LUIS RIELO, EL MALVADO DE LA TV CUBANA

el malvado de la TV cubana

Arte por Excelencias - - News - Di­a­na Rosa Ri­es­co

Con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ci­ón de una nu­e­va edi­ci­ón de las Jornadas Ac­tu­ar en ju­nio pró­xi­mo, Arte por Excelencias se com­pla­ce en en­tre­vis­tar a una de las fi­gu­ras in­sig­nes de la agen­cia Ac­tu­ar: Luis Rielo Mo­re­jón, Pre­mio por la obra de la vi­da 2010, po­pu­lar ac­tor de la ra­dio, la te­le­vi­si­ón y el ci­ne cubano, quien ha in­ter­pre­ta­do con sin­gu­lar des­tre­za y ma­es­tría a los más gran­des vi­lla­nos de to­dos los ti­em­pos.

«Yo nun­ca pen­sé lle­gar a los 85, y muc­ho me­nos cum­plir 65 años de vi­da ar­tís­ti­ca. A los 20 subí por pri­me­ra vez al es­ce­na­rio del Teatro Nu­es­tro Ti­em­po pa­ra in­ter­pre­tar la obra El car­te­ro del rey, lo cu­al significó la re­a­li­za­ci­ón de un gran su­eño. Al año si­guien­te subí por pri­me­ra vez las es­ca­le­ras de CMQ TV y to­da­vía no las he ba­ja­do, por­que si­go ac­tu­an­do».

Pro­ce­den­te de una fa­mi­lia hu­mil­de de un pu­e­bli­to per­di­do de la Ci­é­na­ga de Za­pa­ta, don­de so­lo ha­bía mos­qui­tos y can­gre­jos, ser ac­tor fue su su­eño, cu­an­do a par­tir de los oc­ho años se en­a­mo­ra a pri­me­ra vis­ta de aque­lla co­sa que to­dos lla­ma­ban ci­ne y que él no com­pren­día, pero ne­ce­si­ta­ba imi­tar con to­das sus fu­er­zas has­ta con­ver­tir­se en ob­se­si­ón y mo­ti­vo de vi­da al mu­dar­se pa­ra la ca­pi­tal en bus­ca de un fu­tu­ro me­jor.

«Me cos­tó muc­ho tra­ba­jo abrir­me ca­mi­no en la ac­tu­a­ci­ón. Co­men­cé ha­ci­en­do ex­tras en la te­le­vi­si­ón, pero co­mo si­em­pre he si­do muy dis­ci­pli­na­do y res­pe­tu­o­so, to­ma­ba lo me­jor de los gran­des ac­to­res y se­guía su ejem­plo. Re­cu­er­do que el gran En­ri­que San­tis­te­ban, mi pa­dri­no en la ac­tu­a­ci­ón, me dio va­ri­os con­se­jos de postu­ra corporal que me apor­ta­ron se­gu­ri­dad y fir­me­za a la ho­ra de ac­tu­ar; es­to fue fun­da­men­tal en la in­ter­pre­ta­ci­ón de los per­so­na­jes ne­ga­ti­vos.

»Mi pri­mer per­so­na­je ne­ga­ti­vo se lla­ma­ba Mar­cus, lo in­ter­pre­té en Car­los Va­li­en­te, una se­rie que se trans­mi­tía por CMQ TV en el año 1956. Pa­re­ce que al pú­bli­co le gus­tó, por­que se hi­zo muy po­pu­lar. Lu­e­go me em­pe­za­ron a ca­er pro­pu­es­tas que me en­ca­si­lla­ron en es­te ti­po de per­so­na­je por más de treinta años, co­mo el capa­taz de Doña Bár­ba­ra, del es­cri­tor ve­ne­zo­la­no Ró­mu­lo Ga­lle­gos, o el mayo­ral abu­sa­dor Ma­tí­as, en la no­ve­la Sol de ba­tey, de Do­ra Alon­so, en­tre muc­hos otros. Pi­en­so que el éxi­to ra­di­có en que nun­ca usé clic­hés pa­ra in­ter­pre­tar­los, si­em­pre me sa­li­e­ron de ma­ne­ra na­tu­ral, e in­clu­so des­pu­és me fue di­fí­cil rom­per con es­te es­tig­ma y vol­ver a re­pre­sen­tar la no­ble­za de los bu­e­nos». En re­a­li­dad le gus­ta­ba ha­cer de malo, por­que, según con­fi­e­sa, los

per­so­na­jes ne­ga­ti­vos ti­e­nen más ma­ti­ces, y co­mo la mayo­ría los in­ter­pre­ta­ba en el es­pa­cio Aven­tu­ras, po­día mon­tar a ca­ba­llo y re­a­li­zar ac­ti­vi­da­des fí­si­cas co­mo na­dar, pes­car…, que dis­fru­ta­ba. Lle­gó a tra­ba­jar en más de una trein­te­na de ellos, en­tre los que fi­gu­ran Los vikin­gos, Los mam­bi­ses, El hal­cón ne­gro, Con­tra el in­va­sor, Los co­man­dos del si­len­cio, El se­cre­to del rey sol, El Mayor, El ja­guar, En la re­ta­guar­dia del ene­mi­go, Los pe­queños fu­gi­ti­vos, Me­mo­ri­as de un abuelo…

En el celu­loi­de pro­ta­go­ni­zó pe­lí­cu­las que cons­ti­tuyen clá­si­cos del ci­ne cubano, co­mo El bri­ga­dis­ta y Gu­ar­da­fron­te­ras. En ra­dio lle­ga a di­ri­gir la se­rie Nguyen Soung, de­di­ca­da a la luc­ha del pu­e­blo vi­et­na­mi­ta con­tra la agre­si­ón yan­qui, que se pa­só du­ran­te ca­si dos años por Ra­dio Li­be­ra­ci­ón. En 1963 pro­ta­go­ni­za en el es­pa­cio Aven­tu­ras la segunda se­rie de El Zor­ro, don­de in­ter­pre­ta­ba a uno de los her­ma­nos Mal­pi­ca.

«Es cu­ri­o­so, El Zor­ro mar­ca dos mo­men­tos en mi vi­da: pri­me­ro cu­an­do me des­pi­er­ta el in­terés de ser ac­tor, y años más tar­de me da po­pu­la­ri­dad.

»Pa­ra ser ac­tor, no so­lo me so­me­tí a una ope­ra­ci­ón del fre­ni­llo, si­no que me con­ver­tí en un gran lec­tor, le­ía de día y de noc­he, y aun­que no me gra­dué en una academia ni ten­go pre­fe­ren­cia con una téc­ni­ca de ac­tu­a­ci­ón en es­pe­cí­fi­co, no ne­ce­si­to ni ti­em­po ni con­cen­tra­ci­ón pa­ra ac­tu­ar: sim­ple­men­te es­tu­dio el per­so­na­je, lo vi­su­a­li­zo, y cu­an­do co­mi­en­zo a ha­blar me trans­for­mo con gran na­tu­ra­li­dad. ¿Có­mo lo ha­go?, no sé ex­pli­car­lo, sim­ple­men­te es una ap­ti­tud, un don, un mi­la­gro que no con­si­go trans­mi­tir.

»Aun­que haya re­ci­bi­do muc­hos aplau­sos du­ran­te mi car­re­ra ar­tís­ti­ca, la emo­ci­ón de la pri­me­ra vez es si­em­pre subli­me. Luc­hé con­tra vi­en­to y ma­rea pa­ra ser un ac­tor; si­en­do un niño, tra­ba­jé de ven­de­dor en va­ri­os lu­ga­res has­ta con­se­guir pa­gar­me mis es­tu­di­os con un pro­fe­sor fran­cés, quien al prin­ci­pio me desa­ni­mó, pero lu­e­go, al ver mi vo­lun­tad, me ase­gu­ró que con­se­gui­ría ser ac­tor. Ese fue el día más fe­liz de mi vi­da».

Ar­tis­ta de Mérito del Ins­ti­tu­to Cubano de Ra­dio y Te­le­vi­si­ón, Pre­mio Caricatos de Ac­tu­a­ci­ón 2012, Luis Rielo Mo­re­jón ha re­ci­bi­do la me­da­lla Ra­úl Gó­mez Gar­cía y otras muc­has con­de­co­ra­ci­o­nes en el ejér­ci­to por su participación en la luc­ha con­tra ban­di­dos du­ran­te los pri­me­ros años de la Re­vo­lu­ci­ón.

«Me siento ex­tre­ma­da­men­te fe­liz por lo que he logrado co­mo ac­tor, co­mo pa­dre, abuelo y co­mo ser hu­ma­no, con­ti­núo bus­can­do hoy el me­jor per­so­na­je pa­ra in­ter­pre­tar, ese que nun­ca lle­ga, y es que si­em­pre qui­e­ro dar más y me­jor, por eso se­gui­ré soñan­do has­ta el fin».

Los mal­va­dos le sa­len de for­ma na­tu­ral.

Jun­to a Ofe­li­ta Núñez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.