TRINCHERA DEL CI­NE CONTEMPORÁNEO

Arte por Excelencias - - CONTENTS - Yordanis Ricardo Pupo

Del 3 al 10 de ju­nio tu­vo lu­gar en Granada la edi­ci­ón XI del Fes­ti­val In­ter­na­ci­o­nal Ci­nes del Sur, un es­pa­cio pa­ra pro­mo­ver el en­cu­en­tro en­tre pro­fe­si­o­na­les de la in­dus­tria, en el que se proyec­ta­ron cin­cu­en­ta pe­lí­cu­las de trein­ta y cin­co pa­í­ses del Me­di­terrá­neo, Áfri­ca, Asia y La­ti­no­a­mé­ri­ca.

La ga­la inau­gu­ral, ce­le­bra­da en el her­mo­so pa­tio del Pa­la­cio de Car­los V de la Al­ham­bra, tu­vo sa­bor a Cu­ba. Su ma­es­tro de ce­re­mo­ni­as, el po­e­ta Ale­xis Dí­az-pi­mi­en­ta, de­lei­tó a los más de oc­ho­ci­en­tos asis­ten­tes con im­pro­vi­sa­dos ver­sos de eso que lla­ma­mos dé­ci­ma y que no es más que una «es­tro­fa an­da­lu­za, una es­tro­fa clá­si­ca que vi­a­jó a Cu­ba y se que­dó pa­ra si­em­pre».

El otro pro­ta­go­nis­ta de la noc­he, tam­bi­én mes­ti­zo de al­ma, fue el mú­si­co se­vi­lla­no Raúl Ro­drí­guez -hi­jo de Mar­ti­rio-, qui­en se pres­tó a una con­tro­ver­sia con el re­pen­tis­ta. El re­sul­ta­do fue des­cri­to, tam­bi­én en ver­sos, por el is­leño: «Va­ri­o­pin­ta mez­cla de zam­bra y bem­bé. Me emo­ci­o­na ese so­ni­do que bro­ta de un tres cu­ba­no, y que lo ne­gro y lo his­pa­no en Raúl se hayan uni­do».

Más tar­de, y acom­paña­do por el per­cu­si­o­nis­ta Pa­blo Ma­rín, Ro­drí­guez in­ter­pre­tó al­gu­nas can­ci­o­nes de su re­ci­en­te dis­co La ra­íz eléc­tri­ca, un vi­a­je por el fla­men­co y el son cu­ba­no que in­cluye so­ni­dos de Áfri­ca y de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca.

El ju­ra­do de es­ta edi­ci­ón del Fes­ti­val es­tu­vo com­pu­es­to por la ci­ne­as­ta y re­a­li­za­do­ra in­dia Le­e­na Ya­dav; Ma­ne Cis­ne­ros, directora del Fes­ti­val de Ci­ne Afri­ca­no de Ta­ri­fa; Ale­jan­dra Tre­lles, directora del Fes­ti­val Ci­ne­ma­tográ­fi­co In­ter­na­ci­o­nal del Uru­guay; el do­cu­men­ta­lis­ta an­go­leño Ze­zé Gam­boa y el di­rec­tor si­rio Fe­ras Fayyad, no­mi­na­do a los Os­car en 2018 por Last Men in Alep­po (sec­ci­ón Per­las del Sur), uno de los fil­mes más aplau­di­dos aquí por la cru­de­za con que re­la­ta la vi­da co­ti­di­a­na de ci­vi­les atra­pa­dos en un pa­ís en guer­ra.

Al re­fe­rir­se a Granada, Ale­jan­dra Tre­lles, tam­bi­én pro­gra­ma­do­ra de la Ci­ne­ma­te­ca Uru­guaya, re­co­no­ció: «Es el en­cla­ve idó­neo des­de don­de rei­vin­di­car es­tos otros ci­nes. Por eso fes­te­ja­mos la idea de desa­lam­brar es­te Sur y de­jar paso a es­te ci­ne al que ca­si no te­ne­mos ac­ce­so, pu­es nu­es­tras sa­las están va­lla­das

Ha­cer ci­ne en muc­has de es­as la­ti­tu­des de las que es­te fes­ti­val nos trae no­ti­ci­as es una he­roi­ci­dad

por el del Nor­te, que ha­bla en in­glés de Ca­li­for­nia y que nos gol­pea de su­per­hé­roe en su­per­hé­roe. Ha­cer ci­ne en muc­has de es­as la­ti­tu­des de las que es­te Fes­ti­val nos trae no­ti­ci­as sí que es una he­roi­ci­dad. Por eso que­re­mos agra­de­cer la opor­tu­ni­dad de ha­blar y de de­fen­der es­te ci­ne sen­si­ble».

Ci­nes del Sur es un es­pa­cio mul­ti­cul­tu­ral que pre­ten­de dar vi­si­bi­li­dad a pe­lí­cu­las ale­ja­das de los cir­cui­tos co­mer­ci­a­les. Muc­has de ellas se ven por pri­me­ra vez en España, aun­que ya han pa­sa­do con éxi­to por fes­ti­va­les co­mo la Ber­li­na­le. Pa­ra Dí­az-pi­mi­en­ta, el en­cu­en­tro es un «tour de lu­ces por la mi­ra­da, una trinchera del ci­ne contemporáneo».

El even­to tu­vo en su jor­na­da ini­ci­al el es­tre­no mun­di­al del lar­go­me­tra­je Tras­la­si­er­ra, pre­sen­ta­do por su di­rec­tor, el ar­gen­ti­no Ju­an Pa­blo Sa­si­a­ín. En la sec­ci­ón ofi­ci­al, que se proyec­tó en el Cen­tro Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca, com­pi­ti­e­ron por La Al­ham­bra de Oro fil­mes co­mo Dres­sa­ge (Po­oya Badko­o­beh, In­dia), The Gre­at Budd­ha (Hsin-yao Hu­ang, Taiwán), The Song of Scor­pi­ons (Anup Singh, Is­ra­el), Men­te re­vól­ver (Ale­jan­dro Ra­mí­rez, Mé­xi­co) o Pra­ça Pa­ris (Lú­cia Mu­rat, Bra­sil-ar­gen­ti­na-por­tu­gal).

El pro­gra­ma in­cluyó las sec­ci­o­nes Iti­ne­ra­ri­os/pan­ta­lla Abi­er­ta, en la Pla­za de las Pa­si­e­gas; Do­cu­men­ta­les y Mú­si­ca (Docs & Mu­sic), en la es­ca­li­na­ta del Pa­la­cio de Con­gre­sos; Per­las del Sur, con el do­cu­men­tal de Ale­xis Morante so­bre Ca­ma­rón co­mo pro­ta­go­nis­ta; y los ci­clos «In­dia. Mi­ra­das de mu­jer», «Trans­ci­ne» -cen­tra­do en el ci­ne del ira­ní Ab­bas Ki­a­ros­ta­mi-, así co­mo la mu­es­tra «15FCAT: lo me­jor de Áfri­ca», una se­lec­ci­ón de lo me­jor del Fes­ti­val de Ci­ne Afri­ca­no de Ta­ri­fa (FCAT) en los úl­ti­mos quin­ce años.

Además de la pro­gra­ma­ci­ón ci­ne­ma­tográ­fi­ca, en la car­pa Mo­sai­co-es­pa­cio Bib Ram­bla, y en co­la­bo­ra­ci­ón con la Agen­cia An­da­lu­za de Co­o­pe­ra­ci­ón In­ter­na­ci­o­nal pa­ra el Des­ar­ro­llo, hu­bo en­cu­en­tros con ci­ne­as­tas, proyec­ci­o­nes, co­lo­quios y ta­lle­res de fo­to­gra­fía, efec­tos es­pe­ci­a­les y ma­qui­lla­je en el ci­ne, y de es­cri­tu­ra de dé­ci­mas e im­pro­vi­sa­ci­ón po­é­ti­ca, es­te úl­ti­mo im­par­ti­do por Ale­xis Dí­az-pi­mi­en­ta.

Uno de los de­ba­tes más in­tere­san­tes de es­tas jor­na­das fue so­bre vi­o­len­cia y ci­ne en La­ti­no­a­mé­ri­ca. «¿Qué pa­sa por la ca­be­za de las per­so­nas que eje­cu­tan la vi­o­len­cia?», se pre­gun­tó el me­xi­ca­no Ale­jan­dro Ra­mí­rez cu­an­do hi­zo su pri­mer lar­go­me­tra­je, Men­te re­vól­ver, una obra muy re­a­lis­ta, ma­gis­tral en as­pec­tos téc­ni­cos —guion, mú­si­ca, fo­to­gra­fía—, que re­ve­la có­mo «re­su­el­ven» —so­bre­vi­ven, di­ría yo— los se­res hu­ma­nos que vi­ven ba­jo esa vi­o­len­cia. «Es­ta­mos en un mo­men­to de re­co­no­ci­mi­en­to de la vi­o­len­cia. De em­pe­zar a des­truir pa­ra cons­truir. De eso ha­bla mi fil­me, aun­que pa­rez­ca tan deso­la­dor», afir­mó. Ci­ne­as­tas y pú­bli­co coin­ci­di­e­ron en que la re­ci­en­te pro­mo­ci­ón de la «cul­tu­ra nar­co» en los me­di­os de co­mu­ni­ca­ci­ón no apor­ta muc­ho, co­mo las se­ri­es de Pa­blo Es­co­bar en Net­flix o las pro­duc­ci­o­nes de Hollywo­od que so­lo ayu­dan a nor­ma­li­zar la vi­o­len­cia.

Es­tas his­to­ri­as con­tras­tan con las de Uru­guay, un pa­ís que ha sa­bi­do qui­tar- se las som­bras de la dic­ta­du­ra mi­li­tar y avan­zar ha­cia el fu­tu­ro. Flo­ren­cia Ar­bi­za, pro­duc­to­ra de ese pa­ís, co­men­tó las di­fi­cul­ta­des de co­mer­ci­a­li­zar pro­duc­ci­o­nes de es­te ti­po en una na­ci­ón tan pe­queña. Aun­que lo mis­mo su­ce­de en gi­gan­tes co­mo Bra­sil y Mé­xi­co, don­de muy po­cas pe­lí­cu­las na­ci­o­na­les lle­gan al cir­cui­to de dis­tri­bu­ci­ón.

Por eso, en la se­de de la Fun­da­ci­ón Eu­roá­ra­be, Ci­nes del Sur Market pro­pi­ció en­cu­en­tros de pro­fe­si­o­na­les de la in­dus­tria, con el ob­je­ti­vo de ge­ne­rar un mer­ca­do au­di­o­vi­su­al en­tre re­a­li­za­do­res y pro­duc­to­res de pa­í­ses del Sur pa­ra que, co­mo di­je­ra la directora bra­si­leña Lú­cia Mu­rat, un día no haya que ve­nir a fes­ti­va­les en Eu­ro­pa a ver el ci­ne de es­tas re­gi­o­nes.

El Fes­ti­val In­ter­na­ci­o­nal Ci­nes del Sur está or­ga­ni­za­do por la Agen­cia An­da­lu­za de Ins­ti­tu­ci­o­nes Cul­tu­ra­les, en co­la­bo­ra­ci­ón con el Ayun­ta­mi­en­to de Granada, la Di­pu­ta­ci­ón Pro­vin­ci­al, el Pa­tro­na­to de la Al­ham­bra, la Uni­ver­si­dad de Granada y la Fun­da­ci­ón Eu­roá­ra­be de Al­tos Es­tu­di­os.

La ga­la inau­gu­ral se ce­le­bró en el pa­tio del Pa­la­cio de Car­los V de la Al­ham­bra. To­ma­da de www.jun­ta­de­an­da­lu­cia.es

Ci­nes del Sur: un es­pa­cio mul­ti­cul­tu­ral. Fo­to: @yri­car­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.