¿OB­TIE­NE RE­SUL­TA­DOS NO DESEA­DOS?

TyT - - Director Editorial Créditos - Hu­go Ula­te San­do­val hu­[email protected]­con­sul­to­res.com

Ha­bía­mos bo­rra­do de nues­tro dic­cio­na­rio aque­lla pa­la­bra que le di­cen cri­sis y que des­cri­be la ob­ten­ción con­ti­nua de re­sul­ta­dos no desea­dos. Y la sa­ca­mos del re­cuer­do, con la in­ten­ción de ja­más vol­ver a uti­li­zar­la, úni­ca­men­te por­que ya la he es­cu­cha­do en va­rios co­rri­llos fe­rre­te­ros y no fe­rre­te­ros.

Y va­mos a me­ter el “de­do en la lla­ga” al ob­ser­var que hay al­gu­nas fa­la­cias que se “di­cen” en el mer­ca­do y que no ha­cen más que crear in­cer­ti­dum­bre. En pri­mer ins­tan­cia, la des­in­for­ma­ción en torno a lo que ocu­rre en una eco­no­mía, se pres­ta pa­ra ge­ne­rar des­con­fian­za en to­dos los agen­tes pro­duc­ti­vos. Y en es­te ca­so la des­con­fian­za es la más ne­fas­ta con­se­je­ra pa­ra cual­quier ne­go­cio, llá­me­se de fe­rre­te­ría o no.

Es cier­to que la subida del dó­lar, afec­ta di­rec­ta­men­te las im­por­ta­cio­nes, los com­bus­ti­bles, las ta­sas de in­te­rés y de­más in­su­mos y re­cur­sos de la eco­no­mía. Cla­ra­men­te, al tra­ba­jar con pro­duc­tos im­por­ta­dos, es in­ne­ga­ble que la ten­den­cia al­cis­ta afec­te di­rec­ta­men­te al ca­nal.

Pa­ra es­te ca­so, el Ban­co Cen­tral “tie­ne” que se­guir ejer­cien­do con­trol so­bre las fluc­tua­cio­nes de es­ta mo­ne­da, y qui­zás si­ga un po­co más con su ten­den­cia a la al­za. Mas sin em­bar­go, tam­po­co no es cier­to lo que se ha di­cho que mien­tras no se aprue­be el plan fis­cal, va­mos a te­ner un dó­lar que lle­gue, en cual­quier mo­men­to, a ¢3000 o más.

Co­mo in­di­ca­mos la des­con­fian­za que ge­ne­ran es­tas es­pe­cu­la­cio­nes ha­ce que los ciu­da­da­nos y en es­te ca­so com­pra­do­res, due­ños de ne­go­cios, y em­pre­sa­rios en ge­ne­ral, con­ten­gan el gas­to.

¿Y qué pa­sa si el gas­to se con­tie­ne? Si a us­ted y a mí re­du­ci­mos las in­ver­sio­nes al mí­ni­mo y gas­ta­mos úni­ca­men­te en lo más ne­ce­sa­rio y bá­si­co, pues se desata lo que ya es­tá em­pe­zan­do a su­ce­der: la eco­no­mía se des­ace­le­ra y pier­de di­na­mis­mo.

Y sino que lo di­gan los gran­des del “re­tai­ling” o ven­ta al de­ta­lle, que en sus días más ba­ra­tos por es­tas épo­cas, no al­can­za­ron los ín­di­ces es­pe­ra­dos, co­mo sí su­ce­dió ha­ce me­nos de un año.

Es ne­ce­sa­rio que ha­ya ex­hi­bi­ción, que exis­tan gón­do­las y ca­be­ce­ras de gón­do­las lle­nas de pro­duc­to, que se si­gan las pro­mo­cio­nes, que se re­nue­ven las es­tra­te­gias ten­dien­tes a ven­der­le a los clien­tes to­da una ex­pe­rien­cia de com­pra.

Es cier­to, el ne­go­cio es­tá cam­bian­do, pe­ro pa­ra bien, con más opor­tu­ni­da­des… Es cues­tión de en­trar­le y no ha­cer ca­so de los “fan­tas­mas que di­cen que no”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.