Per­sis­ten­cia, Palazzo della Can­cel­le­ria, Rome, 2017

Per­sis­ten­cia, Palazzo della Can­cel­le­ria,

Art On Cuba - - INDEX - Lu­ciano Caprile

(…) La “bella pin­tura” de Fabelo parece en­con­trar su aliento ex­te­rior en el pre­cio­sismo del bar­roco y el re­nacimiento. Por otra parte, la in­ten­ción so­la­pada de la búsqueda, la ex­plo­ración del con­traste nar­ra­tivo, la es­tu­pe­fac­ción y la con­tem­plación in­có­moda, to­das en­cuen­tran hogar, no solo ideal­mente, en las alu­siones enig­máti­cas mostradas en

El jardín de las deli­cias de Hierony­mus Bosch, para luego de­cli­nar en el cálido in­timismo de un Velázquez o en la in­sin­uación cor­ro­siva de un Goya, y sigu­iendo hasta to­car las di­ver­sas de­cli­na­ciones oníri­cas del sur­re­al­ismo. El de Fabelo es es­pe­cial­mente “un dis­curso de vo­cación hu­man­ista que va más allá de lo epidér­mico para re­spon­der mejor al de­seo de mejo­rar la condi­ción hu­mana y soltar –como un tor­bellino pu­rifi­cador– las amar­ras im­pues­tas por el si­len­cio que busca ocul­tar el lado más os­curo del do­lor de la ex­is­ten­cia”.2 Cier­ta­mente, el lla­mado a una paradoja com­posi­cional sigue la lóg­ica de una declaración de con­ducta que com­para y con­trasta el placer y la in­qui­etud del es­pec­ta­dor: un placer provo­cado por el alto nivel de la eje­cu­ción y una in­qui­etud en­comen­dada al sar­casmo que a menudo acom­paña la se­cuen­cia de imá­genes. El re­sul­tado es una de­nun­cia a la so­ciedad, que se al­i­menta de ma­len­ten­di­dos y con­tradic­ciones, ex­ce­sos ex­pre­sivos y ac­ti­tudes, donde todo puede co­hab­itar con sus jus­tos op­uestos. Por lo tanto, la “bella pin­tura” de Fabelo asume el pa­pel de la re­gia toga que de­pone, so­bre la noble ban­deja de la ev­i­den­cia, cualquier posi­ble ale­goría de nue­stro tiempo, que to­dos pueden de­scifrar a través de su propia sen­si­bil­i­dad. Todo esto sigu­iendo la búsqueda de la ver­dad, sin re­cur­rir a men­tirnos a nosotros mis­mos y sin ningún com­pro­miso. Es bajo este as­pecto que las mis­te­riosas com­bi­na­ciones nar­ra­ti­vas, las alu­siones en­mas­caradas, la ha­bil­i­dad y la se­duc­ción ex­pos­i­tiva nos guían a Bosch (…)

Cier­ta­mente no es fá­cil su­perar el miedo que surge al ver a Fabelo apre­tu­jando cuer­pos en una vieja gar­rafa de ho­jalata, o sus cuer­pos saliendo de una cazuela para que puedan sa­bore­arse con la mi­rada, con el fin de en­ten­der el “otro” sig­nifi­cado, ese que hay de­trás del es­plen­dor sinie­stro de una “nat­u­raleza muerta” del siglo XVI (¿o “nat­u­raleza viva” en este caso?). De la misma man­era, la op­u­lenta figura fe­menina mon­tando un sun­tu­oso gallo al­i­menta nuevos pen­samien­tos provo­ca­dos por el sub­con­sciente. La em­bara­zosa ne­gación de tal ev­i­den­cia, que nos falla en la misma me­dida en que lo hace un es­pejo de­for­mante, se de­tiene en el um­bral del aban­dono: el én­fa­sis del cuadro en la se­duc­ción sirve como in­dis­pens­able tentación per­cep­tual. No se puede salir de ahí im­pune. Y es ex­ac­ta­mente esto lo que Fabelo pre­tende con el sin­u­oso cal­vario que ten­emos que atrav­esar y del cual es im­posi­ble es­capar. De­spués de todo, las cál­i­das noches, a menudo seguidas, que dan la bi­en­venida a sus crea­ciones fa­vore­cen la com­pli­ci­dad de quienes se en­cuen­tran cerca de su mundo, in­cluso si aun no son ca­paces de com­par­tir su vi­aje al no poseer to­davía la clave para leerlo.

¿Pero dónde se ubica su pin­tura? So­bre esto, Fabelo declara:

“En re­al­i­dad, no me in­teresa saber si es­toy ac­tu­al­izado o no, si soy de van­guardia o no, a pe­sar de que me con­sidero un hom­bre abierto

a lo nuevo. Cada artista debe tener su tempo, su per­son­al­i­dad, sus án­ge­les y de­mo­nios, y esos son los míos y pre­fiero seguir con el­los.” (…)3 ƒ 1. Texto in­clu­ido en el catál­ogo de la ex­posi­ción Per­sis­ten­cia, Palazzo della Can­cel­le­ria, Roma, 2017. (Nota del edi­tor)

2. BLANCO DE LA CRUZ, CARI­DAD: “En­tre l’épou­vante et la ten­dresse”. In: 9 pein­tres con­tem­po­rains cubains, Mó­naco, julio 20 – agosto 28, 2005, cat. p. 85.

“un dis­cours à vo­ca­tion hu­man­iste qui dé­passe la chose épi­der­mique pour répon­dre au mieux au souhait d’améliorer la con­di­tion hu­maine et larguer – tel un tour­bil­lon pu­rifi­ca­teur – les amar­res im­posées par le si­lence qui cherche à oc­cul­ter le côté le plus ob­scur des pénuries de l’être”.

3. PADURA FUENTES, LEONARDO: “Fabelo: de la cabeza a los pies”. In: Opus Ha­bana, vol. II n. 3/98 p. 35.

Newspapers in English

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.