BROADWAY JAZZ USA. UN CONCIERTO QUE NO ACA­BA

Arte por Excelencias - - News - Le­o­nar­do Es­tra­da

Noc­he de sá­ba­do ide­al pa­ra qui­e­nes ama­mos el arte del swing. Pa­san las si­e­te, ho­ra pre­vis­ta pa­ra el concierto de la Broadway Jazz USA en el teatro del Mu­seo Na­ci­o­nal de Be­llas Artes, y el per­for­man­ce aún no co­mi­en­za. Al­guien, de los po­cos allí pre­sen­tes, se le­van­ta del asi­en­to y pre­gun­ta si el pro­gra­ma se man­ti­e­ne.

Mi­en­tras tan­to los ins­tru­men­tos de per­cu­si­ón, ba­te­ría y tambores, unidos a dos pi­a­nos —eléc­tri­co y acús­ti­co—, aguar­dan a los in­tér­pre­tes. Al centro, una pan­ta­lla con­ce­de un atis­bo de lo que ocur­rirá. Ha­cia un la­te­ral, dos me­s­as con si­llas que si­mu­lan el con­cep­to de los pri­me­ros ca­ba­rets del siglo xx.

Fi­nal­men­te, la luz mu­e­re apa­ga­da por el co­lor so­no­ro del pi­a­no, acom­paña­do por la trom­pe­ta que cau­ti­va las mi­ra­das ha­cia el es­ce­na­rio. Rus­ti­ques, del com­po­si­tor fran­cés Eu­gè­ne Boz­za, abre el du­e­to. En­tre am­bos ins­tru­men­tos se mu­si­ca­li­za un diá­lo­go que pa­re­ce más bi­en dramá­ti­co.

La trom­pe­ta ha­bla, el pi­a­no ca­lla, y vi­ce­ver­sa, y lu­e­go se ex­pre­san al mis­mo ti­em­po, co­mo en una dis­cu­si­ón ma­tri­mo­ni­al. Am­bos mú­si­cos, Jo­han­na Sobkowska (pi­a­no) y Lon­gi­neu Par­son (trom­pe­ta), vi­a­jan al compás de las me­lo­dí­as que ellos mis­mos pro­du­cen, no­tas su­a­ves que cre­cen len­ta­men­te has­ta lle­gar se­gu­ras al clí­max. Él está ves­ti­do de tra­je blan­co, ella de un ro­jo na­ran­ja que, com­bi­na­do con su ca­be­llo ru­bio, le da un as­pec­to de fem­me fa­ta­le.

La segunda in­ter­pre­ta­ci­ón es Spa­nish Song, de Ma­nu­el de Fa­lla. Los acor­des bro­tan me­di­ta­bun­dos, ca­biz­ba­jos… Por los so­los ins­tru­men­ta­les se no­ta que hay un rom­pi­mi­en­to amo­ro­so que pa­re­ce aca­bará la re­la­ci­ón. So­me­ti­mes I fe­el like a mot­her­less child, can­to es­pi­ri­tu­al de los ne­gros es­cla­vos en Estados Unidos, so­bre­vi­e­ne cu­al pac­to de con­ci­li­a­ci­ón. El so­ni­do es vir­tu­o­so. Ella mez­cla los agu­dos y gra­ves au­daz­men­te. Él to­ca la trom­pe­ta ca­si de memoria, co­mo si in­ten­ta­ra de­cla­rar su ar­re­pen­ti­mi­en­to ma­ni­pulán­do­la con la in­ten­si­dad del so­ni­do. La fem­me fa­ta­le com­pren­de to­do y ha­ce que su pi­a­no re­pli­que, ne­ga­da a su ju­e­go.

Aho­ra se vi­a­ja ha­cia pa­sa­jes de la es­cla­vi­tud en Estados Unidos por me­dio de la pan­ta­lla gi­gan­te: gri­lle­tes ro­jos, es­pal­das ta­tu­a­das de he­ri­das, lá­ti­gos que mu­er­den… No po­cos que­da­ron es­tre­me­ci­dos al ver es­tas imá­ge­nes re­ve­la­do­ras. Pero hu­bo quien al­zó su voz pa­ra re­cor­dar que fue con el afán del hom­bre por aca­llar a otros hom­bres que se le­van­ta­ron las pri­me­ras vo­ces mu­si­ca­les en aque­llas plan­ta­ci­o­nes del sur es­ta­dou­ni­den­se. En Cu­ba, tam­po­co se apa­ga­ron los tim­bres de los es­cla­vos cu­an­do lle­gó la Re­vo­lu­ci­ón. El jazz, la mú­si­ca en ge­ne­ral, de­vi­no ese him­no ex­pre­si­vo que se im­pu­so co­mo pa­ra­dig­ma uni­ta­rio.

«So­me­body is ca­lling my na­me» es la fra­se de Chap­man Ro­berts que po­ne de pie a to­dos. Chap­man es­tu­vo en Cu­ba en 1980, a fin de cono­cer a Alicia Alon­so. Aho­ra regresa «pa­ra con­tar la his­to­ria de la mú­si­ca ame­ri­ca­na des­de ha­ce ci­en años». Los to­ques del tam­bor in­vi­tan a los co­ros del au­di­to­rio. El so­lis­ta, en­tre ri­sas, ju­e­ga con su voz, se­pa­ra el mi­cró­fo­no co­mo des­a­fi­an­do al so­ni­do.

En el centro una da­ma ta­ra­rea: «Is a men, is just a men». Ber­ti­lla Baker es su nom­bre. Lu­ce una di­va con su ves­ti­do blan­co con bri­llos que cu­bre con una man­ta gris. Ella go­za ca­da mo­men­to vo­cal­men­te nar­ra­do: se qui­ta la man­ta, la mu­es­tra al pú­bli­co, y justo cu­an­do pa­re­ce que la sol­tará… so­lo se mu­er­de co­que­ta el la­bio in­fe­ri­or.

Detrás, el am­bi­en­te proyec­ta­do nos re­mon­ta a los ca­ba­rets de los años vein­te

en Estados Unidos. Va­ri­os mú­si­cos en­tran des­de el lu­ne­ta­rio y se aco­mo­dan en las si­llas, cer­ca­nas a la or­ques­ta. Un nom­bre so­bre­sa­le en las imá­ge­nes, y al­gu­nos con so­lo per­ci­bir las letras gri­tan: «¡Char­lie Parker, el grande del sa­xo!».

Y pa­ra que la es­ce­na eclipse aún más, emer­ge una me­lo­día in­con­fun­di­ble: Me­mo­ri­es, de la ban­da so­no­ra de Cats. La ar­tis­ta con­fi­e­sa: «Tam­bi­én can­to otros tí­tu­los del mu­si­cal, co­mo Los mi­se­ra­bles, Je­sus Ch­rist Su­pers­tar…, pero tam­bi­én rock and roll, jazz, blu­es y al­go del re­per­to­rio clá­si­co, aun­que no me con­si­de­ro una can­tan­te clá­si­ca».

Co­lo­sal es la pa­la­bra que de­fi­ne su eje­cu­ci­ón. Lu­e­go en­to­na Evi­ta, en la cu­al se acom­paña del pi­a­no to­ca­do por Ray Na­car­ri. Ac­to se­gui­do, Chi­ca­go y Ca­ba­ret. Pero la Baker no so­lo can­ta, si­no que bai­la, ju­e­ga… An­tes de sa­lir, le guiña un ojo a sus ya fi­e­les, lo cu­al de­ja el es­ce­na­rio up fi­re.

Al pi­a­no re­tor­na Jo­an­na Sobskowska y su es­po­so, el trom­pe­tis­ta Lon­gi­neu Par­sons. Am­bos te­jen una diná­mi­ca jaz­zís­ti­ca con ex­trac­tos de te­mas co­mo Acu­a­re­la del Bra­sil, de Ary Bar­ro­so, que se po­pu­la­ri­za­ra en Estados Unidos tras la com­po­si­ci­ón en in­glés de Bob Rus­sell pa­ra Frank Si­na­tra. Gra­ci­as a los ar­re­glos mu­si­ca­les re­a­li­za­dos por la ban­da, se mu­es­tra una par­ti­tu­ra so­no­ra con un se­llo bi­en ori­gi­nal. El cu­a­dro es­cé­ni­co ci­er­ra con ins­tantá­ne­as de Lo­uis Ams­trong y Jo­sép­hi­ne Baker.

Otra de las can­tan­tes que nos re­ga­la va­ri­os te­mas esen­ci­a­les —co­mo uno de Don­na Sum­mer— fue Dako­ta Mc­cle­od. Ella se ro­ba el show por su ca­ris­ma, por el fu­ror que le im­po­ne a ca­da una de las no­tas, por la duc­ti­li­dad de su re­gis­tro vo­cal. El co­ro acom­pañan­te —Chap­man Ro­berts y la versá­til Ber­ti­lla Baker— apoya a la so­lis­ta de ma­ne­ra ex­cep­ci­o­nal: nun­ca hay una voz más al­ta que la de la can­tan­te prin­ci­pal.

Jo­an­na, nu­es­tra fem­me fa­ta­le, aho­ra con un ves­ti­do ne­gro y joyas to­do gla­mour, pro­vo­ca al trom­pe­tis­ta pa­ra que to­que La vie en ro­se de Edith Pi­af. Él no so­lo la in­ter­pre­ta ins­tru­men­tal­men­te, si­no que la can­ta, sol­ven­ta con su te­si­tu­ra vo­cal su in­ca­pa­ci­dad fo­né­ti­ca o el no ajus­tar­se al de­di­llo a la le­tra fran­ce­sa. Y es que la voz de Par­sons, es­po­so de Jo­an­na ha­ce diez años, re­me­mo­ra el tim­bre de aque­llos pri­me­ros in­tér­pre­tes ne­gros del jazz: lim­pio, vi­go­ro­so… El pú­bli­co se po­ne de pie y agra­de­ce con aplau­sos. «La gen­te cubana —según Jo­an­na— es tan abi­er­ta, tan ca­lu­ro­sa… res­pon­de muy bi­en a lo que pa­sa en es­ce­na y eso no ocur­re en to­dos los lu­ga­res… Eso de ver­dad es un pla­cer, pu­es sa­be­mos que us­te­des en­ti­en­den lo que no­so­tros que­re­mos tras­mi­tir ». Se aco­mo­da sus es­pe­ju­e­los y se des­pi­de.

Pa­ra ter­mi­nar una noc­he lle­na de re­ga­los mu­si­ca­les, el ni­e­to de Chap­man, además de pro­bar­se cu­al nu­e­vo in­te­gran­te de la ban­da co­mo ba­te­ría, tam­bi­én asume el rol de can­tan­te. Nos re­ga­la Get up, stand up, de Bob Mar­ley, y Will you be the­re, de Mic­ha­el Jack­son pa­ra la ban­da so­no­ra del fil­me Li­be­ren a Willy.

Con un ho­me­na­je en imá­ge­nes a Ella Fitz­ge­rald, Whit­ney Hous­ton, Ni­na Si­mo­ne y muc­hos otros íco­nos de la mú­si­ca es­ta­dou­ni­den­se ci­er­ra el concierto. Hu­bo quien sa­lió del teatro y se di­ri­gió a su ca­sa. Hay quien to­da­vía cree es­tar allí sen­ta­do, vi­vi­en­do aque­llas pin­ce­la­das mu­si­ca­les de un concierto que no aca­ba.

La gen­te cubana es tan abi­er­ta, tan ca­lu­ro­sa… res­pon­de muy bi­en a lo que pa­sa en es­ce­na y eso no ocur­re en to­dos los lu­ga­res.

En es­ce­na, Dako­ta Mc­cle­od, Ber­ti­lla Baker y Chap­man Ro­berts.

Chap­man Ro­berts, pro­duc­tor mu­si­cal. (Fo­to: Carmen L. de Je­sús).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.