BOLIVIA ES UN DEPORTE EX­TRE­MO

Arte por Excelencias - - Contents -

Jorge Zurita

Ater­ri­za­mos en El Al­to y si­en­to las ve­nas de mi cu­e­llo ahorcán­do­me, una nu­be es­pe­sa y trans­pa­ren­te en los ojos y una le­ve ce­fa­lea. Es el so­rojc­hi, el mal de al­tu­ra cas­ti­gan­do al hi­jo pró­di­go. Bolivia me está co­bran­do los años de au­sen­cia. Me con­fun­de un po­co lo que veo. Se per­ci­ben cam­bi­os, pero aún im­pe­ra el ca­os or­de­na­do don­de los bo­li­vi­a­nos en­cu­en­tran sen­ti­do y lu­gar. De El Al­to nos su­mer­gi­mos por un ser­pen­te­an­te ca­mi­no en la olla que es La Paz. La ciu­dad, co­mo si­em­pre, está con­vul­sa. Pro­tes­tas en las ca­lles, co­mer­ci­an­tes, tu­ris­tas, tran­co­nes, olor a co­mi­da y smok, co­lo­res in­fi­ni­tos, Ma­ma­ni Ma­ma­ni, cer­ve­za y sin­ga­ni.

Hay un abis­mo mayor aún en la con­ci­en­cia de la gen­te que en los acan­ti­la­dos que mi­ra­mos al la­do de la car­re­te­ra. Bolivia es un deporte ex­tre­mo cu­an­do de vi­a­jar se tra­ta. Su ma­jes­tu­o­si­dad na­tu­ral ti­e­ne un cos­to tan al­to co­mo sus cum­bres, el de en­tre­gar la vi­da a los desig­ni­os de la pac­ha ma­ma y de sus hi­jos al vo­lan­te. La des­tre­za de los con­duc­to­res es in­ne­ga­ble, tan­to co­mo su te­me­ri­dad, has­ta el pun­to de la in­cons­ci­en­cia to­tal. Sin cin­tu­rón de se­gu­ri­dad, sin res­pe­tar seña­les, sin con­trol, es un mi­la­gro lle­gar a des­ti­no.

Pero bus­ca­mos aven­tu­ra y nos va­mos a la Car­re­te­ra de la Mu­er­te a re­cor­rer­la en bi­ci­cle­ta. Muy re­co­men­da­ble: emo­ci­ón, pe­li­gro mí­ni­mo (a pe­sar de lo que se cree) e in­cre­í­bles pai­sa­jes. Lo que no ima­gi­na­mos fue que esa se­ría la pri­me­ra car­re­te­ra de la mu­er­te de muc­has más que vi­ni­e­ron des­pu­és, in­clu­so más pe­li­gro­sas que es­ta. A Co­roi­co fui­mos en un au­to que tre­pa­ba por las mon­tañas. A Rur­re­na­ba­que por una car­re­te­ra en cons­truc­ci­ón que nos en­vol­vió en una nu­be de pol­vo con vi­si­bi­li­dad ca­si nu­la pa­ra el con­duc­tor, lo que no le im­pe­día con­du­cir co­mo si es­tu­vi­e­ra en el Dakar, dan­do fre­na­zos a cen­tí­me­tros de los au­tos que apa­re­cí­an en la pol­va­re­da.

Lu­e­go vol­ver a La Paz pa­ra se­guir a Coc­ha­bam­ba, To­ro To­ro, San­ta Cruz, Sa­mai­pa­ta, Po­to­sí, Ta­ri­ja, has­ta lle­gar al Sa­lar de Uyu­ni, nu­es­tro des­ti­no fi­nal an­tes de sa­lir de Bolivia. En to­dos los si­ti­os es­tu­vi­mos en un con­ti­nuo so­bre­sal­to, re­cor­ri­en­do mi­les de ki­ló­me­tros en car­re­te­ras de pe­sa­di­lla y con con­duc­to­res de ter­ror. Por to­do es­to cre­e­mos que so­bre­vi­vi­mos a Bolivia en­te­ra.

Vol­ver me hi­zo pen­sar en lo ne­ce­sa­rio que es aho­ra mis­mo edu­car a un pa­ís en­te­ro, in­clui­das sus au­to­ri­da­des, pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad y el bi­e­nes­tar de los pa­sa­je­ros y los vi­si­tan­tes en es­te rin­cón de La­ti­no­a­mé­ri­ca lle­no de ma­ra­vi­llas, de gen­te her­mo­sa y de culturas mi­le­na­ri­as y sa­bi­as. Que el pro­gre­so ven­ga, es lo que es­pe­ra­mos, pero con sen­ti­do co­mún y amor por nu­es­tras ti­er­ras, va­lo­ran­do la vi­da por en­ci­ma de to­do y brin­dan­do me­jo­res ex­pe­ri­en­ci­as pa­ra el vi­a­je­ro. ¿Uyu­ni?, ¡in­cre­í­ble!, pero esa es otra his­to­ria.

JORGE ZURITA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.