ME­DIO SIGLO DE FRUCTÍFERO ARTE

Arte por Excelencias - - News - Mart­ha Sánc­hez

En Cu­ba, un arte eli­tis­ta co­mo el ba­llet no está cir­cuns­cri­to a La Habana, pu­es esa ma­ni­fes­ta­ci­ón desa­ta pa­si­o­nes en­cen­di­das tam­bi­én en una ciu­dad del centro del pa­ís: Ca­ma­güey, que cu­en­ta ha­ce cin­cu­en­ta años con una com­pañía pro­pia.

Ar­ri­bar a me­dio siglo de vi­da fue pa­ra el Ba­llet de Ca­ma­güey (BC) una oportunidad de fes­te­jo y re­a­fir­ma­ci­ón co­mo uno de los con­jun­tos ar­tís­ti­cos de ex­ce­len­cia en la Isla. Sin em­bar­go, la cultura cubana está en deu­da con esta com­pañía a la que bas­tan­te po­ca aten­ci­ón se le brin­da en los me­di­os de pren­sa del pa­ís, pe­se a te­ner una ra­íz co­mún con el Ba­llet Na­ci­o­nal y de­fen­der un re­per­to­rio pro­pio, di­fe­ren­te.

«El Ba­llet Na­ci­o­nal de Cu­ba (BNC) sur­gió en 1948, pero con el triun­fo de la Re­vo­lu­ci­ón y la vi­si­ta de Fi­del a ca­sa de Alicia y Fer­nan­do Alon­so fue que se cons­ti­tuyó en una gran com­pañía con el res­pe­to y el apoyo in­con­di­ci­o­nal del Es­ta­do. Gra­ci­as a eso, en 1959 se pro­du­jo un re­na­cer del con­jun­to. So­mos re­sul­ta­do de lo mis­mo: de un pro­ce­so y de una re­vo­lu­ci­ón so­ci­a­lis­ta que es gran­di­o­sa, con to­dos los de­fec­tos que se le pu­e­da seña­lar, pero ha apos­ta­do por que Cu­ba sea una po­ten­cia cul­tu­ral. De­be­rí­a­mos po­der ac­tu­ar jun­tos, co­o­pe­rar, conec­tar­nos, por­que en de­fi­ni­ti­va ga­na la cultura cubana, y eso es lo más im­por­tan­te», con­si­de­ra Re­gi­na Ba­la­guer, di­rec­to­ra del BC des­de ha­ce dos dé­ca­das.

Pa­ra la ce­le­bra­ci­ón de las bo­das de oro de la com­pañía, la maî­tre in­vi­tó a una de las joyas del ba­llet cubano, Au­ro­ra Bosch, a ilu­mi­nar con su sa­bi­du­ría y ele­gan­cia cla­ses, en­sayos y otras ac­ti­vi­da­des. «Los bai­la­ri­nes de esta com­pañía ti­e­nen muc­ho ar­ro­jo y ga­nas de ha­cer y de bai­lar», des­ta­ca la ma­es­tra que du­ran­te dos se­ma­nas los ins­pi­ró con su sa­bi­du­ría e im­pre­si­o­nan­te capa­ci­dad fí­si­ca a los 75 años de edad. «El ar­ro­jo es una cu­a­li­dad di­fí­cil de me­dir cu­an­do se se­lec­ci­o­na a niños y niñas pa­ra es­tu­di­ar ba­llet, por­que se re­ve­la po­co a po­co du­ran­te el de­s­ar­ro­llo de la per­so­na­li­dad del ser hu­ma­no. Me da tre­men­do gus­to en­con­trar aquí esa cu­a­li­dad tan im­por­tan­te», pro­fun­di­zó la Bosch en de­cla­ra­ci­o­nes a Arte por Excelencias.

Au­ro­ra, en sus cla­ses y en­sayos, re­cor­dó los con­se­jos y en­señan­zas del pa­dre del ba­llet cubano, Fer­nan­do Alon­so, quien fu­e­ra director del BC de 1975 a 1992. Pa­ra Re­gi­na Ba­la­guer re­sul­ta cru­ci­al ese conocimiento y lo de­mu­es­tra con hec­hos, con una re­ve­ren­cia con­ti­nua a qui­e­nes la pre­ce­di­e­ron y a los que si­guen mar­can­do la his­to­ria.

«To­dos de­be­rí­a­mos sa­ber de dón­de ve­ni­mos y a quié­nes le de­be­mos que haya ba­llet cubano y una es­cu­e­la re­co­no­ci­da en el mun­do en­te­ro. Hay tres per­so­nas im­pres­cin­di­bles en el de­s­ar­ro­llo del ba­llet en Cu­ba; se ha­bla muc­ho de Alicia, esa es­pec­ta­cu­lar bai­la­ri­na, pero muy po­co se men­ci­o­na a Alberto y a su her­ma­no Fer­nan­do Alon­so, y creo que es ho­ra de ha­cer jus­ti­cia. Eso se­ría dar­le a ca­da cu­al su justo va­lor», aler­ta la pro­fe­so­ra, que pe­se a ser la di­rec­ti­va con mayor can­ti­dad de años al fren­te del BC, nun­ca ha­bla de sí mis­ma.

A Re­gi­na le to­có en­fren­tar el llamado pe­ri­o­do es­pe­ci­al, con la con­si­guien­te es­ca­sez eco­nó­mi­ca. Po­co a po­co ha con­se­gui­do

for­jar­le ver­si­o­nes pro­pi­as de los clá­si­cos a su con­jun­to, con la co­la­bo­ra­ci­ón de ar­tis­tas cu­ba­nos y forá­ne­os.

En los pró­xi­mos me­ses, el BC pre­sen­tará en Sui­za y Es­paña una ver­si­ón de Carmen, del core­ó­gra­fo alemán Pe­ter Bre­uer, director del Ba­llet de Salz­bur­go, Aus­tria, ga­na­dor en 2015 con dic­ha pi­e­za del Pre­mio In­ter­na­ci­o­nal Maya Pli­setskaya. A jui­cio de la Ba­la­guer, la nu­e­va obra plan­tea otra ma­ne­ra de ex­pre­si­ón, dis­tin­ta a la que el pú­bli­co cubano acos­tum­bra a ver, y en­ri­que­ce el es­pec­tro de sus jó­ve­nes bai­la­ri­nes, pu­es les per­mi­te des­ar­ro­llar la ver­sa­ti­li­dad y duc­ti­li­dad ne­ce­sa­ri­as en un pro­fe­si­o­nal de la danza. La mayo­ría de los cu­a­dros ape­lan al len­gua­je con­tem­porá­neo y apenas en una es­ce­na se uti­li­zan las za­pa­ti­llas de pun­ta.

Com­pa­ra­da con otras ver­si­o­nes core­ográ­fi­cas, la pi­e­za de dos ac­tos y apro­xi­ma­da­men­te dos ho­ras de du­ra­ci­ón se ape­ga más —des­de el punto de vis­ta nar­ra­ti­vo— al ori­gi­nal li­te­ra­rio del es­cri­tor fran­cés Pros­per Mé­ri­mée, y con­ti­e­ne per­so­na­jes nun­ca in­clui­dos en an­te­ri­o­res for­mu­la­ci­o­nes dan­za­ri­as ni en la ópe­ra.

Aun­que a la di­rec­ci­ón del BC le hu­bi­e­ra gus­ta­do con­tar con más ar­tis­tas, el BNC en­vió una pa­re­ja a Ca­ma­güey pa­ra par­ti­ci­par en las ga­las por el me­dio siglo de la com­pañía de esa pro­vin­cia del centro del pa­ís. La pri­me­ra fi­gu­ra Sa­dai­se Aren­ci­bia y el pri­mer so­lis­ta Ra­úl Abreu in­ter­pre­ta­ron allí es­ce­nas de dos obras im­pe­re­ce­de­ras del re­per­to­rio mun­di­al: El la­go de los cis­nes y Gi­se­lle. La com­pañía Danza Com­bi­na­to­ria, que di­ri­ge la core­ó­gra­fa Ro­sa­rio Cár­de­nas —Pre­mio Na­ci­o­nal de Danza 2013— ex­hi­bió su más re­ci­en­te es­tre­no: Afro­di­ta, ¡oh es­pe­jo!, ins­pi­ra­da en el pa­ra­le­lis­mo en­tre dei­da­des de Cu­ba y de Chi­pre.

Las fun­ci­o­nes por el ani­ver­sa­rio 50 mos­tra­ron, del 2 al 8 de di­ci­em­bre, en el Teatro Prin­ci­pal, la va­lía del con­jun­to en clá­si­cos co­mo Las síl­fi­des, La fi­lle mal gar­dée, El ta­lismán, y una ver­si­ón pro­pia de Las lla­mas de Pa­rís, core­o­gra­fía de la ca­ma­güeya­na Li­la Mar­tí­nez.

De la lí­nea más contemporánea, se ex­pu­si­e­ron Fa­tum, de José An­to­nio Chá­vez; y al­gu­nas pi­e­zas del Pre­mio Na­ci­o­nal de Danza 2004, Alberto Mén­dez, co­mo Sui­te ge­ne­ris, Fan­ta­sía y En tus ojos.

Los pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les de las pi­e­zas fu­e­ron los bai­la­ri­nes Rosa María Armengol, Yanny Gar­cía, Sara de Mi­ran­da, Eli­za­beth Pa­gés, Zai­da Hen­rí­quez, Oley­di La­bra­da, Jo­nat­han Pé­rez, Tha­lía Di­e­gues y Ra­úl Cal­za­di­lla, en­tre va­ri­os jó­ve­nes del elen­co ac­tu­al.

Una de las vir­tu­des de la com­pañía si­gue si­en­do su aper­tu­ra a múl­ti­ples es­ti­los core­ográ­fi­cos y el es­tí­mu­lo a la cre­a­ci­ón, así co­mo la interacción cons­tan­te con la his­to­ria, por­que, al de­cir de la Ba­la­guer, quien la ol­vi­da o des­co­no­ce es pro­pen­so a per­der lo que ti­e­ne, y exis­ten deu­das eter­nas. Por eso, en el BC, el 28 de no­vi­em­bre pa­sa­do no co­men­zó con la tra­di­ci­o­nal cla­se de ba­llet, si­no con la si­em­bra de tres ár­bo­les, fren­te a tres pe­queños ti­na­jo­nes, sím­bo­lo cul­tu­ral de esa ciu­dad que en épo­ca de la co­lo­ni­za­ci­ón es­paño­la era em­ple­a­do pa­ra so­bre­lle­var la se­quía. Uno de ellos rin­de tri­bu­to a la cultura cubana, ba­se so­bre la cu­al se eri­gió una es­cu­e­la de ba­llet con carác­ter pro­pio, según re­co­no­ci­e­ron mun­di­al­men­te crí­ti­cos y es­pe­ci­a­lis­tas en arte des­de la dé­ca­da de los se­sen­ta. Otra plan­ta se con­sa­gró al pa­dre de la es­cu­e­la cubana de ba­llet, Fer­nan­do Alon­so, quien lu­e­go de di­ri­gir el BNC de 1948 a 1975, ocu­pó el mis­mo car­go en el BC has­ta 1992, y allí con­si­guió la se­de ac­tu­al, mol­deó una com­pañía más clá­si­ca y ele­vó su ran­go den­tro y fu­e­ra del pa­ís.

La ba­se de am­bas en­ti­da­des, BNC y BC, ra­di­ca en la Academia de Ba­llet Alicia Alon­so, don­de ini­ció sus es­tu­di­os una ge­ne­ra­ci­ón cla­ve en el de­s­ar­ro­llo de la pri­me­ra com­pañía que in­cluyó a las lla­ma­das «cu­a­tro joyas» y a Vi­cen­ti­na de la Tor­re, ges­to­ra del BC y de una academia en esta pro­vin­cia. La es­cu­e­la de arte en la ciu­dad ho­mó­ni­ma, lo­ca­li­za­da a unos qui­ni­en­tos ki­ló­me­tros de La Habana, lle­va su nom­bre, y los ac­tu­a­les in­te­gran­tes del con­jun­to re­ci­én re­a­li­za­ron una pere­gri­na­ci­ón has­ta la tum­ba de la pe­da­go­ga pa­ra ren­dir­le ho­me­na­je. A De la Tor­re de­di­ca­ron el ter­cer ti­na­jón en la se­de del BC, pre­ci­o­sa edi­fi­ca­ci­ón co­lo­ni­al a cuya en­tra­da tam­bi­én se le co­lo­có una tar­ja de ve­ne­ra­ci­ón al ex­di­rec­tor Alon­so, con una ex­pre­si­ón me­re­ci­da: «Di­ga, ma­es­tro».

«Él y sus contemporáneos vi­ví­an por la danza, pero además te­ní­an una for­ma­ci­ón muy cul­ta, que le está fal­tan­do a las nu­e­vas ge­ne­ra­ci­o­nes, pe­se a la tec­no­lo­gía. Hoy la ju­ven­tud, en su gran mayo­ría, no cul­ti­va la lec­tu­ra, ni el es­tu­dio si­qui­e­ra, y aun cu­an­do al­gu­nos in­gre­san a los cur­sos del Ins­ti­tu­to Su­pe­ri­or de Arte, se ciñen a las asig­na­tu­ras, pero no bus­can más allá. Los fun­da­do­res del ba­llet cubano eran jó­ve­nes cu­an­do for­ja­ron com­pañía y es­cu­e­la, mas se dis­tin­guie­ron por su vas­ta cultura, pro­fu­si­ón de cono­ci­mi­en­tos, que les per­mi­ti­e­ron dar pasos ha­cia lo que que­rí­an lo­grar, a par­tir de un gran amor por la danza», ob­ser­vó Ba­la­guer. De acu­er­do con ella, la his­to­ria del ba­llet cubano ti­e­ne deu­das tam­bi­én con Ca­ma­güey, con Hil­da Zal­dí­var, Vi­cen­ti­na de la Tor­re, Marta Ma­ta­mo­ros, de qui­e­nes in­clu­so en la ciu­dad na­tal se ha­bla po­co. Fu­e­ron las si­mi­en­tes de una par­te de la ri­que­za cul­tu­ral apre­ci­a­da ac­tu­al­men­te allí.

«En las es­cu­e­las se da His­to­ria de la Danza, pero hay que dar la de si­glos pa­sa­dos y ha­cer si­mi­lar hin­ca­pié en la re­ci­en­te, pa­ra que las ge­ne­ra­ci­o­nes conoz­can la evo­lu­ci­ón re­al de la danza en Cu­ba. Y se de­be ha­blar del BNC y tam­bi­én del BC, que ti­e­ne re­per­to­rio pro­pio y una ma­ne­ra par­ti­cu­lar de bai­lar, de asu­mir core­o­gra­fí­as, pe­se a per­te­ne­cer a la mis­ma es­cu­e­la cubana de ba­llet», in­sis­tió la maî­tre, que se con­si­de­ra a sí mis­ma una apren­diz y una soña­do­ra.

Mic­he­lan­ge­lo Pis­to­let­to du­ran­te la inau­gu­ra­ci­ón en el Mu­seo Na­ci­o­nal de Be­llas Artes de Cu­ba (MNBA)

El Ba­llet de Ca­ma­güey en una es­ce­na de Carmen.

Las bai­la­ri­nas Su­sel Ál­va­rez y Sa­rah de Mi­ran­da. (Fo­to: Yu­ris Nó­ri­do).

Una com­pañía con re­per­to­rio pro­pio y una ma­ne­ra par­ti­cu­lar de bai­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.