Darys J. Vázquez Aguiar › darysjv@gmail.com

Art On Cuba - - Index - Darys J. Vázquez Aguiar

Vivi­mos hoy en un mundo en el quela re­al­i­dad fluye a través de la reac­ción ráp­ida de las re­des so­ciales y los medios glob­al­mente in­ter­conec­ta­dos. To­dos creemos saber in­cluso de lo que nunca hemos ex­per­i­men­tado en la vida. Con­stru­imos una im­a­gen de la re­al­i­dad agru­pando se­cuen­cias de ru­mores mediáti­cos. La “ver­dad autén­tica” se ha con­ver­ti­doen una de las grandes utopías de la ac­tu­al­i­dad. Es un poder que con­sume y re­basa al pro­pio in­di­viduo. En este tran­si­tarse cruzan los caminos de las re­al­i­dades im­pere­ced­eras, de los he­chos y tes­ti­gos que doc­u­men­tan la his­to­ria con los de la fic­ción so­cial­mente ar­mada y com­par­tida.

Den­nis Izquierdo pertenece a este mundo, no porque vive en él, sino porque en­tiende los códi­gos que maneja su época. Se siente parte del juego de las ma­nip­u­la­ciones del imag­i­nario con­tem­porá­neo y de sus rela­ciones de poder… Como artista ha sabido iden­ti­ficar las di­co­tomías en­tre el dis­curso histórico, la política, la so­ciedad y los medios de co­mu­ni­cación. Com­parte el es­pa­cio del arte con los de la re­al­i­dad para lle­gar a un re­sul­tado am­biguo y cínico. Su espíritu crítico se con­solidó cuando comenzó a es­tu­diar en el In­sti­tuto Su­pe­rior de Arte (ISA), donde tiene su taller de fundi­ción en bronce y en­seña como pro­fe­sor de es­cul­tura. Grad­u­ado del In­sti­tuto en el 2008 /pertenece/ a las primeras pro­mo­ciones de egre­sa­dos del siglo xxi, que mar­can las pau­tas del joven arte con­tem­porá­neo.

Tiro de Gra­cia, 2017 –úl­tima ex­posi­ción per­sonal ex­hibida en

Galería La Aca­cia–es­tablece un nexo de con­tinuidad con todo su tra­bajo an­te­rior, es­pecí­fi­ca­mente con la ex­posi­ción Rojo, 2013 … En am­bas mues­tras se cues­tiona una cor­ri­ente de pen­samiento que “jus­ti­fica” la guerra bajo los mecan­is­mos de una supuesta racional­i­dad política (…)

En Tiro de Gra­cia, el tema bélico sirve de es­ce­nario a otras polémi­cas, en­tre el­las la de la “ver­dad histórica”…La ilusión como metá­fora en­gañosa de la re­al­i­dad, es un pre­texto para dis­eñar los am­bi­entes a me­dia luz de la ex­posi­ción.

(…) La mues­tra comienza con un re­make a su propia pro­duc­ción.

Con un tono más con­fi­den­cial in­serta, a re­ducida es­cala, la pieza Ar­mory Show, 2017, macroin­sta­lación que había re­al­izado en el 2015, en los es­pa­cios de Zona Franca du­rante la XII Bienal de La Ha­bana. Para Tiro de Gra­cia, Den­nis reedita la es­truc­tura de la bar­ri­cada. Amon­tona pe­queños sacos de azú­car so­bre un mon­tículo de azú­car crudo y ubica como vigía una ame­tral­ladora en miniatura con­stru­ida por él. El olor a sac­arosa ac­tiva los sen­ti­dos. Su aliento re­mueve los cimien­tos de la his­to­ria. Im­posi­ble no volver la mi­rada a 500 años de pat­ri­mo­nio cul­tural lig­a­dos a la pro­duc­ción de la caña de azú­car, que con­sol­i­daron la nación y la iden­ti­dad cubanas.

(…) Como una suce­sión de he­chos que se agol­pan en el tiempo, Ar­mory Show (guiño a la Ex­posi­ción In­ter­na­cional de Arte Mod­erno de 1913 en la Armería del 69o Regimiento de la Guardia Na­cional en Nueva York), abre la mues­tra con una sen­ten­cia cono­cida: un pueblo que no re­cuerda su his­to­ria, corre el riesgo de repe­tir sus er­rores.

La in­ter­ro­gación al pre­sente, la evo­cación a la política, la vi­o­len­cia, el con­flicto ar­mado… se re­toman, desde una de las más an­tiguas in­sti­tu­ciones so­ciales: el mat­ri­mo­nio. Como es­to­icas colum­nas de bronce, dos proyec­tiles reales de 50 cm de al­tura ha­cen un lla­mado de aten­ción a la relación en­tre Cuba y los Es­ta­dos Unidos, cuya his­to­ria, se re­monta a los tiem­pos de in­de­pen­den­cia de las Trece Colo­nias, de Ben­jamín Franklin, Thomas Jef­fer­son y John Quincy Adams.

Los proyec­tiles – tal si fue­sen anil­los de com­pro­misos– ll­e­van in­scritos un breve texto tomado de las con­sti­tu­ciones de am­bos países.

Un pasado común de amor–odio fluye a través de la solem­nidad diplomática de esta pieza. In­spi­rado en Fou­cault, el artista no in­tenta re­con­struir la his­to­ria de las solu­ciones, sino la ge­nealogía de los prob­le­mas. Esos val­ores que ten­emos in­cor­po­ra­dos so­cial­mente – como lo bueno y lo malo, lo per­mi­tido y lo pro­hibido– no es­tarán en oposi­ción, sino al ser­vi­cio de la trans­fig­u­ración de la re­al­i­dad.

(…) Den­nis Izquierdo es un provo­cador de sen­ti­dos. In­siste en trasgredir­los es­pa­cios de la fic­ción y la re­al­i­dad…Funda para sí una ley defini­tiva la de no con­for­marse con los méto­dos es­table­ci­dos y las ver­dades an­quilosadas. ƒ

16 de abril de 1961, 2017 Bronce / Li­bros pati­na­dos, al­mo­hada y pis­tola Di­men­siones vari­ables

Newspapers in English

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.