ELEC­TRA GAR­RI­GÓ A SE­TEN­TA AÑOS DE SU ES­TRE­NO

A SE­TEN­TA AÑOS DE SU ES­TRE­NO

Arte por Excelencias - - CONTENTS - Ro­ber­to M. Yeras

To­da tra­di­ci­ón te­a­tral na­ci­o­nal ti­e­ne sus mí­ti­cas pu­es­tas en es­ce­na, en las que cu­en­tan tan­to los hec­hos ve­rí­di­cos que ro­de­a­ron su pro­ce­so de tra­ba­jo, es­tre­no y poste­ri­o­res fun­ci­o­nes, co­mo las va­ri­a­das anéc­do­tas que nun­ca pu­e­den ser com­pro­ba­das, pero que muc­hos dan por ci­er­tas y que­dan en el ima­gi­na­rio y en los tes­ti­mo­ni­os pa­ra el fu­tu­ro. Y la pu­es­ta en es­ce­na de Elec­tra Gar­ri­gó, de Vir­gi­lio Piñe­ra, es­tre­na­da el 23 de oc­tu­bre de 1948 en el te­a­tro de la es­cu­e­la Val­dés Ro­drí­guez por la Agru­pa­ci­ón Te­a­tral Pro­me­teo, ba­jo la di­rec­ci­ón de Fran­cis­co Mo­rín, es in­dis­cu­ti­ble­men­te una de ellas.

Con un elen­co con­for­ma­do por Vi­o­le­ta Ca­sal co­mo Elec­tra, Ma­ri­sa­bel Sáenz co­mo Cli­tem­nes­tra, Gas­par de San­te­li­ces co­mo Ores­tes, Al­ber­to Machado co­mo El Pe­da­go­go, Mo­des­to So­ret co­mo Egis­to y Car­los Castro co­mo Aga­me­nón, la obra fue ca­li­fi­ca­da co­mo «un es­cu­pi­ta­jo al Olim­po» por ci­er­to di­rec­tor, se­gún re­za una de es­as leyen­das con­ta­das una y otra vez. Es­tre­me­ció al pu­ri­ta­nis­mo de la épo­ca, y le va­lió a su au­tor ser acu­sa­do además de mi­me­tis­mo, de eva­si­ón y de in­te­lec­tu­a­lis­mo. A las se­ve­ras crí­ti­cas de los mi­em­bros de la ARTYC (Aso­cia- ci­ón de Re­por­te­ros Te­a­tra­les y Ci­ne­ma­tográ­fi­cos), res­pon­dió Vir­gi­lio Piñe­ra en un ar­tí­cu­lo subi­do de to­no, que sus­ci­tó a su vez otras res­pu­es­tas igual de ai­ra­das. Lo ci­er­to es que la in­ten­ci­ón de su au­tor al es­cri­bir­la no fue com­pren­di­da por los po­cos es­pec­ta­do­res que la pre­sen­ci­a­ron, re­pre­sen­tan­tes de la éli­te in­te­lec­tu­al del mo­men­to.

Aun­que Vir­gi­lio Piñe­ra iro­ni­za­ra so­bre el «ba­ci­lo gri­e­go» que lo ha­bía atra­pa­do, al igual que a otros gran­des dra­ma­tur­gos a ni­vel mun­di­al, lo ci­er­to es que en Elec­tra Gar­ri­gó no se tra­ta de ac­tu­a­li­zar a los hé­ro­es trá­gi­cos gri­e­gos. Ni si­qui­e­ra se tra­ta de cu­ba­ni­zar­los, si­no de to­mar­los co­mo un pre­tex­to pa­ra abor­dar ci­er­tas cu­es­ti­o­nes bi­en an­cla­das en un mo­men­to his­tó­ri­co y un con­tex­to so­ci­al es­pe­cí­fi­cos, si bi­en en­ra­re­ci­do por es­as alu­si­o­nes clá­si­cas que su pro­pio au­tor, otra vez iró­ni­ca­men­te, ac­ha­ca a su for­ma­ci­ón li­bres­ca. La obra se cen­tra en la des­in­te­gra­ci­ón de la fa­mi­lia cu­ba­na en un me­dio don­de los va­lo­res pe­queño­bur­gue­ses han con­du­ci­do al in­di­vi­duo al ab­sur­do de una exis­ten­cia des­pro­te­gi­da, don­de a la frus­tra­ci­ón por una re­vo­lu­ci­ón malo­gra­da se aña­den la cor­rup­ci­ón, la me­di­o­cri­dad y des­in­te­rés de las ins­ti­tu­ci­o­nes rei­nan­tes.

Es­cri­ta en 1941, Elec­tra Gar­ri­gó tu­vo que es­pe­rar si­e­te años pa­ra ser es­tre­na­da. Y en ese año so­lo se hi­zo otra fun­ci­ón apar­te del es­tre­no. Hu­bo que aguar­dar una dé­ca­da com­ple­ta, has­ta 1958, y lu­e­go a 1960, en ple­na Re­vo­lu­ci­ón, pa­ra que un pú­bli­co más nu­me­ro­so pu­di­e­ra dis­fru­tar­la, ya con otro elen­co, aun­que di­ri­gi­da por el mis­mo Mo­rín con su Pro­me­teo, y sus va­lo­res pu­di­e­ran co­men­zar a ser apre­ci­a­dos en su jus­ta mag­ni­tud, has­ta con­ver­tir­la en un clá­si­co de la dra­ma­tur­gia cu­ba­na de to­dos los ti­em­pos.

Elec­tra Gar­ri­gó, re­es­tre­no de 1958. Fran­cis­co Mo­rín, jun­to al diseña­dor An­drés Gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.