EL PA­DRI­NO DEL JAZZ VU­EL­VE A LA HA­BA­NA

Arte por Excelencias - - Contents - JOE LOVANO POR MELBYS NICOLA FOTOS JORGE COROMINA Y NELIA MORENO

Melvys Nicola

To­da­vía re­su­e­nan los ecos del Fes­ti­val In­ter­na­ci­o­nal Jazz Pla­za 2018 en Cu­ba, y con ellos to­das las pre­sen­ta­ci­o­nes, en­cu­en­tros y sor­pre­s­as que pu­di­e­ron dis­fru­tar­se en las jor­na­das del 17 al 21 de ene­ro, lle­nas de rit­mo y swing. En­tre los re­tor­nos más es­te­la­res a los es­ce­na­ri­os cu­ba­nos so­bre­sa­lió el de Joe Lovano, con­sa­gra­do sa­xo­fo­nis­ta te­nor, que des­de 2006 no vi­si­ta­ba la Mayor de las An­ti­llas. El in­tér­pre­te, -cuya téc­ni­ca y vas­ta capa­ci­dad de im­pro­vi­sa­ci­ón han si­do elo­gi­a­das in­nú­me­ras ve­ces en la are­na in­ter­na­ci­o­nal-, de­lei­tó a los me­ló­ma­nos jun­to a la Sin­fó­ni­ca del Con­ser­va­to­rio Ama­deo Roldán y la jo­ven Jazz Band di­ri­gi­das por el ma­es­tro Joaquín Be­tan­court, además de in­vi­ta­dos co­mo Cé­sar Ló­pez y Alejandro Fal­cón.

El con­ci­er­to, en la Sa­la Ave­lla­ne­da del Te­a­tro Na­ci­o­nal de Cu­ba, sig­ni­fi­có un pa­seo por di­ver­sas ma­ne­ras de en­ca­rar el jazz, así co­mo ba­la­das de au­to­res es­ta­dou­ni­den­ses, pi­e­zas cu­ba­nas an­to­ló­gi­cas co­mo Mam­bo No.5, y tam­bi­én com­po­si­ci­o­nes pro­pi­as del sa­xo­fo­nis­ta. Jus­to ho­ras an­tes de la pre­sen­ta­ci­ón, un equi­po de Ex­ce­len­ci­as con­ver­só en ex­clu­si­va con Joe Lovano y su es­po­sa, la tam­bi­én ar­tis­ta Ju­di Sil­va­no. Ade­re­za­do con co­mi­da cu­ba­na de ex­qui­si­to gus­to co­mo la que se cu­e­ce en el res­tau­ran­te ha­ba­ne­ro Ate­li­er, acon­te­ció el diá­lo­go:

¿CÓMO SUR­GE SU RE­LA­CI­ÓN CON CU­BA Y SUS MÚ­SI­COS?

“He co­la­bo­ra­do con cu­ba­nos por dé­ca­das. Fran­cis­co Me­la for­ma par­te de mi ban­da des­de prin­ci­pi­os de los 2004; y una de las cone­xi­o­nes más es­pe­ci­a­les se ha da­do con Chuc­ho Val­dés. Te­ne­mos in­clu­so un dis­co jun­tos, con otros gran­des de la Is­la co­mo Gas­tón Joya y Ya­rol­di Abreu. La re­la­ci­ón con Chuc­ho ha si­do una ex­pe­ri­en­cia muy va­li­o­sa. Des­de que le cono­cí en 1986 pu­e­do de­cir que ha si­do un vi­a­je in­cre­í­ble.

Asi­mis­mo, he te­ni­do una cons­tan­te in­terac­ci­ón con mú­si­cos de ra­íz cu­ba­na ra­di­ca­dos en Nu­e­va York (NY) o el res­to de Es­ta­dos Uni­dos. Ten­go un ne­xo muy fu­er­te. Cu­an­do me mu­dé a la ca­pi­tal en 1975, te­nía 23 años y en esos ti­em­pos to­qué con Mac­hi­to (Fran­cis­co Ra­úl Gu­ti­ér­rez Gri­llo) y Ma­rio Bauzá que ha­bía vu­el­to de un re­ti­ro tem­po­ral. El con­tex­to que se vi­vía en esa épo­ca me per­mi­tió com­par­tir con muc­has gran­des fi­gu­ras cu­ba­nas, fue un mo­men­to im­po­nen­te”.

¿CUÁNTO APORTA ESA IN­TERAC­CI­ÓN EN­TRE TAN­TAS CULTURAS DI­FE­REN­TES?

“Es un hec­ho que en NY hay una gran co­mu­ni­dad y her­man­dad de mú­si­cos de to­do el mun­do. El jazz uni­fi­ca. Y es tam­bi­én mul­ti-ge­ne­ra­ci­o­nal: pu­e­des in­terac­tu­ar con los ma­es­tros, con per­so­na­li­da­des que tra­en en su his­to­ria el ba­ga­je de ha­ber to­ca­do con otros gran­des co­mo Char­lie Parker o The­lo­ni­ous Monk. Cu­an­do for­mas par­te del jazz vi­ves esa cone­xi­ón de di­fe­ren­tes ge­ne­ra­ci­o­nes, ese abra­zo mul­ti­cul­tu­ral y te nu­tres.

En ese sen­ti­do el ele­men­to cubano en Nu­e­va York des­de los años 30 y 40 fue muy po­de­ro­so, en es­pe­ci­al con Dizzy Gi­lles­pie, Char­lie Parker y sus co­la­bo­ra­ci­o­nes con los cu­ba­nos. Lo gran­di­o­so es que es­tas per­so­nas, cu­an­do to­ca­ban en una ban­da trans­cri­bí­an de su puño y le­tra la mú­si­ca. ¡El pa­pel, la par­ti­tu­ra con la que un jo­ven co­mo yo de­bía to­car era jus­ta­men­te esa mis­ma, no ha­bí­an fo­to­co­pi­as, eran los ori­gi­na­les! En­ton­ces, al es­tar en tus 20, lle­no de ju­ven­tud, y to­car por las ano­ta­ci­o­nes ori­gi­na­les de un mú­si­co gran­di­o­so, apren­des muc­hí­si­mo; y si eres hu­mil­de lle­gas a sen­tir­te par­te de ese le­ga­do mu­si­cal. Se tra­ta de un as­pec­to que, si lo in­cor­po­ras, se que­da con­ti­go, co­mo tam­bi­én sus vi­bra­ci­o­nes, to­da la ener­gía”.

¿Y EXISTE AL­GU­NA DIFERENCIA EN­TRE EL JAZZ CUBANO EN USA Y EL QUE SE PRODUCE AQUÍ EN CU­BA?

“Creo que to­dos los vi­e­jos ma­es­tros cu­ba­nos co­mo Cha­no Po­zo, Ma­rio Bauzá, que se asen­ta­ron en NY fu­e­ron in­flu­en­ci­a­dos por gran­des ma­es­tros del jazz de ori­gen es­ta­dou­ni­den­se co­mo Duke Elling­ton, Dizzy... Se ins­pi­ra­ron en ellos y en­cu­a­dra­ron la mú­si­ca den­tro de un sen­ti­mi­en­to cubano. Fue una gran fu­si­ón y muc­hí­si­mas las co­la­bo­ra­ci­o­nes que su­ce­di­e­ron. A tra­vés de los años los mú­si­cos que vi­ví­an allí no so­lo trans­mi­tí­an sus sen­ti­mi­en­tos, tam­bi­én es­tu­vi­e­ron ins­pi­ra­dos por to­dos las jaz­zis­tas que ahí ra­di­ca­ban. Era una gran mez­cla acon­te­ci­en­do.

Hoy, se­gún mi ex­pe­ri­en­cia con ar­tis­tas co­mo Gon­za­lo Ru­bal­ca­ba o Chuc­ho, existe to­da­vía en ellos una gran in­flu­en­cia de los gran­des ma­es­tros pa­ra in­ter­pre­tar co­mo lo ha­cen, y tam­bi­én de la mú­si­ca clá­si­ca, so­bre la cu­al po­se­en es­tu­di­os muy vas­tos.

Chuc­ho una vez me co­men­to que, cu­an­do es­cuc­hó por pri­me­ra vez a Mc­coy Ty­ner, Her­bie Han­cock, y Chick Co­rea, fue co­mo una re­ve­la­ci­ón por­que, más allá de lo que es­ta­ba su­ce­di­en­do so­ci­al­men­te, la mú­si­ca lle­gó por las on­das so­no­ras, la ra­dio, y lo se­du­jo. Y eran de ge­ne­ra­ci­o­nes se­me­jan­tes aun­que dis­tan­tes en ge­o­gra­fía. Lu­e­go lo es­cuc­ha­rí­an a él. En es­ta mú­si­ca su­ce­de al­go im­pre­si­o­nan­te: pri­me­ro estás en la au­di­en­cia y es­cuc­has; des­pu­és te des­ar­ro­llas y las mis­mas per­so­nas que ad­mi­ra­bas aho­ra están en tu pú­bli­co. Eso pa­sa y es al­go má­gi­co, cí­cli­co, so­bre to­do cu­an­do eres jo­ven y vi­ves esa es­pe­cie de mís­ti­ca. Y están tam­bi­én otras oca­si­o­nes que lle­gas a to­car jun­to con aquel a qui­en tan­to ad­mi­ra­bas. Es to­do una gran lec­ci­ón”.

UNA VEZ DIJO QUE TO­DO LLE­GA EN EL MO­MEN­TO CORRECTO AL LU­GAR JUS­TO. NO PUDO VENIR EL AÑO PASADO CU­AN­DO SE CELEBRÓ EL DÍA IN­TER­NA­CI­O­NAL DEL JAZZ EN LA HA­BA­NA, ¿ES­TAR AQUÍ AHO­RA QUÉ SIGNIFICA?

“Cu­ba es muy es­pe­ci­al pa­ra mí, pa­ra mi fa­mi­lia. Se si­en­te fa­mi­li­ar ser par­te de es­ta cone­xi­ón. Las co­sas han con­ti­nu­a­do cre­ci­en­do y vol­ver aquí es ins­pi­ra­dor, sé que tra­erá más co­la­bo­ra­ci­o­nes. El hec­ho de venir si­em­pre aporta una diferencia en las per­so­nas que dese­an ex­pe­ri­men­tar, cono­cer y sen­tir la is­la de cer­ca. No­so­tros co­mo mú­si­cos -él y su es­po­sa-, tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de venir y com­par­tir, y es­ta­mos se­gu­ros de que a tra­vés de la mú­si­ca cons­trui­mos una ex­pe­ri­en­cia dis­tin­ta. De hec­ho he­mos ve­ni­do con otros mi­em­bros de la fa­mi­lia pa­ra pa­sar jun­tos las va­ca­ci­o­nes apro­vec­han­do el con­tex­to de que to­ca­rí­a­mos en el Fes­ti­val. Ha si­do muy ex­ci­tan­te. Y des­de la mú­si­ca es pro­fun­do. Cu­ba nos to­ca en lo pro­fun­do”.

«Cu­ba es muy es­pe­ci­al pa­ra mí, pa­ra mi fa­mi­lia. Se si­en­te fa­mi­li­ar ser par­te de es­ta cone­xi­ón»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.