­ría con pu­ros ta­blo­nes... Hoy lo acom­pa­ña su fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.