Rafael Villares

Art On Cuba - - Index - [email protected]­lares.com

Parte de la ob­sesión que com­par­tiré aquí surgió hace var­ios años, para ser más ex­ac­tos, una mañana del 2005, mien­tras me preparaba para pin­tar puer­tas en el aire por todo el malecón ha­banero; ac­ción que dio lu­gar a Fin­is­terre, una obra for­mada por una se­cuen­cia de once fo­tografías en las que doc­u­mentaba aque­l­los gestos míos so­bre el muro y que luego “pintaba” dig­i­tal­mente en la com­puta­dora. En ese pro­ceso me di cuenta que de al­guna man­era es­taba ha­ciendo “paisaje”, un género abor­dado en la ac­tu­al­i­dad desde vari­a­dos en­fo­ques in­ter­dis­ci­plinar­ios (…)

Re­cuerdo que en di­ciem­bre de 2011 (…) cursaba el 2do año en el In­sti­tuto Su­pe­rior de Arte y de­bía en­tre­gar var­ios proyec­tos en el Taller de es­cul­tura am­bi­en­tal que im­partía Jose Án­gel Vincech en donde se orig­i­naron obras como Paisaje itin­er­ante y Rec­on­cil­iación, con­ce­bidas para los es­pa­cios del ISA y luego ex­hibidas en otros es­pa­cios públi­cos de la cap­i­tal.

Por en­tonces había lle­gado a mis manos El Tratado de Pin­tura de Shi­tao (1642–1707) cuya lec­tura me es­clare­ció en parte muchas de las tur­bu­len­cias que tenía (…) un texto en el que se dan re­comen­da­ciones para re­alizar mejor el ofi­cio del pintor, con in­dud­ables im­pli­ca­ciones éti­cas y pro­visto de una ac­ti­tud metafísica. Y aunque el tratado que rev­olu­cionó la pin­tura china puede ser visto solo apli­ca­ble a la pin­tura, en mí destapó la voluntad de “en­cuen­tro” con un paisaje pre­cisa­mente fuera de ella. (…)

Rec­on­cil­iación (…) fue con­ce­bida para mezclarse con el paisaje ur­bano. Se trataba de una farola de calle es­tán­dar que alum­bran sen­ti­dos op­uestos de vía y a la que se le hizo una trans­for­ma­ción en los bra­zos usual­mente ex­ten­di­dos. Es­tos fueron en­tre­laza­dos en uno solo. Las dos luces que se uti­lizaron fueron lám­paras de alum­bra­dos públi­cos de Cuba y Es­ta­dos Unidos. Quizás fue cuando se colocó en el Boule­vard de San Rafael, a la en­trada de la en­tonces sede de la Galería Col­lage Habana que la pieza co­bró su ver­dadera vida y comenzó a co­ex­i­s­tir con el resto del ten­dido eléc­trico del Boule­vard, tes­tigo del ecléc­tico ir y venir de la gente. Más tarde, la pieza fue colo­cada a un costado del teatro Tri­anón, sede del grupo Teatro El Público (…) Cu­riosa­mente, el 17 de di­ciem­bre de 2012 se pro­dujo el restablec­imiento de las rela­ciones diplomáti­cas en­tre Es­ta­dos Unidos y Cuba. Al año sigu­iente, cerca de

la lle­gada de Obama al país, el ad­min­istrador del Teatro con el que con­verso a menudo para cono­cer so­bre el es­tado de la pieza –com­par­tió con­migo al­gunos de los co­men­tar­ios de la may­oría de los transeúntes y vis­i­tantes del teatro al per­catarse de la obra. Una frase me llevó a pen­sar so­bre las coyun­turas: ¿Oye mi her­mano, esta lám­para la pusieron porque viene Obama?

En 1912, lancé la con­vo­ca­to­ria para el Ár­bol de Luz (…)2 El propósito de la lu­mi­naria, su fun­cional­i­dad, aque­llo que pre­cisa­mente la hace tan co­tid­i­ana, al­berga una metá­fora fuerte y her­mosa… ¿por qué no? Es el ob­jeto ideal para crear un es­pa­cio de co­mu­nión y sen­tido

(…) La idea para Ár­bol de Luz surgió den­tro de la serie Es­truc­turas sen­si­bles, in­cluso antes de Rec­on­cil­iación. La lóg­ica en el 2012 fue que la se­gunda –en costo y logís­tica de con­vo­ca­to­ria para adquirir las luces– era mu­cho más sen­cilla en su re­al­ización (…) El ár­bol se man­tuvo en­tonces, junto a otras ideas aún sin hacer de la misma serie, a la es­pera de un pre­supuesto o la opor­tu­nidad de re­alizarse.

Fue en­tonces en el 2015, para la XII Bienal de La Habana cuando vi la posi­bil­i­dad de de­sem­polvarlo, ante la in­vitación para par­tic­i­par en la 2da edi­ción de De­trás del Muro. La lo­cación es­cogida fue el par­que de la Punta, en la in­ter­sec­ción en­tre la Avenida Malecón y el Paseo del Prado (…) En esa ocasión pudi­mos re­unir 15 lám­paras de dis­tin­tos lat­i­tudes: Ar­gentina, Bo­livia, Brasil, China, Colom­bia, Cuba, Ecuador, Es­ta­dos Unidos de América, In­dia, Méx­ico, Polo­nia, Ru­sia, Ucra­nia, Venezuela y Viet­nam. La obra fue pa­troci­nada en su may­oría por el FCBC y la AHS, junto al apoyo de nu­merosos amigos y co­lab­o­radores. (…) Ter­mi­nada la Bienal, recibi­mos con mu­cho agrado la noti­cia de que el His­to­ri­ador de la Ci­u­dad, Euse­bio leal, tenía un lu­gar reser­vado para que Ár­bol de Luz per­maneciera en la ci­u­dad para siem­pre. Con la Co­lab­o­ración de la Ofic­ina del His­to­ri­ador, El Min­is­te­rio de Cul­tura y el Fondo Cubano de Bienes Cul­tur­ales, la obra fue don­ada a la ci­u­dad y em­plazada defini­ti­va­mente hasta hoy en una isleta con­stru­ida ex­pre­sa­mente para ella frente la Museo de la Revolu­ción, di­ag­o­nal al Museo de Bel­las Artes, en el cruce de las calles Mon­ser­rate y Agua­cate, en La Habana Vieja.

Pre­cisa­mente du­rante la Bienal comen­zamos a ne­go­ciar la posi­bil­i­dad de re­alizar un Ár­bol de Luz en la ci­u­dad de Miami a peti­ción del colec­cionista y filán­tropo Jorge Pérez. Un par de años de­spués, desde prin­ci­p­ios de 2017, se comenzó la ma­que­tación y los dibu­jos del nuevo Ár­bol. (…) Hasta el mo­mento hemos recibido var­ios en­víos, ex­is­ten aún muchas per­sonas in­tere­sadas en par­tic­i­par y es­per­amos re­unir esta vez diecisi­ete lugares dis­tin­tos del plan­eta. Pronto la obra será in­sta­l­ada de man­era per­ma­nente en Miami, en un par­que público cuyos ter­renos han sido don­a­dos a la ci­u­dad por The Re­lated Group.

Suelo pen­sar que no es ca­sual que Ár­bol de Luz esté “plan­tado” en los dos lugares a donde pertenecen las luces em­pleadas en Rec­on­cil­iación. Es­tos es­pa­cios siguen siendo pre­tex­tos para en­glo­bar y unir bue­nas vol­un­tades, para generar luz a aque­l­los que per­manecen a os­curas. Allí donde se pro­duce el ín­timo es­ce­nario en­tre las luces que de­spren­den la obra y el es­pec­ta­dor se trans­forma nuestra no­ción de ter­ri­to­rio. El paisaje cam­bia, re­frac­tan en él –como en un prisma– to­dos los col­ores. ƒ

Newspapers in English

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.