ENTRAÑABLE TIERRA DE GRACIA

Arte por Excelencias - - Portada - ALEXIS FERNÁNDEZ

UNA NUEVA VI­SI­ÓN INTENTA RECUPERAR NO SOLO ESA ME­MO­RIA DISGREGADA, ANULADA A CAUSA DE CRUENTAS DÉ­CA­DAS DE EXCLUSIÓN, SINO TAM­BI­ÉN ESA ZONA CONO­CI­DA CO­MO SUR DEL LAGO, EN EL MU­NI­CI­PIO DE COLÓN

«Es que el cro­nis­ta y su que­ha­cer (o su sus­pi­ca­cia) es es­cri­tor in­có­mo­do —por in­cla­si­fi­ca­ble—, pu­es se mu­e­ve con ir­res­pe­to por la pro­pi­e­dad en los ter­re­nos de la cer­ti­dum­bre y la in­cer­ti­dum­bre, ro­za la lu­ci­dez per­fec­ta y el de­li­rio exac­to... su ver­da­de­ro in­ge­nio: ese arte de re­ve­lar la mi­nu­cia pre­ci­o­sa de lo lo­cal, lo frag­men­ta­rio, lo in­men­so ín­ti­mo, la es­qui­na de un pa­ís, el ape­lli­do de un pu­e­blo, la fa­mi­lia de una na­ci­ón, el pai­sa­je in­di­vi­du­al, per­so­nal de ca­da uno, el ayer y el hoy em­bro­lla­dos de en­re­da­de­ra, pas­ti­zal, chu­bas­co y ve­ra­no, fo­lla­je de ár­bol ge­ne­a­ló­gi­co o de li­bro de na­ci­mi­en­tos y de de­fun­ci­o­nes». (Cres­po Luis Alberto, en El Pa­ís Au­sen­te).

He es­cuc­ha­do con fre­cu­en­cia y he le­í­do en for­ma rei­te­ra­da la ex­pre­si­ón im­pre­ci­sa, gas­ta­da y ar­re­ba­ta­da por un de­jo de nos­tal­gia, y en muc­hos ca­sos de in­di­fe­ren­cia, la si­guien­te aco­ta­ci­ón cu­an­do de re­fe­rir el ori­gen de uno de nu­es­tros co­terrá­ne­os se tra­ta: «…él es del Sur del Lago», «…él es del re­mo­to Sur del Lago», «…eso que­da muy le­jos, ha­cia el Sur del Lago», «…ellos se fu­e­ron muy le­jos, ima­gí­na­te: se fu­e­ron pa­ra San­ta Bár­ba­ra», «An­dan pa­ra Colón… y eso sí que­da le­jos, eso que­da don­de se re­gre­sa el vi­en­to», «¿San Carlos de Zu­lia? Co­mo que que­da cer­ca de San­ta Bár­ba­ra… en el Zu­lia, ¡qué sé yo!».

En otras oca­si­o­nes, por con­tra­par­ti­da a ese eco dis­tan­ci­a­dor e in­di­fe­ren­te, se con­tra­po­ne la vi­si­ón ide­a­li­za­da de un pa­sa­do ple­tó­ri­co en abun­dan­ci­as: «La des­pen­sa ver­de de Ve­ne­zu­e­la», «De Zu­lia son los me­jo­res plá­ta­nos, y el me­jor que­so, las me­jo­res car­nes…», «San­ta Bár­ba­ra: es­ta zona se hun­de en ri­que­zas, tú lan­zas una mo­ne­da a las ri­be­ras del río y na­ce una ma­ta de plá­ta­nos… te de­vu­el­ve un ra­ci­mo de plá­ta­nos con que­so ra­lla­do y to­do… aquí los cro­tos son ár­bo­les gi­gan­tes­cos… la car­ne, el me­jor lo­mi­to del mun­do… el pes­ca­do, el me­jor pes­ca­do de agua dul­ce…», son ex­pre­si­o­nes pau­ta­das al ca­lor de una abun­dan­cia que ha per­mi­ti­do el en­ri­que­ci­mi­en­to de unos pocos en de­tri­men­to de la gran mayo­ría tra­ba­ja­do­ra.

Hoy ine­quí­vo­ca­men­te una nueva vi­si­ón intenta recuperar esa me­mo­ria disgregada, anulada por los más disí­mi­les in­tere­ses de cla­se, que han pre­ten­di­do se­pul­tar en el ol­vi­do cruentas dé­ca­das de exclusión, y en al­gu­nos ca­sos de la más opro­bi­o­sa ne­ga­ci­ón, de es­ta zona cono­ci­da co­mo Sur del Lago, en el mu­ni­ci­pio de Colón, si­tu­a­da solo a 470 km vía ter­res­tre de la ca­pi­tal del es­ta­do,

25 mi­nu­tos por ai­re; y a una ho­ra y 15 mi­nu­tos des­de la ca­pi­tal del pa­ís, es­pe­ran­do se res­ti­tuya esa an­he­la­da lí­nea aé­rea.

Las po­ten­ci­a­les con­di­ci­o­nes de es­ta entrañable tierra lu­cen in­fi­ni­tas al solo re­cor­rer sus vas­tas ex­ten­si­o­nes, sus ve­nas flu­vi­a­les, sus po­si­bles des­ti­nos tu­rís­ti­cos, sus po­si­bles en­cu­en­tros cul­tu­ra­les, su in­ce­san­te in­terac­ci­ón con mu­ni­ci­pi­os ale­daños y la­de­ras an­di­nas.

La me­ri­to­ria la­bor de his­to­ri­a­do­res y cro­nis­tas ha re­cu­pe­ra­do pa­ra la com­pren­si­ón de nu­es­tro pro­ce­so his­tó­ri­co y nu­es­tra ubi­ca­ci­ón ge­o­po­lí­ti­ca la es­cri­tu­ra que rei­vin­di­ca nu­es­tra me­mo­ria co­lec­ti­va. La cró­ni­ca co­mo es­cri­tu­ra que nos nom­bra, que nos ca­rac­te­ri­za co­mo en­te his­tó­ri­co y so­ci­al:

Las obras de Alberto de Je­sús Gü­e­re­re (Bi­o­gra­fía del dis­tri­to Colón, 1951), las de Ber­nar­do Vi­llas­mil (Me­mo­ri­as de San­ta Bár­ba­ra, 1995; y Cu­en­tos y cró­ni­cas del sur del lago, 2007), así co­mo los do­cu­men­ta­dos tra­ba­jos de Ma­no­lo Sil­va, pe­ri­o­dis­ta, cro­nis­ta, his­to­ri­a­dor, además de la en­co­mi­a­ble la­bor de Do­min­go La­bar­ca Pri­e­to, do­cen­te y pro­mo­tor cul­tu­ral, han per­mi­ti­do luc­har con­tra esa des­me­mo­ria y ese ol­vi­do acu­mu­la­do.

GENEALOGÍA DE LA HIS­TO­RIA VENIDERA

Los orí­ge­nes se re­mon­tan a la ha­ci­en­da Coim­bra, en los ini­ci­os del si­glo XVII, con­ve­ni­da en ex­ten­sos cul­ti­vos, so­bre to­do del ca­fé, en los pre­di­os me­ri­deños, se­gún nos re­la­ta el entrañable Ber­nar­do Vi­llas­mil, qui­en ha­ce re­fe­ren­ci­as a sus pro­pi­e­ta­ri­os, Ni­colás Da Buyn y Xu­a­na de Oña, cuya hi­ja fue bau­ti­za­da con el nom­bre de Xu­lia, así co­mo a sus afa­nes en la bús­que­da de nu­e­vas ru­tas pa­ra el tras­por­te del gra­no y otros pro­duc­tos hasta apo­sen­tar­se en Sur del Lago. Sus des­cen­di­en­tes (Xu­lia y Jo­sef Re­gi­nal­do Lizár­ra­ga) cre­an el Me­són Coim­bra, de­di­ca­dos a la agri­cul­tu­ra y a la pes­ca, lo cu­al cono­ce­mos por me­dio de re­la­tos apa­re­ci­dos en Me­mo­ri­as de San­ta Bár­ba­ra y en Cu­en­tos y cró­ni­cas del Sur del Lago.

En una de sus pá­gi­nas, Ber­nar­do Vi­llas­mil nos ofre­ce una vi­si­ón par­na­si­a­na y bu­có­li­ca del me­dio, de ese en­tor­no don­de Xu­lia y Jo­sef Re­gi­nal­do Lizár­ra­ga cons­truyen con ar­ri­e­ros, cam­pe­si­nos e in­di­os la genealogía de la his­to­ria venidera: vi­si­ón bu­có­li­ca di­je, pero no me­nos re­al, efi­caz, ci­er­ta­men­te en­can­ta­do­ra:

«La pro­vi­den­ci­al fe­ra­ci­dad de es­tas ti­er­ras, si­em­pre im­per­tér­ri­tas an­te la ero­si­ón, el bu­có­li­co pai­sa­je de sus pra­dos y bos­que sal­pi­ca­dos por tri­nos de can­to­ras aves: el in­ce­san­te na­ve­gar de ne­nú­fa­res y al­gas por el río y el caño co­mo ána­des en pro­ce­si­ón; las tré­mu­las campá­nu­las col­ga­das de fle­xi­bles li­a­nas, ador­me­ci­das an­te el pa­so de la fres­ca bri­sa, em­bal­sa­ma­da por el aroma de las flo­res sil­ves­tres; la fra­gan­cia de los eu­ca­lip­tos y las al­ba­ha­cas y el per­fu­me del oré­ga­no que­ma­do por los in­di­os en los pre­di­os cer­ca­nos, for­ma­ban un con­jun­to ar­mo­ni­o­so que as­cen­día a los pra­dos ce­les­ti­a­les del Olim­po» (Vi­llas­mil, B., 2007).

Gra­ci­as a ese me­ri­to­rio ofi­cio po­de­mos re­fe­rir­nos a las tres su­ce­si­vas fun­da­ci­o­nes de San Carlos de Zu­lia. Re­gis­tra tres ac­tas de fun­da­ci­ón: 23, 27 y 28 de mar­zo de 1778, se­gún la me­mo­ri­o­sa Re­co­pi­la­ci­ón his­tó­ri­ca del Dis­tri­to Colón, de Ma­no­lo Sil­va.

LOS LÍ­MI­TES DE LO IM­PO­SI­BLE

Épo­ca de ar­duo y fa­ti­go­so tra­ba­jo de cons­truc­ci­ón de ese proyec­to de ciudad que se lla­mará San Carlos de Zu­lia en una de las ri­be­ras de río Es­ca­lan­te. En la otra ri­be­ra, co­mo bi­en acuña­ra el ma­es­tro Ma­no­lo Sil­va, la ciudad ge­me­la, San­ta Bár­ba­ra. Ter­ruños ri­be­reños le­van­ta­dos a pul­so an­te las in­cle­men­ci­as de un há­bi­tat hasta en­ton­ces selvá­ti­co, de rí­os y ci­é­na­gas, de ti­er­ras ane­ga­di­zas y alu­vi­o­na­les, de fér­ti­les y grandes ex­ten­si­o­nes lla­nas. Tierra del relám­pa­go del Ca­ta­tum­bo y de los in­fi­ni­tos rí­os del sur en bus­ca de sus cau­ces ha­cia el gran Co­qui­va­coa. Vas­tas ex­ten­si­o­nes don­de la flora y la fau­na, el in­vi­er­no y el ve­ra­no, se ex­pre­san en una exu­be­ran­cia que raya los lí­mi­tes de lo im­po­si­ble.

Ese otro ma­es­tro, Alberto de Je­sús Gü­e­re­re, nos des­cri­be con pun­tu­a­li­dad la cró­ni­ca del día a día de San Carlos en in­mi­nen­te in­terac­ci­ón con San­ta Bár­ba­ra:

«Pa­ra atra­ve­sar el río, exis­tía un pon­tón que par­tía de la ca­lle Bo­lí­var. Pa­ra ba­jar a la bar­ran­ca fue cons­trui­da una gra­de­ría

de mam­pos­te­ría con ba­ran­das a los la­dos. Fue cons­trui­do tam­bi­én un tec­ho de te­jas de tres va­ras de anc­ho por seis de lar­go por don­de se ha­cía el trá­fi­co. A los la­dos ha­bía un mu­ro de mam­pos­te­ría con bal­do­sas de 3/4 de va­ra de al­tu­ra por 1/2 va­ra de anc­ho pa­ra des­can­so de los transe­ún­tes mi­en­tras re­gre­sa­ban al pon­tón» (Gü­e­re­re, A. J., en Bi­o­gra­fía del dis­tri­to Colón, p. 25).

Can­tón Zu­lia (1830), lu­e­go Can­tón Fra­ter­ni­dad (1863), poste­ri­or­men­te por de­cre­to del 6 de oc­tu­bre de 1873 se le lla­mó Dis­tri­to Colón. Por Ley de la Di­vi­si­ón Po­lí­ti­co ter­ri­to­ri­al, la desig­na­ci­ón de dis­tri­to fue anulada, con lo cu­al se creó la fi­gu­ra de mu­ni­ci­pio, que a su vez se di­vi­de en par­ro­quias.

PRO­TA­GO­NIS­TA SILENCIOSO

Un pro­ta­go­nis­ta silencioso (a ra­tos cau­da­lo­so y ya en su cur­so más ur­ba­no, muc­has ve­ces he­ri­do de mu­er­te) el río Es­ca­lan­te con­vo­ca en sus ri­be­ras el fluir de las dos na­ci­en­tes ciu­da­des. Río que lle­va la vi­da en sus en­trañas. Río que lle­va el al­ma de nu­es­tros pu­e­blos más allá de no sé dón­de, pero si­em­pre en la bús­que­da de lo­gros y re­a­li­za­ci­o­nes.

Ese sor­pren­den­te cur­so de agua po­see 41 le­guas y 25 de na­ve­ga­ci­ón. Ti­e­ne sus fu­en­tes en el Pá­ra­mo del Por­tac­hu­e­lo del Pal­mar, al nor­te de la ciudad de la Gri­ta, a más de 2 500 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Cor­re por ter­ri­to­rio an­di­no, don­de se le unen los rí­os Gu­a­ru­rí­es, Cu­le­bri­lla y Onia, pa­ra en­trar en el Zu­lia, en el an­ti­guo dis­tri­to Colón, re­ci­bi­en­do múl­ti­ples aflu­en­tes y desem­bo­car en el Lago en la Pun­ta Es­te de la en­se­na­da del Zu­lia (en Dic­ci­o­na­rio ge­ne­ral del Zu­lia, Hernán­dez L.G. y Par­ra J.A.)

Sin em­bar­go, el río Es­ca­lan­te está he­ri­do. En una cla­ra ad­ver­ten­cia, Do­min­go La­bar­ca Pri­e­to aler­tó con cons­tan­cia y de­di­ca­ci­ón amo­ro­sa, so­bre la ne­ce­si­dad de que se pon­ga em­peño en su re­cu­pe­ra­ci­ón, al seña­lar que «nu­es­tros rí­os están en cri­sis. No ti­e­nen el más mí­ni­mo man­te­ni­mi­en­to, la de­fo­res­ta­ci­ón los está afec­tan­do gra­ve­men­te, cons­ti­tuye un ver­da­de­ro ri­es­go tran­si­tar por ellos, por cu­an­to los tron­cos in­crus­ta­dos en al­gu­nas par­tes de sus lec­hos son co­mo lan­zas es­con­di­das que des­truyen las em­bar­ca­ci­o­nes…».

Hoy Une­sur (Uni­ver­si­dad Ex­pe­ri­men­tal Sur del Lago) y la Al­cal­día Bo­li­va­ri­a­na de Colón, com­pro­me­ti­dos con su en­tor­no, de­ben ser los en­tes que mo­to­ri­cen la re­cu­pe­ra­ci­ón de­fi­ni­ti­va de nu­es­tro río Es­ca­lan­te. Se tra­ta de una mo­to­ri­za­ci­ón que solo es po­si­ble si­em­pre y cu­an­do se cu­en­te con la co­mu­ni­dad or­ga­ni­za­da: con­se­jos co­mu­na­les, mi­si­o­nes, ba­ses de mi­si­o­nes y co­mu­ni­dad, que sa­ben de la im­pos­ter­ga­ble luc­ha por nu­es­tra so­be­ra­nía e in­de­pen­den­cia. Por­que lo esen­ci­al es cre­ar una cla­ra con­ci­en­cia de su im­por­tan­cia en la pre­ser­va­ci­ón y con­ser­va­ci­ón de su pro­pio há­bi­tat, así co­mo de su rai­gam­bre cul­tu­ral. Y en ello ju­e­ga un pa­pel de­ter­mi­nan­te el Es­ca­lan­te. Ese río que lle­va la vi­da en sus en­trañas de­be ser la pri­o­ri­dad de to­das las fu­er­zas in­tere­sa­das en el fu­tu­ro de es­ta tierra de gracia, con el fu­tu­ro de nu­es­tras nu­e­vas ge­ne­ra­ci­o­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.