Col­lec­tive numb­ing or ar­chi­tec­ture as the mea­sure of all things Janet Batet › [email protected]­mail.com

El en­tu­mec­imiento colec­tivo o la arqui­tec­tura como me­dida de to­das las cosas.

Art On Cuba - - Index - Janet Batet

La céle­bre frase sofista de Protá­go­ras, “El hom­bre es la me­dida de to­das las cosas” es uno de los ax­iomas más preclaros –y lóbre­gos a un tiempo– de la ex­is­ten­cia hu­mana. Den­tro de la his­to­ria del arte, en es­pecí­fico, se im­po­nen al re­specto dos ar­queti­pos es­en­ciales: el hom­bre de Vitru­bio, de Leonardo Da Vinci y El Mo­du­lor de Le Cor­bus­ier. Si bien el primer mod­elo, fiel al ideal re­na­cen­tista, en­car­n­aba las pro­por­ciones per­fec­tas del cuerpo hu­mano, en el caso del se­gundo, ex­po­nente del racional­ismo ar­qui­tec­tónico, asis­ti­mos a una es­cala antropomór­fica apli­cada al es­pa­cio ar­qui­tec­tónico, ex­pre­sión hu­man­ista del es­pa­cio hab­it­able.

En el caso de Gus­tavo Acosta (La Ha­bana, 1958), po­dríamos con­venir que el pro­ced­imiento tiene lu­gar en el sen­tido in­verso. In­tere­sado en ac­ceder a la es­cala hu­mana –de cada vez más in­ac­ce­si­ble en nue­stros días, Acosta es­cu­d­riña el es­pa­cio ar­qui­tec­tónico, lo des­menuza, lo in­ter­pela, sometién­dolo a dis­im­i­les sis­temas de análi­sis para, acaso, ac­ceder al hu­mano. Asis­ti­mos pues a una suerte ar­que­ología ur­bana donde la arqui­tec­tura de­viene, me atrevo a afir­mar, la me­dida de to­das las cosas.

Desde más tem­pranas sus in­cur­siones, en las que Acosta ex­ploraba tipologías ar­qui­tec­tóni­cas (esta­ciones de trenes, par­ques, an­fiteatros) venidas a menos o ru­inas de otrora, hasta su más re­ciente serie, In­ven­tory of Omis­sions (In­ven­tario de Omi­siones), el in­terés ha sido siempre el mismo: el de­sen­tre­namiento de la nat­u­raleza hu­mana a par­tir del es­pa­cio que habita y lo se­cunda.

(…) Em­plazado en la urbe moderna, In­ven­tory of Omis­sions (In­ven­tario de Omi­siones), re­cien­te­mente ex­puesta en la Gallery Thomas Jaeckel de Nueva York, se re­plantea la trama ur­bana y el es­pa­cio hab­it­able con­tem­porá­neo. Las imá­genes de ref­er­en­cia de dis­ímil proce­den­cia (La Ha­bana, Mi­ami, Nueva York, Alepo) tienen como fac­tor común el sen­tido in­mi­nente de catástrofe donde el hu­mano, parece oprim­ido, dester­rado, o defini­ti­va­mente ausente.

In­ven­tory of Omis­sions im­pone un ref­er­ente histórico fun­da­men­tal que no puede ser soslayado: el fun­cional­ismo racional­ista de la arqui­tec­tura moderna. El movimiento que emerge en Europa justo de­spués de los es­tra­gos de la Primera Guerra mundial, car­ac­ter­i­zado por la sim­pli­fi­cación for­mal, el de­spojo de or­na­men­tos vac­uos así como la in­cor­po­ración de nuevos ma­te­ri­ales como el acero y el hormigón ar­mado, ex­po­nente de un nuevo es­tilo in­ter­na­cional, y que pronto, con la lle­gada del na­cional­ismo alemán al poder, ve mi­grar a gran parte de sus ex­po­nentes con­tin­uando sus ex­per­i­menta­ciones al­lende el mar. No es ca­sual que Acosta haga co­hab­itar lat­i­tudes tan dis­pares. Alepo –con­tra­punto es­en­cial– de­viene sím­bolo del de­splaza­miento con­tem­porá­neo: uno de los prob­le­mas más ál­gi­dos de la so­ciedad ac­tual.

En este sen­tido, el par­tic­u­lar uso del color en esta serie de­viene em­blemático. Distribuido en áreas ge­ométri­cas planas so­bre­pues­tas so­bre el paisaje ur­bano en una suerte de una trama conc­reta, el color pareciera de­volver cierta es­truc­tura y ar­monía a los des­o­ladores para­jes

que se­cun­dan. Indis­ol­uble­mente lig­ado a la arqui­tec­tura moderna, el arte con­creto tam­bién es ex­pre­sión de las van­guardias históri­cas in­acabadas en Europa por los es­tra­gos de la guerra cuya cul­mi­nación tiene lu­gar en el con­ti­nente amer­i­cano. Es este el nú­cleo es­en­cial que sostiene In­ven­tory of Omis­sions.

En al­gunos ca­sos, como en Arche­ol­ogy News y Con­cor­dia (am­bas 2016) asis­ti­mos a com­posi­ciones ge­ométri­cas en las que el artista uti­liza el brise–soleil como leit­mo­tif. En el­los, el plano de­talle del mó­dulo ar­qui­tec­tónico se­ri­ado de­viene muro e im­posi­bil­i­dad, una ca­co­fonía o suerte de pix­elación de la im­a­gen que pareciera en­trar en franca con­tradic­ción con el sen­tido de clar­i­dad del arte mod­erno y la so­ciedad que este en­carna. Este “ruido de la im­a­gen” es reafir­mado por otras piezas in­clu­idas en la mues­tra (The Short­cut, The Temp­ta­tion to look back, am­bas del 2017), en las que la pix­elación de las zonas de color es ev­i­dente. Esta serie de cuadros fun­ciona den­tro del con­junto como planos de­talles ex­traí­dos las vis­tas panorámi­cas que tam­bién con­for­man la pre­senta mues­tra y las cuales, cuida­dosa­mente, han sido sub­di­vi­di­das por áreas planas de color que es­table­cen una com­posi­ción de damero…Auto de fe (2017) es ex­po­nente de este grupo. Sub­di­vido en cinco áreas de color, el tí­tulo de la pieza en­fa­tiza una de las zonas del cuadro (in­fe­rior izquierda) re­saltando la au­tonomía de cada área.

(…) La cúspide de la arqui­tec­tura racional­ista y del arte con­creto tiene lu­gar en la América de postguerra. Es ese tam­bién mo­mento en que la tele­visión de­viene un hito lanzán­dose la cul­tura pop­u­lar de masas. A este re­specto In­ven­tory of Omis­sions encierra un clin d'oeil aso­ci­ado a la no­ción de sta­tus y quimera aso­ci­ado a los me­dia. En Cuba, du­rante los años ochenta mu­chos hog­a­res del in­te­rior del país no tenían ac­ceso a un tele­vi­sor en color, op­tando por una capri­chosa in­ven­tiva: a las pan­tallas catódi­cas de los tele­vi­sores en blanco y ne­gro prove­nientes del hoy ex­tinto campo so­cial­ista se le pinta­ban ban­das de color hor­i­zon­tal a través de las cuales traslucían las imá­genes monocro­mas… ahora en color… ƒ

Con­cor­dia, 2016 / 150 x 150 cm / Téc­nica mixta / Cortesía el au­tor

Newspapers in English

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.