UN HOM­BRE QUE NO CESA ...

Arte por Excelencias - - Carta Del Editor - POR ALEXIS TRIANA FOTOS NI­CO­LAS PA­VIE Y NELIA MORENO NEL­SON DO­MÍN­GUEZ

A ho­ra mis­mo está sen­ta­do co­mo si na­da, en me­dio del se­gun­do pi­so de es­ta in­men­sa ca­sa ta­ller, ca­si fren­te por fren­te a la Pla­za de Ar­mas, y cuyo por­tón mi­ra a la es­ta­tua del ca­ba­lle­ro de Pa­rís, –que a to­dos los in­cau­tos les da por que­rer agar­rar de la bar­ba–. Mas él ni ti­em­po ti­e­ne pa­ra esos au­gu­ri­os: an­da fun­dan­do, y ha­bla con re­po­sa­da pa­si­ón de sus nu­e­vos su­eños.

Lo es­col­tan Ori­ol, el di­rec­tor del Te­a­tro de Los Ele­men­tos, y Es­tra­da, qui­en le lle­va ano­ta­da la re­a­li­dad, y su be­lla y jo­ven es­po­sa Da­nae, qui­en eli­ge imá­ge­nes de las obras en la com­pu­ta­do­ra pa­ra el pró­xi­mo Do­si­er de Arte por Ex­ce­len­ci­as.

Otros a su edad fí­si­ca ha­cen re­cu­en­tos de sus de­cep­ci­o­nes y fra­ca­sos: él se vis­te de to­do blan­co, e in­vi­ta a los ami­gos a su nu­e­va bo­da en las es­tri­ba­ci­o­nes del Es­cam­bray. Por­que si­em­pre está lle­gan­do an­tes a to­das par­tes, quizás por el ol­fa­to del gua­ji­ro que nun­ca de­ja de ser, o por­que su sen­ti­do de la re­a­li­za­ci­ón so­bre la ti­er­ra es ser útil, y el di­ne­ro es só­lo una mo­ne­da. Que pa­ra al­go na­ció en Bai­re, pro­vin­cia Gran­ma, a es­tos ca­mi­nos del mun­do.

Ori­ol me ad­vi­er­te que es el mis­mo Nel­son que cono­ció en la Es­cu­e­la Na­ci­o­nal de Arte, y des­pu­és re­en­con­tró en la Uni­ver­si­dad de las Ar­tes, cu­an­do ya era un pro­fe­sor con mé­ri­tos in­dis­cu­ti­bles, por ha­ber­lo pre­pa­ra­do la gran An­to­nia Ei­riz pa­ra que le su­ce­di­e­ra en la en­señan­za ar­tís­ti­ca, y de la que hoy es pro­fe­sor con­sul­tan­te.

Los más, qui­si­e­ran aho­ra mis­mo una ga­le­ría en el Ve­da­do o Mi­ra­mar; él nos in­vi­ta jus­to so­bre el 14 de fe­bre­ro a la inau­gu­ra­ci­ón de la úni­ca ga­le­ría de arte ru­ral del pa­ís; y te pu­e­de ha­blar du­ran­te ho­ras lo mis­mo del ta­ller de grá­fi­ca en la Vi­lla Pa­na­me­ri­ca­na, que del proyec­to Bol­si­llo Fla­co, o la úl­ti­ma do­na­ci­ón de obras pa­ra am­bi­en­tar un hos­pi­tal, que del úl­ti­mo sueño pa­ra la Ga­le­ría Los Ofi­ci­os en ple­na Ha­ba­na Vi­e­ja.

"Es­te proyec­to na­ció de una con­vo­ca­to­ria de Ori­ol a los ar­tis­tas pa­ra que fu­é­ra­mos a pin­tar a El Jo­be­ro, y allí cre­ció la ne­ce­si­dad de ha­cer nu­e­vas co­sas, has­ta que sur­gió la po­si­bi­li­dad de abrir una ga­le­ría de arte, con ilu­mi­na­ci­ón pro­fe­si­o­nal y cu­ra­du­ría, y to­das las con­di­ci­o­nes que ella re­qui­e­re. Por­que los que vi­ven allí, que son cam­pe­si­nos, ti­e­nen el mis­mo ni­vel de ins­truc­ci­ón que no­so­tros, y qui­e­ren po­der asis­tir a la inau­gu­ra­ci­ón de una ex­po­si­ci­ón, y apre­ci­ar el arte co­mo el que más.

Por eso, es­te con­cep­to des­bor­da la idea tra­di­ci­o­nal de la ga­le­ría de ar­tes plás­ti­cas, e in­cluye un ta­ller de cerá­mi­ca y una ca­sa de la cul­tu­ra, y un lu­gar de reu­ni­ón so­ci­al pa­ra ce­le­brar has­ta los cum­ple­años, o proyec­tar fil­mes y ha­cer con­ci­er­tos. Te­ne­mos muc­hos pla­nes de des­ar­ro­llo pa­ra el lu­gar, y la aper­tu­ra de la ga­le­ría es só­lo otro de ellos. Ya de­jó de ser ide­as pa­ra ser una re­a­li­dad... una co­mu­ni­dad cul­tu­ral co­mo si­em­pre pen­só Ori­ol pa­ra los 27 años de Te­a­tro de los Ele­men­tos en Cu­ma­naya­gua, Ci­en­fu­e­gos. Y que co­mo par­te de un proyec­to de ini­ci­a­ti­va mu­ni­ci­pal de des­ar­ro­llo lo­cal, te­ner un hor­no que per­mi­ta la cre­a­ci­ón in­dus­tri­al de esos pro­duc­tos, e in­cor­po­re a la co­mu­ni­dad co­mo par­ti­ci­pan­tes ac­ti­vos.

Es mi for­ma de ha­cer y pen­sar: ver la Is­la co­mo pa­ís, no co­mo La Ha­ba­na. Es co­mo que vi­vo en Co­ji­mar, y lo­gré per­mu­tar mi ca­sa pro­pia tras si­e­te años de ges­ti­o­nes con el es­ta­do. Y va­mos a con­ver­tir unas rui­nas que están de­lan­te en un es­pa­cio que se lla­mará Ca­sa Abi­er­ta. Mar­tí vi­vió allí en de­ter­mi­na­do mo­men­to, y la idea ini­ci­al era un mu­seo vi­vo, mas aho­ra que­re­mos que los que ten­gan co­lec­ci­o­nes en sus ca­sas, y só­lo lo ve­an ellos, las trai­gan ahí y has­ta co­bren la en­tra­da, y de esos

in­gre­sos pu­e­dan dar un por­ci­en­to al des­ar­ro­llo lo­cal.

Me in­vo­lu­cro por­que creo en ello. Tal y co­mo hi­ci­mos con el proyec­to Bol­si­llo Fla­co, una vi­si­ón que se me ocur­re un día, pen­san­do en que el pú­bli­co cubano cono­ce a sus ar­tis­tas, pero no ti­e­ne el po­der ad­qui­si­ti­vo pa­ra el va­lor de es­as obras. En­ton­ces hi­ci­mos es­as mis­mas en for­ma­to pe­queño, has­ta del ta­maño de una tar­je­ta­mag­né­ti­ca, pa­ra fo­men­tar el co­lec­ci­o­nis­mo po­pu­lar; y que tu­vi­e­ra el va­lor de una bo­te­lla de ron, por ejem­plo, que al­guien se to­ma to­dos los dí­as. Y va a ser más ne­ce­sa­ria a su fa­mi­lia y a su es­pí­ri­tu, por­que se tra­ta del ac­ce­so de los ciu­da­da­nos a la obra de arte.

Y ha te­ni­do muc­ho éxi­to en las fe­ri­as, por­que es un mo­vi­mi­en­to en to­do el pa­ís, don­de haya ba­se pa­ra la obra grá­fi­ca. He­mos do­na­do dos ta­lle­res, uno a Gu­antá­na­mo y otro a Gran­ma, con má­qui­nas pa­ra li­to­gra­fía y se­ri­gra­fía, y eso ha per­mi­ti­do que los ar­tis­tas ten­gan la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par. En al­gu­nos lu­ga­res se lla­ma di­fe­ren­te, mas el con­cep­to es el mis­mo. Hay per­so­nas que ya ti­e­nen sus co­lec­ci­o­nes de Bol­si­llo Fla­co, por­que las han ido ad­qui­ri­en­do en la Fe­ria de Arte en La Ram­pa, que fue don­de em­pe­za­mos a lle­var­las.

Yo pre­fi­e­ro ser opor­tu­no y no opor­tu­nis­ta, y hay proyec­tos que pu­e­den pa­re­cer muy me­diá­ti­cos a pri­me­ra vis­ta, só­lo que se hi­ci­e­ron muy bi­en pen­sa­dos, con cu­ra­du­ria y per­ma­nen­cia, por ca­si di­ez años. En el Ta­ller de Grá­fi­ca Con­tem­porá­nea de la Vi­lla Pa­na­me­ri­ca­na, ha­ce­mos to­do ti­po de re­pro­duc­ci­o­nes de obras por en­car­go, y le he­mos con­ci­en­cia a los ar­tis­tas del va­lor de la grá­fi­ca, pa­ra mul­ti­pli­car el al­can­ce de su obra, y pre­ser­var la obra ori­gi­nal.

Es co­mo el tra­ba­jo que ha­ce­mos en los hos­pi­ta­les - ga­le­rí­as, que se in­ció a raiz de que es­tu­ve in­ter­na­do un dia en Ci­e­go de Ávi­la, y cu­an­do ví las pa­re­des del cu­ar­to, me di­je: aquí fal­ta nu­es­tro es­pí­ri­tu. Y en­ton­ces, re­me­mo­ran­do nu­es­tra pri­me­ras eta­pas de do­na­ci­o­nes co­mo ar­tis­tas a es­tos cen­tros mé­di­cos, don­de hay muc­has obras mal­tra­ta­das por el ti­em­po −sal­pi­ca­das has­ta de san­gre, co­mo en San­ta Cla­ra, por lo que su­ce­de en un hos­pi­tal−, con­ce­bí que se hi­ci­e­sen las obras en mu­ra­les de cerá­mi­ca pa­ra es­tos es­pa­ci­os públicos, pa­ra que se­an co­mo ga­le­rí­as al are li­bre.

Lo mis­mo hi­ci­mos en Las Tu­nas, o que­re­mos en Hol­guín, e igual se eje­cu­tó en Ca­ma­guey, en San­ti Spí­ri­tus, en Ci­en­fu­e­gos; yo con­vo­co a los ar­tis­tas, por­que fui pro­fe­sor en la ENA y el ISA, y ten­go ami­gos y co­le­gas pin­to­res, y tra­ba­ja­mos a pie de obra.

Es lo que aho­ra mis­mo se ha­ce con el Hos­pi­tal de 26, en La Ha­ba­na, con obras de oc­hen­ta o no­ven­ta ar­tis­tas del Ta­ller de Grá­fi­ca Con­tem­porá­nea. O una do­na­ci­ón que es­ta­mos en­tre­gan­do al Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de Cu­ba, de va­ri­os de esos ar­tis­tas, va­lo­ra­da en di­e­ci­si­e­te mil dó­la­res, pa­ra lo que se dis­pon­ga y ne­ce­si­te pa­ra la pro­mo­ci­ón del arte y la cul­tu­ra cu­ba­nos.

Creo que la co­mer­ci­a­li­za­ci­ón de la obra de arte ha hec­ho des­a­pa­re­cer en al­gu­nos el sen­ti­do de la so­li­da­ri­dad, de en­tre­gar sin re­ci­bir a cam­bio más que la dmi­ra­ci­ón y amor de los tuyos. Es ver­dad que el ar­tis­ta vive de su obra, pero hay muc­hos que ne­ce­si­tan de no­so­tros, y los ar­tis­tas te­ne­mos que dar nu­es­tro do de pec­ho".

Nel­son y el autor de la entrevista en la Ga­le­ría Los Ofi­ci­os en La Ha­ba­na Vi­e­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.