UN POQUITO DE PATRIA

Los ado­qui­nes de la Pla­za del Him­no que cir­cun­dan la Ca­te­dral bri­lla­ban en sus pu­pi­las al compás de las no­tas glo­ri­o­sas de nu­es­tra marc­ha de gu­er­ra iden­ti­ta­ria.

Arte por Excelencias - - Contents - Ed­gar­do Hin­gi­nio

Ten­go una ami­ga cu­ba­no­a­me­ri­ca­na. Sé que ese tér­mi­no no de­fi­ne re­al­men­te na­da. Tam­po­co me pla­ce es­cuc­har­lo. Es una re­dun­dan­cia. Por pe­so ge­ográ­fi­co, to­dos los na­ci­dos en Cuba so­mos cu­ba­no-ame­ri­ca­nos, pero ese es el vo­ca­blo con el cu­al iden­ti­fi­ca­mos a aque­llos que emi­gra­ron desde la Isla ha­cia Es­ta­dos Uni­dos.

Re­sul­ta que mi ami­ga ha­ce po­co nos vi­si­tó. Ella no ha­bía ca­mi­na­do las ca­lles de Baya­mo. El pro­pó­si­to fue cono­cer la se­gun­da vi­lla fun­da­da por los es­paño­les. Ella na­ció cer­ca de aquí, en Ni­que­ro. Sin em­bar­go, nun­ca ha­bía re­cor­ri­do la ciu­dad Mo­nu­men­to Na­ci­o­nal.

De más está de­cir que que­dó subyu­ga­da por la lim­pi­e­za y la ar­qui­tec­tu­ra de la ur­be. Yo no soy baya­més, pero sí soy un hom­bre de fe en la cul­tu­ra y, co­mo gran aman­te de la ciu­dad, conoz­co en pro­fun­di­dad su his­to­ria. Por eso la con­du­je pri­me­ra­men­te por las his­tó­ri­cas pla­zas del Him­no y de la Re­vo­lu­ci­ón, es­ta úl­ti­ma bau­ti­za­da así por Car­los Ma­nu­el de Cés­pe­des. De­bo con­fe­sar que la vi­a­je­ra, al ba­jar­se del au­to, sí pre­gun­tó dón­de se co­mía y se be­bía.

In­des­crip­ti­bles son en el re­cu­er­do los ojos y los ges­tos emo­ci­o­na­dos de mi ami­ga. Mú­si­ca ce­les­ti­al era en sus oí­dos mi voz, que le con­ta­ba en de­ta­lle in­tere­san­tes anéc­do­tas de los lu­ga­res. Los ado­qui­nes de la Pla­za del Him­no que cir­cun­dan la Ca­te­dral bri­lla­ban en sus pu­pi­las al compás de las no­tas glo­ri­o­sas de nu­es­tra marc­ha de gu­er­ra iden­ti­ta­ria. En­ton­ces re­cor­dé las tan­tas ve­ces que he oí­do co­men­tar a los vi­si­tan­tes la im­pre­si­o­nan­te ex­pe­ri­en­cia de es­cuc­har y can­tar el Him­no Na­ci­o­nal en es­ta pe­queña pla­za. Es úni­ca e in­ol­vi­da­ble. El an­ti­guo Ayun­ta­mi­en­to de la pri­me­ra ciu­dad li­bre del do­mi­nio es­pañol la es­tre­me­ció, al igual que las es­ta­tu­as del Pa­dre de la Patria y del au­tor del Him­no Na­ci­o­nal, a la som­bra de las cu­a­les se fo­to­gra­fió.

Des­pu­és de al­mor­zar, se lle­nó los sen­ti­dos con los co­lo­res de la ban­de­ra cubana más gran­de que ha­bía vis­to. Des­ple­ga­do desde la se­gun­da plan­ta del edi­fi­cio del Mu­seo Pro­vin­ci­al Ma­nu­el Muñoz Ce­deño, el pa­be­llón pa­trio ir­ra­di­a­ba, con fu­er­za de­mo­le­do­ra, su car­ga de sim­bo­lis­mo so­bre nu­es­tra ti­er­ra.

Lu­e­go de la emo­ci­ón de las fran­jas, el trián­gu­lo y la es­tre­lla so­li­ta­ria, era ine­vi­ta­ble vi­si­tar la ca­sa na­tal del Pa­dre Fun­da­dor. Y allí, mi ami­ga vol­vió a emo­ci­o­nar­se, y de qué ma­ne­ra: no po­día cre­er­lo, tan­tas ve­ces la ha­bía vis­to en fo­to­gra­fí­as: la ca­sa afu­e­ra y aden­tro, la es­pa­da ce­re­mo­ni­al del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en Ar­mas. Su pi­el se eri­za­ba an­te los ob­je­tos per­so­na­les de Ana de Qu­e­sa­da, aquella que fue amor y ma­dre de uno de los hijos del pa­dre de una na­ci­ón.

Al fi­na­li­zar el pa­seo vi­si­ta­mos el Mu­seo de la Ce­ra, úni­co de su ti­po en el pa­ís, y ella que­dó en­can­ta­da por la per­fec­ci­ón ar­tís­ti­ca, je­rar­quía y sig­ni­fi­ca­ci­ón de las fi­gu­ras allí re­pre­sen­ta­das.

De­bía marc­har­se. Le apre­mi­a­ba el ti­em­po y la fa­mi­lia. Pa­ra mi ami­ga cu­ba­no-ame­ri­ca­na, la ex­pe­ri­en­cia fue úni­ca. Me lo ase­gu­ró va­ri­as ve­ces. Pa­ra mí tam­bi­én. Al des­pe­dir­la, re­cor­dé el mag­ní­fi­co po­e­ma La ti­er­ra, de Ca­ril­da Oli­ver La­bra, y sus ver­sos vi­bra­ron en mi men­te: «Cu­an­do vi­no mi abu­e­la / tra­jo un po­co de ti­er­ra es­paño­la. / Cu­an­do se fue mi ma­dre / lle­vó un po­co de ti­er­ra cubana. / Yo no guar­da­ré con­mi­go / nin­gún po­co de patria: / la qui­e­ro to­da / so­bre mi tum­ba».

A LITTLE PI­E­CE OF HOMELAND

I ha­ve a Cu­ban-ame­ri­can fri­end who re­cently vi­si­ted us. She had not walked the stre­ets of Baya­mo be­fo­re.

Ne­ed­less to say, she was sub­ju­ga­ted by the cle­an­li­ness and arc­hi­tec­tu­re of the city. I led her first through the his­to­ric squa­res of the Pla­za del Him­no and Pla­za de la Re­vo­lu­ci­ón, the lat­ter na­med af­ter Car­los Ma­nu­el de Cés­pe­des.

Af­ter lunch, she fi­lled her sen­ses with the co­lors of the lar­gest Cu­ban flag she had ever se­en, han­ging from the se­cond flo­or of the “Ma­nu­el Muñoz Ce­deño” Pro­vin­ci­al Mu­se­um buil­ding.

Af­ter the emo­ti­on with the stri­pes, the tri­an­gle and the so­li­tary star of the flag, it was ine­vi­ta­ble to vi­sit the birth hou­se of the Foun­der Fat­her.

At the end of the tour we vi­si­ted the Wax Mu­se­um, the only one of its kind in the country.

For my fri­end, the ex­pe­ri­en­ce was uni­que; for me, too.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.